Las cuatro motos míticas de Bultaco

Publicado el 04/11/2008


Vota

0 0

La trayectoria de Bultaco como fabricante de motos fue corta pero extraordinariamente fructífera, pues en sus poco más de veinte años de existencia llegó a producir cerca de 250 modelos. Entre todos ellos brillan con luz propia algunas obras maestras, tanto de asfalto como de fuera carretera. Motos con una personalidad especial, que reflejan todo el espíritu de la marca.

Las cuatro motos míticas de Bultaco

En su efímera pero intensa vida, Bultaco fabricó, fundamentalmente, motos de competición. Y los modelos puramente comerciales, incluso los más sencillos, como las indestructibles Mercurio, tenían siempre un toque de deportividad.

Salvo contadas excepciones, las Bultaco se concebían con tal pasión, que, como afirmaba el mismo don Paco, “parecía que tuvieran alma”. La Metralla Mk2 y la Streaker fueron, sin duda, las mejores Bultaco de carretera, mientras que sin las Pursang y las Sherpa T la historia del motocross y el trial tendría que escribirse de forma diferente.

LA DOS Y MEDIO DE SERIE MÁS RÁPIDA DEL MUNDO

La Metralla Mk2 fue la mejor Bultaco de carretera, una deportiva que se situó en el vértice supremo de las motos de producción españolas y dio un enorme prestigio internacional a la marca. Fue la segunda de la saga, desarrollada a partir de la Metralla 62 de 200 cc. En 1966, el año de su lanzamiento, su motor de 250 cc y sus cinco marchas la catapultaban más allá de los 160 km/h, lo que la convertía en la dos y medio de serie más rápida del mundo. La estabilidad estaba a la altura, y la estética, con su característico depósito con la parte inferior plana, combinaba el negro y el gris plata en una seductora mezcla de elegancia y deportividad.

Casi de inmediato, Bultaco comercializó el Kit América, un conjunto de piezas racing compuesto por cúpula, depósito y colín, semimanillares y preparación de motor que la hicieron imbatible en las competiciones de producción de todo el mundo. Pilotadas por Tommy Robb y Bill Smith, dos Metralla Kit América ocuparon los dos primeros puestos en la categoría de producción del Tourist Trophy del año 1967.

OBJETO DE DESEO Y CUNA DE CAMPEONES

La Streaker fue la última gran obra de Bultaco, una pequeña deportiva de 74/125 cc que, siguiendo la línea de la casa, destacaba por su excepcional estabilidad. Su revolucionario chasis multitubular fue pionero en un concepto que posteriormente el irrepetible Antonio Cobas haría famoso: la unión directa entre los ejes del basculante y la dirección. Hoy en día, todas las motos de altas prestaciones, hasta las MotoGP, utilizan esta arquitectura.

Se hicieron dos versiones: la primera, decorada en negro con filetes dorados como los Lotus John Player de Fórmula 1, apareció en 1977, y dos años más tarde se lanzaba una segunda versión en la que destacaba la transmisión primaria por engranajes (con un sonido muy característico) y la decoración blanca, como las que Nieto y Tormo estaban pilotando en el Mundial de Velocidad. Con esta moto, verdadero objeto de deseo de los adolescentes de la época, Bultaco organizó en 1979 la Copa Streaker, un campeonato de promoción donde debutaron algunos de los mejores pilotos que ha tenido España. Baste decir que los tres primeros clasificados de la Copa Streaker fueron unos por aquel entonces anónimos Sito Pons, Aspar, y Carlos Cardús.

DE MESTIZA A PURASANGRE

La primera Bultaco de motocross fue la Sherpa S, evolución muy básica de la Tralla 101 de carretera. Con esta moto, el inglés Don Rickman, uno de los mejores pilotos del momento, ganaba en 1960 el I MotoCross Internacional de Barcelona. Rickman quedó impresionado con el motor de la Sherpa S, pero no así con la parte ciclo, claramente inferior a la de la Metisse -’mestiza’ en francés-, la moto que fabricaba en su país junto con su hermano Derek.

Por su parte, Bultaco quería introducirse en la disciplina (motivo por el que Paco Bultó había traído a los dos hermanos a correr en Barcelona), y ambas partes cerraron un acuerdo mediante el cual los Rickman montarían motores Bultaco en sus Metisse y las venderían en Inglaterra, mientras que Bultaco las fabricaría en España para comercializarlas en el resto del mundo.

El acuerdo duró poco por un problema con el material de los chasis: “Si no está hecha con tubo Reynolds, no será una Metisse”. Esta exigencia de los hermanos Rickman tocó el orgullo de Paco Bultó, que decidió desarrollar una moto completamente nueva, 100 % Bultaco. Para el nombre no tuvo ninguna duda: “Bultaco no hará una mestiza, sino una purasangre”.

La Pursang Mk2, con su innovadora silueta, fue la primera de una estirpe que se prolongó hasta el cierre de la fábrica. La Mk15, la última Pursang, montaba un revolucionario motor en el que la marca había depositado sus esperanzas de futuro. Una preciosa máquina que no llegó a comercializarse y con la que Toni Elías (el padre del actual piloto de MotoGP) derrotó una vez más a la numerosa armada Montesa en el Campeonato de España de 1979. Fue el último de los innumerables títulos que consiguió la Pursang.

EL PRIMER AMERICANO

La más bella historia de la Pursang la protagonizó un piloto de 20 años a los mandos de una Mk6 prácticamente de serie. Durante el invierno de 1973, John Grace, responsable de la filial de Bultaco en Estados Unidos, envió a Europa a un joven fichaje a disputar el Mundial.

Había completado una brillante temporada en su país y Grace insistía a don Paco: “Jefe, le gustará. Además, lo he contratado por un par de camisetas...”. Tras hacer la pretemporada en los exigentes circuitos de Bélgica regresó en primavera a España para disputar la primera prueba del Campeonato del Mundo, y cuando obtuvo el mejor tiempo en los entrenamientos todos pensaron que había sido un error de cronometraje.

Se dio la salida y llegó a la primera curva octavo o noveno, pero en el primer paso por meta ya era líder, provocando el delirio del público que abarrotaba el histórico circuito del Vall

Fotos de 'Las cuatro motos míticas de Bultaco'

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"