Las tecnologías más innovadoras en las motos


Vota

0 0

Las grandes deportivas de 1000 cuentan con la tecnología más avanzada, aunque podemos ver muchos avances en modelos menos sofisticados y más económicos.

La competición, en especial el Mundial de MotoGP y el de Superbike, sirve a las marcas para investigar y desarrollar en una tecnología que después se aplica a las motos que podemos comprar en las tiendas. Por lo general, los principales avances se incorporan a los modelos más caros, pero poco a poco el resto de la gama va incorporando todas esas mejoras.

El ejemplo más claro de esto que comentamos es el ABS, el sistema de ayuda en la frenada que impide que las ruedas se bloqueen al frenar bruscamente. Hace varios años, el ABS se consideraba un extra que hacía encarecer el producto por encima de los 500 euros. En 2017, con la entrada en vigor de la Euro4, este elemento de seguridad pasa a ser obligatorio (salvo para algunas motos y scooter de pequeña cilindrada siempre que al menos cuenten con frenada combinada). Es decir, un sistema que actualmente se mantiene como opción incluso en modelos de alta cilindrada pasa a incluirse incluso en prácticamente en cualquier scooter por pequeño que éste sea.

La revolución llega con la IMU

Pero si ha habido una tecnología de la que todo el mundo habla en 2016 es la llamada Unidad de Medición Inercial, más conocida como IMU (siglas en inglés de Inertial Measurement Unit). De momento sólo lo montan las principales superbike de 1000, además de algunas otras motos de alta gama más turísticas pero igualmente de corte deportivo y elitista.

La IMU es un dispositivo electrónico que, gracias a los datos que le envían los sensores colocados en distintos puntos de la moto, mide e informa sobre la velocidad, la orientación y las fuerzas gravitacionales. Al conocer el grado de inclinación de la moto, la velocidad a la que giran las ruedas, el derrapaje y el estado de las suspensiones, el dispositivo se encarga de modular la potencia del motor o de la frenada. 

La industria aeronáutica y armamentística, una vez más, fue la pionera en el desarrollo de la IMU, tecnología que ya se venía utilizando años atrás en aviones, naves espaciales, misiles guiados y buques. Poco a poco se ha ido introduciendo en la automoción, como hemos podido ver estos años en el Mundial de MotoGP, cuando nos hablaban de la electrónica de las motos, con sus sistemas “antiwheelie”, derrapajes controlados,… Pues todo esto ha llegado a nuestras motos más sofisticadas y poco a poco irá incorporándose al resto modelos, como ocurrió con el ABS.

ABS en curva

Por cierto, ya que hablamos de ABS, decir que la siguiente evolución es la del ABS en curva, el MSC-ABS, que permite realizar una frenada “de urgencia” incluso con la moto inclinada sin miedo a que ésta se levante y perdamos la trazada. Un gran avance, sin duda.

No tan especial, pues muchas motos ya cuentan con él, pero igualmente efectivo es control de tracción, de serie hace muchos años en los coches. Permite una excelente ayuda en superficies con poca adherencia, como ocurre cuando el asfalto está mojado. Los sistemas más avanzados miden además la inclinación lateral, y suele ir unido a los modos de conducción. Éstos modos ofrecen al piloto la posibilidad de ofrecer un comportamiento del motor distinto dependiendo de las circunstancias o de las necesidades del momento.

Las suspensiones también se benefician de la electrónica gracias al control dinámico de la suspensión, permitiendo la configuración óptima de la compresión y del rebote en cada momento, es decir, teniendo en cuenta la tracción, la inclinación lateral y la respuesta de la amortiguación.

Tecnología Ride-by-Wire

Seguro que también habrás oído hablar del acelerador electrónico o sistema Ride-by-Wire, mediante el cual se controla de manera electrónica la alimentación del combustible, de manera que las válvulas reguladoras se accionan de manera mucho más directa.  El piloto se beneficia de una mayor precisión, además de manejarse de manera mucho más suave al no haber transmisión mecánica. Esto permite ofrecer varios mapas de motor, sistema anticaballito, gestión del freno motor así como el control de tracción.

El QSS, el asistente para el cambio rápido, comenzó a ser usado en las súper deportivas, pero cada vez hay más modelos que lo utilizan. Gracias a él, el cambio de marcha (de subida y de bajada) se puede realizar sin necesidad de utilizar el embrague. No sólo se gana en rapidez, además se reduce el impacto del cambio en la rueda trasera con lo que mejora la estabilidad. 

Algunos modelos de Honda disponen del DCT, un cambio semiautomático de doble embrague que permite su uso automático y manual sin embrague.

Fotos de 'Las tecnologías más innovadoras en las motos'

 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"