Noticia

“La moto genera más empleo y facturación que cuando había fábricas”Entrevista a César Rojo, Presidente de ANESDOR


Vota

0 0

Cuando se cumple el primero de sus dos años al frente de ANESDOR, César Rojo nos ayuda a diagnosticar el estado de salud de su apreciada paciente: la moto.

Le hice 20 preguntas, pero le hubiera hecho 200. Cuando uno se sienta a entrevistar a César Rojo, Director General de KTM España y Presidente de la Asociación Nacional de Empresas del Sector de Dos Ruedas (ANESDOR), el formulario de una calculada entrevista se diluye en una amena conversación donde las respuestas de este barcelonés son tan informativas como pedagógicas, y animan a abordar muchos más temas de los previstos. Casi 50 minutos de 'charla' dan para mucho, y sin embargo, me llevé esa sensación de haber sólo visto la punta del iceberg, y es que el sector de las dos ruedas, tras siete años completamente sumergido bajo las frías aguas de la crisis, comenzó en 2014 a emerger poco a poco, y no hay muchas personas con la dilatada trayectoria profesional y la perspectiva tan elevada de César capaces de radiografiar con tanto enfoque la actualidad de esta industria.

Antes de fraile, César fue monaguillo. Piloto, ingeniero, director deportivo, de ventas, director general, seleccionador de enduro, presidente de la comisión técnica de la Federación Española... Su curriculum, desde la cuna relacionado con el mundo de las dos ruedas, parece no tener fin. Su vida es la moto, nos confiesa: “cuando era pequeño, tuve la suerte de tener un vecino que le gustaban las motos, así que me pasaba más tiempo en su casa que en la mía. Ahí empezó todo, y desde entonces he tenido el privilegio de poder vivir y ganarme la vida haciendo cosas relacionadas con la moto, que es lo que me gusta”.

Anteriormente, este medio lo había entrevistado como el hombre de KTM, pero nunca como máximo representante de la patronal de la moto, de ahí que percibamos unas palabras más medidas, pues su trabajo y discurso buscan concilios que permitan avanzar a todo un sector. Pero su franqueza brota de forma natural, y los gestos tranquilos acompasan las palabras más analíticas de alguien que ha disfrutado de todas sus etapas profesionales sin destacar ninguna por encima de otra: “soy una persona que cuando abro y cierro un paréntesis, no me gusta volverlo a abrir, y lo que he hecho, hecho está. Nunca me planteo el siguiente paso con la nostalgia, sí con la experiencia de lo que he hecho anteriormente”.

Su etapa actual al frente de la asociación que representa al 96% de empresas de las dos ruedas en España es el motivo que nos ha llevado a entrevistarlo, a entender mejor cuál es la labor de ANESDOR, el balance de su primer año como presidente, las particularidades del crecimiento de las matriculaciones, la (mejor) relación con las autoridades, la globalización, las eléctricas y, sobre todo, los grandes retos a los que se enfrenta un sector cuyo futuro se antoja prometedor. “La moto está destinada a ser un actor principal es este pacto de movilidad y emisiones que están buscando en muchas ciudades del mundo”, recalcaba a modo de conclusión César. Pero no nos avancemos y comencemos por el principio...

Ahora tienes que compaginar ser Director General de KTM con Presidente de ANESDOR, ¿cómo lo llevas, cómo te lo repartes?

“Pensé que sería relativamente fácil, pero no lo es. Me pensé que lo podría compaginar bien pero me lo he tomado muy en serio. Realmente tengo que dedicarle mucho tiempo pero estoy contento porque los resultados son muy buenos”.

Se cumple un año de tu presidencia en ANESDOR, que comentaste estaría marcada por buscar consensos con la Admon. en busca de reformas que pudieran renovar el parque y fomentar el uso de la moto. ¿Qué avances habéis logrado este último año?

“Primero de todo quiero decir que yo heredé un ANESDOR, de manos de Juan Carlos de Suzuki, muy ordenado. Tener la casa ordenada me ha permitido atacar otros temas. Mi primer objetivo fue que ningún fabricante de motos esté fuera de ANESDOR, no tiene sentido, y ese fue el primer logro pues ya representamos al 96% de los fabricantes; el otro 4% es prácticamente imposible porque son pequeños importadores esporádicos que trabajan con un contenedor y están y luego no están.

El segundo objetivo es subir a bordo a los fabricantes de la industria auxiliar o proveedores, porque forman parte de la industria.

En tercer lugar, dejar de lamentarme si hay o no hay industria en España. Nosotros somos centros de facturación, centros de negocio, y yo creo que esto es como lo tenemos que ver. Hoy estamos facturando mucho más que cuando había fábricas. Lo importante es el trabajo que generas, nadie mira donde está hecha una moto. A nivel de empleo y facturación estamos mejor que estábamos”. 

Entonces, ¿cierras el balance de tu primer año con objetivos internos?

“No, esta es un parte. La segunda es coger la musculatura que necesitas para poder ir a hablar con la gente. Tú no puedes ir a hablar con nadie si representas sólo a un 10% de algo. Ahora, cuando vamos a ver a alguien representamos a todos. Ademas, cada día está creciendo más la industria auxiliar de casa. Incluso JJuan pertenece a la Junta Directiva para que haya voz y voto de esta industria dentro de ANESDOR. También tenemos en la junta importadores y filiales... Tenemos todo el abanico posible para que todo el mundo se sienta representado.

Una vez hemos cogido ese volumen de gente, y que tenemos los recursos pues el mercado está creciendo, podemos trabajar mucho más de la mano con ACEM, centro desde donde se deciden las cosas, y lo que no podíamos era escuchar sin poder hablar. Ahora ya nos escuchan, ya hablamos, estamos en todas las comisiones que creemos que debemos estar. Por ejemplo, estamos en la de trial y enduro, para poder buscar una exención que haga más ligera la Euro 5 a estas motos que son un mercado pequeño, pero que no tenemos que obviar. Y después, la relación con los ayuntamientos, sobre todo con el de Barcelona y el de Madrid, es excelente. Estamos trabajando de la mano y realmente para nosotros es un orgullo. Con la DGT tuvimos una reunión con el nuevo director general, encantador, y realmente abierto a escuchar”.

¿Le gustan las motos al nuevo director de la DGT?

“Le gustan las motos, entiende de motos, sabe de motos y nos dijo que nos escucharía, que es lo más importante. Con el Ministerio de industria lo mismo, hemos trabajado y estamos presionando para que ellos, que tienen voz y voto en Bruselas, defiendan lo mismo que nosotros en la Euro 5, y este paquete de medidas que estamos trabajando”.

Desde ANESDOR habéis presentado diversas medidas para 2017 en este sentido –cito alguna como la supresión del impuesto de matriculación-, ¿eres optimista sobre la consecución de alguna de estas medidas?

“Sí, soy optimista porque lo primero que hemos conseguido es que nos tengan en cuenta, en muchas declaraciones de ministros o directores generales, ahora la moto sale. Antes no salía, sólo salía en los telediarios, para decir que en el gran premio de no sé dónde había pasado no sé qué. Esto está cambiando porque la gente es consciente de lo positivo que tiene la moto: mejor movilidad, menos consumo, menos emisiones, menos espacio ocupado en las ciudades... Realmente son valores sobre los que estamos haciendo esta pedagogía, porque la fama de la moto es que contamina y que hace mucho ruido y que hace mucho de todo... Pero no es así”.

También tiene fama de peligrosa...

“Sobre este tema lo que hacemos es hablar con datos: la accidentalidad ha bajado, el número de muertos ha bajado, el numero de muertos por 10.000 habitantes ha bajado..., y entonces nadie puede discutir unos números que vienen precisamente de la Admon., no los cocinamos nosotros, nos los dan ellos. Cuando el ayuntamiento de Barcelona dice que hay 300.000 desplazamientos en moto al día, es lo que hay, y lo que tenemos que cuidar es para que sean más, y haya menos de otros vehículos para que haya más espacios para todos, menos emisiones... El motor de una moto está funcionando para ir de un punto a otro 10 minutos, otro para hacer ese mismo recorrido tarda 25 min. Es decir, no hay que ser un ingeniero para saber que el nivel de emisiones de las motos, incluso en condiciones parecidas, es mucho menor. Antes, todo esto que es obvio, no se comentaba, y nosotros hemos podido ponerlo encima de la mesa, y hablar con estos datos”.

Me refiero a que hay mucha gente que tiene claras las ventajas de la moto, pero hay un componente de la moto que sigue ahí, la peligrosidad, ¿cómo se pude trabajar por ahí?

“Se está trabajando con la formación. Con el Servei de Tránsit hacemos 'Formacio 3.0' que es abrir posibilidades para que la gente pueda probar motos y formarse mejor; las motos actualmente son más seguras, pero está claro que dos ruedas son mas frágiles que cuatro. Uno de los problemas más graves que tenemos en el sector es la antigüedad del parque de motos, 14,7 años de media en España. ¡Habrá motos que tengan 20 años! Algunos modelos actuales como, por ejemplo, los scooter, equipan sistemas como el Start&Stop, inyección, ABS... Con ANESDOR estamos apretando más para la seguridad, para la disminución de accidentes, para menos emisiones... Reducir esta antigüedad sería positivo para muchas cosas. Nosotros somos el peor país de Europa en antigüedad de parque, miro con envidia a Italia que está por los 9 años, a Francia por los 11..., nosotros por el 14. Incluso nuestros colegas de coches en España están en 12 años de media. Así que una de las cosas que pedimos a la Admon. es que tome medidas para ayudar a renovar el parque, que tendrá unos efectos colaterales buenísimos para todos, para los fabricantes, para las tiendas, para la industria auxiliar, para las emisiones, para los accidentes, para todo. No se me ocurre nadie que no se beneficie de esto, nadie”.

¿Crees que en el mundo de la moto, cualquier tiempo pasado fue mejor?

“No, cualquier tiempo pasado fue diferente. Las vivencias te sirven para hacer mejor las cosas ahora. No fue mejor, tampoco fue peor: un título de campeón del mundo de 1976 vale lo mismo que uno de 2017, habrá gente que no estará de acuerdo con esto pero yo pienso así; unos tuvieron que luchar con unas dificultades: había neumático de seco y de mojado y punto, las suspensiones eran muelles de bolígrafo puestos en un palo..., yo creo que cada época tiene el valor que tiene”.

La carga fiscal en la primera matriculación más alta de Europa, sin ayudas en la compra de eléctricos, permitiendo el parque más envejecido de la UE, avanzándose en la implantación del permito A2... Parece que la Administración pública de uno de los países con más historia, cultura y tradición entorno a las motos, le tenga manía a las motos?

“Le tenía, no nos conocían lo suficiente, no sabían a quién representábamos. Antes estábamos en el 80% de fabricantes... No teníamos esa musculatura necesaria. Todos sabemos que los políticos se mueven por votos, entonces no contábamos en sus planes. Por otra parte está la labor de pedagogía que estamos haciendo con los grupos políticos a los que estamos haciendo ver, no con ideas, sino con papeles los datos reales de la motocicleta. Y ahora que está tan sensible este tema creo que podemos ser unos actores importantes para ayudar a mejorar todos los aspectos que estamos hablando a diario. Por ejemplo, ahora estamos trabajando con el etiquetado de las motos y estamos muy contentos; en otras épocas seguro que no nos hubieran hecho caso. Hoy hablamos y nos escuchan, hemos hecho unas propuestas, y estas propuestas están funcionando. Yo creo que ha cambiado muchísimo la percepción de ANESDOR, sobre lo que hacemos y lo que representamos”.

¿Ya sois un lobby?

No, aún no. Pero lo que queremos es hacer esta pedagogía, más que ser un lobby. Yo creo que estaría muy contento que al final de mi mandato, que será en diciembre, hayamos conseguido estos objetivos que nos hemos marcado”.

Lo digo por que hace tres años, en una entrevista a este medio, decías que desde el Gobierno no se había apostado por la moto, que no había ayudas para el achatarramiento, y que este desinterés por la moto se debía a que erais un grupo pequeño que no había sabido o podido hacer lobby. ¿Sigues pensando así?

“Sí, es verdad, sigo pensando así... Cuando hablamos con alguien le decimos que se han hecho 20 presentaciones mundiales de producto en España. Calcular el facturado que deja aquí y la imagen de España que se vende. Muchas marcas están comprando prácticamente todos sus asientos aquí, los discos de freno, las pinzas de freno, los baúles, las pastillas de freno, los tubos, los depósitos, ingenierías, homologaciones, IDIADA, INTA, naves, se han traído filiales... Todo esto es dinero, es empleo, es facturación, es riqueza.

La gente no mira cuando te compras un coche o una moto de donde es el motor, si el capó se fabrica aquí o allí... Yo creo que en ANESDOR lo que queremos representar es el facturado que hacemos, que esto ya lo empiezan a entender y ver, porque además es así, no es discutible, lo queremos poner en valor y es esta pedagogía la que estamos haciendo para que la gente lo sepa”.

¿Qué balance haces del mercado español y europeo en 2016?

“En el español ha sido bueno, un poquito intoxicado por el final del Euro 3, pero ha sido bueno, y prevemos un 2017 bueno también con un crecimiento decente o normal. Y a nivel de Europa hay diferentes velocidades porque las economías son diferentes, hay países que tienen un mercado muy maduro como puede ser Alemania; Italia no está en su mejor momento... De alguna manera la moto está destinada a ser una actor principal es este pacto de movilidad y emisiones que están buscando en cualquier ciudad en el mundo”.

Las previsiones para 2017 se sitúan entorno al 3%. ¿Comenzamos a tocar el techo?

“No, ni mucho menos. Pero la factura del paso del Euro 3 a la Euro 4 se paga en 2 años, uno porque aceleras mucho y otro porque desaceleras. Yo creo que el techo tiene que estar entorno a los 200.000 motocicletas vendidas, estamos aún lejos de esta cifra pero vamos en camino”.

Llevamos tres años de crecimiento, la crisis parece superada, y las motos vendidas han sido las mismas que en 2009, aunque muy lejos de las 400.000 de 2007. Toca hacer balance: ¿Qué ha aprendido el sector y los fabricantes en estos duros años? ¿Moraleja?

“Como fabricantes hemos aprendido a ser mas eficientes. Esto es muy importante porque ha aumentado la competitividad de las empresas. Esta es la primera lección y la más importante: si tu miras las exportaciones de España como país han aumentado porque somos más competitivos, nos hemos desecho de los accesorios y nos hemos quedado con lo que necesitamos, creo que nos hemos hecho más competitivos. Por otro lado, la crisis fue muy dura y durante mucho tiempo y esto ha hecho que las marcas hayan reaccionado de diferentes maneras: las que han apostado por producto sin recortar otras cosas les va un poquito mejor, las que han apostado por una reducción general les va un poquito peor... Pero lo importante es que en este momento si miras el mercado es España verás que a todas las marcas nos va bien, que eso es una buena señal. Lo que sí tenemos que cuidar es la red comercial, porque sigue endeudada. Han sido siete años de crisis profunda, y no porque durante dos o tres años vayan bien ya han devuelto todas las deudas que tenían. Es un crecimiento bueno y sólido, pero lo tenemos que cuidar, no porque sea frágil, sino nos podemos olvidar de lo que ha pasado y acelerar a fondo diciendo 'ya vamos' porque todo tiene que crecer y no está tan fácil como parece”.



Un año plagado de novedades en segmentos no urbanos y con las altas cilindradas creciendo más que ninguna otra, ¿se despereza el motero de pura cepa?



“Va un poco al compás de la crisis. Cuando las cosas van bien lo primero que haces es recuperar tu nivel de vida, y si sigue mejorando empiezas a darte algún capricho. Yo creo que la gran cantidad de modelos nuevos está motivando a la gente a que cambien de moto. Para nosotros el problema más grande es que venga gente nueva, el cliente medio está envejeciendo así que el desafío es que venga más gente a nuestro segmento. Pero sí que es verdad que las motos grandes tiran por otro motivo: la clase media se ha hecho más pequeña, por desgracia muchos se han ido hacia abajo, unos pocos hacia arriba y esos pocos ahora se están dando algún capricho. Que desaparezca la clase media no es una buena noticia...”.



Sin embargo, el segmento de motos de baja cilindrada (300, 400cc) que han llegado con motivo del A2 parece no acaba de convencer a los compradores...



“Es que, como te decía, no viene gente nueva. Todos los que se compran moto grande se la compran porque les gusta la moto, porque disfrutan en ella. Y luego hay otro grupo que la necesitan para desplazarse pues con otro vehículo les es más costoso. La crisis ha ayudado a que la gente haya descubierto esto, que es la equivalencia B”.



¿Qué opinas de Trump y sus posibles tasas a la moto europea?



“Es un cúmulo de desaciertos, voy a ser muy moderado. Creo que esto no tiene ningún sentido. Yo espero que, con el tiempo y con algún revés que ya se está llevando, aprenda a dirigir un país tan importante como es EEUU de otra manera. El país que él está representado ahora no tiene nada que ver con el que yo creo que ha sido, es y debe ser. Este es un ejemplo, pero podíamos estar hablando horas y horas sobre este tema. Yo creo que es una especie de sin sentido”.



¿La globalización cómo está afectando al fabricante europeo?



“El fabricante europeo también se beneficia de la globalización, hay marcas que compran los encendidos en Japón, las baterías en Corea, los plásticos en Portugal..., la globalización es esto, lo más importante es que las motos son cada días mejores, están mejor hechas, los precios no aumentan muchísimo. Precisamente esta globalización hace que se mantengan unos precios más competitivos”.



Pero los encargos a la industria auxiliar que estaba en Europa, ¿no se han ido a otras partes?



“Desde ANESDOR estamos poniendo a bordo al mayor número posible de proveedores, para que podamos convertirnos en el lobby perfecto para hablar con el máximo representante que hay en España de sus productos. En Europa cada día estamos produciendo productos de más alta tecnología, el precio es importante pero no es lo primero, en cambio la aportación tecnológica y la calidad son extremas. Precisamente los proveedores europeos tiene que olvidarse del precio, que también es importante, pero más en los productos de alta tecnología, de alta calidad, de alto valor añadido, que realmente es lo que está pasando. ¿Por qué una marca compra asientos, discos de freno u otros productos aquí? Porque son los mejores. En esto soy optimista”.



Las motos eléctricas han crecido en España un 128% pero sólo por el canal alquiler y empresa, pues el particular ha caído, y además siguen siendo tan sólo el 0,8% del conjunto del mercado de dos ruedas. ¿Qué está frenando a la moto eléctrica?



“Si fuese político te respondería que en realidad hemos crecido un 128%. Si te digo la verdad, no llegamos a 1.000 motos, que es el 0,4% de lo que se factura. Esta es la realidad. Encima si tenemos unos planes de ayuda que no recogen las motos que se venden (El plan MOVEA ayuda a motos hasta 8.000 euros), porque las motos que se venden son caras debido a que necesitan baterías caras que ofrezcan autonomía, resulta que las motos que se podrían vender no están en ese plan. Hay muchas eléctricas que son elementos de fotografía de ayuntamientos, pero realmente la industria de la moto en este sentido va un poquito a remolque de los automóviles y vamos también por detrás de los fabricantes de baterías. En la moto no tenemos tanto espacio como para instalar grandes baterías, y las baterías de 70, 80, o 90 km están bien pero las limitan a la ciudad. Sí que puede ser que si lo hacemos bien quizás el futuro de lo que llamamos el ciclomotor pueda ser esta moto eléctrica urbana. A partir de ahí, va a ser más difícil porque no puedes tener el lujo de tener una moto para ciudad y una moto para moverte e ir a Jerez o al Cabo Norte o a Marruecos”.



¿Cambiarías tanta industria auxiliar por una gran marca de motos española?



“Tenemos a Gas Gas -Torrot, y a Rieju, que están aquí y las tenemos que cuidar y mimar. Con el corazón te diría que sí. Con la cabeza lo que nos interesa como país es crecer ser más grandes, facturar más, tener tiendas más potentes, industria auxiliar mas grande...”.



¿Cómo valoras el regreso de Bultaco?



“Lo valoro positivo, no puedo esconder que me crié como persona y como profesional en esa marca, el recuerdo que tengo de esa marca es increíble. El que Francisco Bultó me cuidase y me arropase de la manera que lo hizo es inolvidable y ha marcado mi vida profesional. Pero yo hubiese empezado con algo de combustión también, porque el riesgo es muy alto en un mercado que, cuando empezaron ellos, aún era más incipiente que ahora. Fácil no está, pero sé que están luchando y les deseo como ANESDOR y como ex bultaquero lo mejor”.

Fotos de '“La moto genera más empleo y facturación que cuando había fábricas”'

 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"