Las mejores motos Scrambler 2019


Vota

0 0

¡Me compro una “scrambler”! Vale, pero… cuál, ¿una Ducati, una Triumph, una Fantic, una BMW…?

Uno de mis amigos, hasta ahora un motero “a lo tradicional”, -me refiero a que las motos que había tenido hasta el momento habían sido de los segmentos que van del “sport” al “turismo”-, me sorprendió con esta declaración ante una jarra de cerveza, (0.0%, ¡por supuesto!…)

¡“Me voy a comprar una scrambler”!... Y, claro, le contesté… ¡De acuerdo!, pero… ¿una Ducati Scrambler 1200, una BMW Nine T… o una Triumph 900?

Pero luego recordé que mi colega era también un amante de las motos clásicas, o sea antiguas, así que para no quedar como un amateur, le pregunté…

¿O no será una Triumph TR6 de 1956… o una Ducati 250 Scrambler de las que se fabricaron en Barcelona en tiempo de tus abuelos?...

¿O acaso una Honda Dream como las que los nipones mandaron en barco a conquistar los EEUU en el siglo pasado?

No es un modelo, es un “estilo”…

Bien, ahora hay muchos modelos de moto que se llaman así, de la misma manera. Es curioso, cuando menos, que los fabricantes de trails se peleen por imponer en el mercado el nombre de Adventure…

Pero… ¿qué significa el palabro “scrambler”?

Veamos… busquemos en “guguel”: scrambler… an electronic device that scrambles radio or phone messages”... umhh... no sé mucho inglés, pero esto no creo que sea aplicable a esto de las motos... Sigamos buscando.

Otro significado nos acerca: rushing about hastily in an undignified way, climb awkwardly, o sea, algo así como “subiendo torpemente "… Vaya, ¿acaso significa que “scrambler” se aplica a “algo parecido a escalar”?

Pero al fín…una “scrambler” es a lightweight motorcycle equipped with rugged tires and suspension; an off-road motorcycle designed for riding cross country or over unpaved ground”...

¡Ah, my friend! Esto sí... “¡una moto ligera equipada con neumáticos de tacos y suspensiones; una moto de fuera carretera diseñada para conducirla en el campo o sobre terreno no pavimentado!”...

Primeras “scrambler”

Las primeras “scrambler” se vieron por primera vez en los 50’ en Estados Unidos, se supone que adaptando las motos de carretera clásicas a un uso sobre terrenos “rotos”…

Y, como empezaron a tener éxito, y en Europa se empezaron a usar motos para rodar sobre tierra, la empresa británica de motocicletas Triumph decidió fabricar la que sería su primer modelo Scrambler: la TR6 de 1956.

Aquella fue la primera moto de esa modalidad a cargo de una gran compañía, y que se vendía ya de origen preparada para rodar en carreras por el desierto y campo a través.

Era una “off-road” con motor bicilíndrico en paralelo, más eficaz que los monocilíndricos, así que la Triumph Scrambler destacó en carreras en manos del piloto Bud Ekins.

Ducati 250 Mototrans

Allá por los años setenta, la marca italiana Ducati tuvo fábrica en Barcelona.

Efectivamente, la empresa Mototrans popularizó modelos 4 T “nacionales” de 125, 175, 250 y 350 (y luego de mayor cilindrada, como la malquerida Ducati 500 bicilíndrica en paralelo, un fracaso técnico)...

De las 250 y 350 Road se realizaron versiones “Scrambler”. Eran pequeñas monocilíndricas, pero de cuatro tiempos, de modo que se adaptaron mejor a un uso mixto, también por carretera, que los intentos de las marcas españolas “dos tiempos” como Bultaco, Ossa o Montesa, a las nuevas tendencias del mercado…

De allí, las “scrambler”, se pasó a las primeras trails, monocilíndricas de aire de 4 T, como la Yamaha XT500… y luego, Dakar mediante, en una historia ya conocida, las mejores motos de turismo del siglo XXI pasaron a ser motos bicilíndricas, y hasta de cuatro ciilindros, pero con manillar alto, grandes depósitos, y suspensiones largas… Las maxi-trail actuales.

Y, de repente, como ocurre con todas las modas, las “scrambler” volvieron.

Efectivamente, en 2006, Triumph recuperó el nombre comercial “Scrambler” y retomó la comercialización de nuevos modelos “mixtos” orientados casi al cien por cien al asfalto pero con detalles off-road.

Pero, a partir de aquí, dejémonos de historia, o de historias, y demos un salto a la oferta actual…

BMW R nineT Scrambler 2019

BMW ofrece, dentro de su “modelo” nineT, tan en boga últimamente y que añade a la tendencia Café-Racer, una “personalización de serie”, la Scrambler. Se trata de un diseño “todoterrenero” que, en 2019, además de estrenar nuevos colores, incorpora la luz de freno dinámica de serie.

Como la “nainti”, comparte el anterior motor boxer aire/aceite y el chasis de estructura tubular de acero, aunque sustituye los elementos 100% asfálticos por otros capaces de afrontar caminos de tierra.

Además, lo hace añadiendo a la estética vintage toda la tecnología del Siglo XIX, como el ABS y la posibilidad de montar control de tracción ASC, o el subchasis desmontable y con diversas posibilidades de variación.

La horquilla convencional es convencional pero largo recorrido, y las llantas, de 19 pulgadas de diámetro la delantera, montan neumáticos mixtos. Las llantas de radios cruzados y anodizadas en negro están disponibles como elemento opcional.

En ella lucen detalles retro como el asiento pespunteado con envoltura de cuero envejecido, y por supuesto, un espectacular escape elevado y lateral de la moto, que constituye el más señero “gimnick” de más puro estilo scrambler. Para adaptarse al off-road, como no podía ser de otra manera ofrece una postura de conducción erguida. Además, por supuesto, BMW ofrece una larga lista elementos opcionales y accesorios.

Ducati Scrambler “400”, “900” y “1100”

La marca Scrambler fue lanzada como “alter ego” de las originarias Ducati, y siempre como representante al máximo del estilo “off-road pero sin pasarse”. La saga ha llegado a 2019 con el objetivo de afirmarse en su estilo de “rebeldía, estilo y libertad”.

Lo cierto es que para esta temporada la gama es tan amplia que debemos coserla en tres patrones básicos. Se inicia con el Sixty2… al que acompaña el Hashtag, un modelo especial que sólo se puede comprar… ¡por internet!

Se trata de dos modelos, por supuesto con motor de dos cilindros o “L” a 90º, pero de “aire” y sólo 399 cc. Son modelos de entrada en gama y muy dirigidos al carnet A2…

Ya con el motor de agua, y 2 válvulas por cilindro, pero igualmente con sistema de distribución desmo, aunque ya de 803 cc y 73 CV, llega la gama Icon, que se acompaña en el puro estilo Scrambler del modelo Desert Sled, y del Full Throttle, cuya decoración la asemeja a los modelos de dirt-track americanos. La Scrambler Desert Sled es la moto ideal para “quienes quieran alejarse de las carreteras asfaltadas y recorrer caminos menos transitados en las montañas de California”.

Sin embargo, Ducati ofrece además un modelo que… ¡vuelve al asfalto 100%! Efectivamente, la Scrambler Café Racer toma la misma base, pero monta manillar bajo y estética de moto sport inglesa de los años setenta…

En todo caso, éstas 2019 llegan con nada menos que el nuevo ABS Cornering Bosch de dos canales.

Y, para los “mayores”, los modelos “1100”, puesto que la familia Scrambler de Ducati continúa evolucionando con la llegada de tres nuevas versiones, la 1100, la 1100 Special, y la 1100 Sport, más la Icon 1100, todas con motores de 1.079 cc y 86 CV…

Fantic Caballero Scrambler 125, 250 y… ¡500!

Incluimos en este estudio a la Fantic Scrambler al disponer de un modelo “500” –en realidad, con motor de 450 cc-, que complementa en la marca a las “pequeñas cilindradas” que se ofrecen últimamente en nuestro mercado bajo todo tipo de marcas, en su enorme mayoría de fabricación oriental.

Fantic, marca italiana con fama en el off-road, ya ofreció en el siglo pasado modelos “Caballero” de “todo terreno” y ahora renace, entre otras, con versiones “Scrambler” monocilíndricas de las cilindradas 125, 250 y 500, y una estética inspirada en sus modelos off-road. Desde el diseño hasta la cadena de montaje, se producen en sus amplias instalaciones Dosson di Casier, en Treviso, de más de 4.000 m2. 

El motor, fabricado en China por Zongshen aunque bajo especificaciones de los técnicos de fábrica italiana, es un monocilíndrico de 449 cc, 4 tiempos, refrigerado por líquido, un monoárbol de levas en culata con inyección y con cuatro válvulas. Ofrece 43 CV a 8.500 rpm, y un par de 43 Nm a 6.000 vueltas y que pasa la Euro 4 y es adecuado al A2. Su funcionamiento y rendimiento son correctos, y hasta brillantes, para su cilindrada, puesto que su punta podría alcanzar los 150 por hora…

La estética, sin duda, se apoya en un diseño y unos acabados muy cuidados, como se muestra en el escape doble Arrow, de excelente factura. El disco de freno anterior alveolado es de 320 mm, flotante y la pinza es una ByBre. En orden de marcha la Scrambler pesa poco más de 150 kilos, y como el asiento posterior queda a sólo 820 mm del suelo, la moto es ejemplarmente manejable en ciudad. Las llantas son de 19” delante y 17” atrás, y están calzadas con los nuevos Pirelli Scorpion Rally STR.

Las suspensiones, quizás demasiado rígidas para montar en campo “de verdad”, ofrecen 150 mm de recorrido pero así contienen perfectamente los esfuerzos de frenada del disco delantero, cuyo ABS Continental es de dos canales y desconectable. 

Las Triumph Scrambler: 900 y 1200

Directamente derivadas de las Bonneville, modelos de calle estilo neo-retro inspirados en las motos del mismo nombre que tanta fama dieron a la marca de Hinckley, las Scrambler retoman la idea de las TR6 y se ofrecen para 2019 en dos cilindradas

Con una silueta de estilo totalmente reconocible, la “Street Scrambler” de 900 cc ofrece más potencia, y se ha actualizado con 10 CV más de potencia máxima y un nuevo régimen máximo de 7.500 rpm respecto a la Street Scrambler de la anterior generación.

Incorpora tres modos de conducción (Road, Rain y Off-Road) y la configuración del control de tracción ofrece un mayor control de la moto en off-road. El modo Off-Road lo desactiva completamente junto al ABS para uso mixto.

En Triumph han mejorado su bicilíndrico en paralelo de 1200 cc para su Scrambler 2019, ya que ofrece un evidente plus a nivel de prestaciones y seguridad.

Ni su aspecto exterior, ergonomía o usabilidad, ni tampoco su acertada manejabilidad y polivalencia, se han cambiado mucho, pero la potencia máxima, de 54 CV en la primera versión, crece hasta los 65 CV.

Otras novedades mecánicas que favorecen las prestaciones llegan al cigüeñal, el eje de equilibrado y a unos balancines más ligeros, entre otros detalles como la tapa de balancines en magnesio, y un embrague antibloqueo más ligero y con tapa de masa optimizada.

La 1200 equipa ajusta sus prestaciones con mejores frenos, ya que en 2019 una nueva pinza de cuatro pistones Brembo que, sustituye a la anterior de doble pistón.

En resumen, las nuevas Street Scrambler de 2019 mantienen aún más vigente su estilo y caràcter, con una carrocería mínima y unos acabados de altísimo nivel... 

Fotos de 'Las mejores motos Scrambler 2019'

 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"