No todas las motos chinas son chinas


Vota

0 0

Una de las preguntas que más me hacen algunos amigos ante la llegada de nuevas marcas de origen chino es si sus motos son de fiar...

Se atribuye a Napoleón Bonaparte la frase “cuando China despierte, el mundo temblará”. No estoy muy convencido de la imperial autoría, la verdad, porque no tengo claro que Bonaparte -sin duda un genio militar y un pionero de la idea de una Europa unida bajo unas mismas leyes- supiera de China mucho más que allí se producían las finas cerámicas que decoraban su Palacio de Fontainebleu.
Y aunque se trata de una de esas citas que se atribuyen a media docena de nombres, en realidad el autor del celebrado aforismo es un político y diplomático -también francés- llamado Alain Peyrefitte que publicó en 1970 un ensayo con este título y que fue el hombre para Asia de los Presidentes De Gaulle y Pompidou.
Pero dejemos autorías al margen -aunque confieso mi debilidad por investigar sobre ellas- y vayamos a lo mollar; el despertar del gigante chino.

Por si alguien no se ha dado cuenta de ello todavía y se ha quedado en el tópico facilón de los bazares y los restaurantes de arroz frito, los chinos ya han despertado. Y lo han hecho, además, ya vestidos y arreglados para dominar el mundo de la tecnología de este siglo XXI.

Recuerdo una escena de una película bastante mala de Bob Hope -en realidad casi todas las películas de Bob Hope son malas- en las que el actor intenta disparar una vieja pistola y ésta falla. Airado, Hope se vuelve hacia la cámara y exclama “no me extraña. Es Made in Japan”.
Y es que en los años 50 el país nipón era considerado en Europa y en Estados Unidos poco más que un fabricante de réplicas occidentales baratas... aunque hoy semejante afirmación nos parezca una memez descomunal.

Con Japón ya convertido en una superpotencia tecnológica, China asumió entonces el rol de fabricante copión y suministrador de mano de obra barata. Y aunque le está costando un poco quitarse de encima esta etiqueta, lo cierto es que hace mucho tiempo que el producto chino dejó de ser producto barato y de mala calidad. Hoy las fábricas chinas de motos -pues a las motos nos referimos- trabajan con estándares tan altos que sus motores propulsan modelos americanos, europeos y japoneses de relumbrón y en China se construyen también las plantas de I+D más sofisticadas y futuristas del mundo. Y eso incluye, como hemos dicho, a motos y automóviles pero también “smartphones”, satélites artificiales o superordenadores.

El recelo simplemente por su origen hacia un scooter o una moto de una de las nuevas marcas chinas recién llegadas no sólo no está justificado sino que demuestra una ignorancia supina de la realidad del sector.
Los principales fabricantes del mundo fabrican ya en China a total satisfacción así que ese no debe ser el factor diferencial; lo que debe marcar la diferencia a la hora de juzgar una de esas marcas nuevas “Made in China” es que se trate de un producto que llegue a través de distribuidores oficiales con una presencia consolidada y una reputación contrastada en nuestro mercado. (Por supuesto todas las que se dan a conocer en Motofan o en otros medios del sector cumplen con creces ese requisito de seriedad...)

La razón por la que algunos scooter de marcas exóticas y desconocidas de esas que se ofertan en grandes superficies o en comercios no oficiales son tan baratos es porque, obviamente, no han de pagar una red de distribución, unas garantías y homologaciones, unos stock de recambios e incluso unas inversiones en publicidad y márketing para dar a conocer sus productos. Suele tratarse de tiradas de motos construidas con alguna remesa de piezas sueltas y sin ninguna posibilidad de una asistencia post-venta posterior. En otros casos -éstos sí- se trata de productos fabricados con unos estándares inferiores destinados a mercados menos exigentes y que se desvían al nuestro.

De esos “chollos” sí hay que huir... pero no porque sean chinas sino porque son un mal negocio. Claro que de eso suelen darse cuenta sus compradores más tarde; cuando aparece un problema y esperan que “la marca” se haga responsable.

Fotos de 'No todas las motos chinas son chinas'

 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"