¿Por qué es tan bueno, Marc Márquez?


Vota

0 0

No hay que darle muchas vueltas a la trayectoria de Marc. Mirad la foto y ya está. Yo voy a insistir en una clave que, creo, pasa muy desapercibida.

Tenía que volver a ver, no solamente a Marc Márquez, también a todo el paddock de MotoGP, para escribir sobre lo que sigue. Aunque el protagonista de este editorial sea el piloto de Cervera. En mi condición de "quedado especial" de MotoGP, tenía que hablar con mis colegas de la prensa, enviados especiales de todas las nacionalidades, que llegan a estas dos jornadas de pruebas-espectáculo con el depósito de gasolina en reserva y; débiles de defensas, te cuentan las verdades del barquero. Yo alimento la fama de hablar mucho; porque no quiero que se me note que lo que de verdad me gusta es mirar y estar callado.

Y, entonces, vuelves a ver a Marc Márquez, a hablar con Marc Márquez, a escuchar a Marc Márquez. Ese niño que, hace casi diez años, se rompía los huesos en un test de Jerez y Alberto Puig se pasaba la noche en un banco del hospital mientras Juliá le pedía que se fuera a descansar. Entonces sí que se postulaba, Alberto, a llevar al genio por el camino de la gloria. Pero Marc eligió a su paisano, cerebral, mesurado como pocos ex-pilotos campeones del paddock, Emilio Alzamora.
El propietario de la estadística más curiosa de toda al historia de los 125cc. (ganar el título sin ganar ni una sola carrera) acababa de vencer, fuera de la pista, a un tal Dani Amatriaín en la gestación de algo que se ha convertido en una maravilla (fruto de la gestión impecable de Emilio) y que se llama Monlau Competición. Marc lo tuvo claro y supo dejar, meridiano, quién iba a ser su manager: un ganador como lo era, tambien, él mismo; y el sitio y el papel de Alzamora sigue siendo una piedra angular de su carrera deportiva.

Marc Márquez hizo historia en "cientoventicinco" y en Moto2, pero por encima de todo, construyó un equipo. Su esquina del box es, ahora, un fortín inexpugnable capitaneado por Santi Hernández. En estos tiempos, es el núcleo duro de su fuerza para superar, durante dos temporadas seguidas, unos inicios de año para tirar a la basura.
No me olvido de su familia. Para muchos otros, los padres o los hermanos son una carga (la "Marca Marc Márquez" tira del carro) pero el #93 ha sabido encontrar un sitio para cada uno y todos aportan lo mejor de sí mismos desde donde les corresponde. Habrá gente que piense que Juliá solamente posturea en el box, pero cuando le ves, con el mono de trabajo, recogiendo y trabajando en el motorhome de sus hijos sin que se le caigan los anillos, te das cuenta de que la clave está en todo este entorno, ojo, modelado, mantenido, alimentado, por el propio piloto: gente que puede hablarle mirándole a los ojos y que saben cómo gestionar el espíritu de autocrítica y la actitud ante los problemas, claves, también, del rendimento del inmenso talento que atesora Márquez.

Porque Marc es muy bueno, es cierto. Pero muchos pilotos, lo son. Porque hace unas "salvadas" increibles, pero otros, también. Porque gana carreras y títulos, pero de eso va este negocio. Lo que no consigue todo el mundo (y sí, me acuerdo ahora de Valentino, que ha sido otro maestro en este sentido) es ordenar entorno a sí mismo un equipo humano que funcione como... iba a decir como un motor japonés, pero me he acordado de Silverstone. O un reloj suizo, pero Marc es un español de pura cepa, fiscal. Ya lo tengo: funciona como un jamón ibérico de "pata negra": nunca falla, no defrauda, siempre triunfa. 

Marc Márquez es tan bueno como lo demuestran sus números porque ha construido su entorno desde su carácter y su personalidad. Y el premio no son los títulos, ojo. Eso son las consecuencias naturales, toda vez que concurren, además, otras circunstancias como la debilidad de tus rivales o la buena suerte, que es útil cuando tú ya has dado tu cien por cien. El premio gordo se llama confianza y lleva aparejada una coraza psicológica contra el miedo al fracaso; que se diluye rodeado de un entorno que no te va a dar palmaditas en la espalda; sino equilibrio en tu cabeza, y paz en el corazón.

Fotos de '¿Por qué es tan bueno, Marc Márquez?'

 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"