Stoner: "... No imaginaba que Valentino estaría tan atrás"

Publicado el 26/12/2011


Vota

2 0

Stoner fue el gran dominador de la temporada pasada. Ganador de 10 GGPP de los 18 de la temporada, como en 2007 sobre la Ducati, el aussi y su Honda RC212V arrasaron en 2011. Duro y directo en sus declaraciones, como agresivo y espectacular en la pista, en 2012 parte como el gran favorito al título.

La temporada del australiano ha sido impecable, sin tacha, ganando carreras, marcando vueltas rápidas y poles. 2011 ha vuelto a ser su año, aunque ha sido una temporada realmente movida, con muchos acontecimientos y situaciones inesperadas. Casey nos lo cuenta todo de primera mano, sin tapujos.

Solo Moto: Te coronaste campeón del mundo en Australia, una semana antes del trágico suceso de Simoncelli en Sepang. No podías imaginarte peor escenario para celebrar tu segundo título… Casey Stoner: Sí, celebré el título con mis allegados, aunque solamente hasta el miércoles, el día que salí hacia Malasia. A partir de ese día me olvidé de las fiestas y me concentré en la carrera, como siempre. Lo que pasa es que los hechos del domingo nos sumieron a todos en un mar de emociones totalmente opuestas de las que vivimos la semana anterior.

SM: Al principio de la temporada tuviste tus más y tus menos con Simoncelli. En Portugal estabais peleados…
CS: No, no estábamos peleados. Otros la liaron más que yo. Nosotros estuvimos hablando de ello, sí. Estaba realmente impresionado por la mejora de su rendimiento a partir de media temporada; había aprendido de sus errores. Ya no se caía tanto y había comenzado a obtener resultados. Era difícil de admitir que Simoncelli había llegado a nuestro nivel. Desde luego nos gustaría que nadie más sufriese estas desgracias.

SM: Hablemos de cosas más alegres, como lograr el título de campeón del mundo ante tu público, el día que cumplías 26 años.
CS: No se podía pedir más. Al llegar a Phillip Island sólo pensaba en ganar la carrera, con la misma ansia que he deseado ganar en el resto de carreras en las que he participado. No pensaba en el título. Incluso molestaba un poco que fuese mi cumpleaños, porque todo el mundo venía a felicitarme y no me podía concentrar. Es lo que se puede llamar una jornada completa.

SM: ¿En qué momento de la temporada estabas ya convencido de que serías campeón del mundo de 2011?
CS: Honestamente, no tienes el título hasta que lo ganas. Digamos que comencé a pensar en que podría ser posible en Indianápolis. En la siguiente carrera de Misano no rodé bien, pero sabía por qué ocurrió. Estaba cansado y con jet lag. Vencí en Aragón y debería de haber hecho lo mismo en Motegi si no hubiese tenido ese pequeño problema con los frenos que me obligó a hacerme un recto. Y cuando, por desgracia, Jorge se hizo daño, tuve claro que ya estaba hecho.

SM: Cuando Rossi te tiró en Jerez, ¿pensaste que la mala suerte te volvía a tocar?
CS: Sí. Las últimas temporadas no habían sido fáciles, sobre todo por la falta de resultados. Tras un buen arranque de temporada en Qatar, me encontré en el suelo y sin puntos y no por mi culpa. Evidentemente que me dije que de nuevo la mala suerte se cebó conmigo. Y más en la carrera dePortugal, donde un dolor de espalda me dejó indefenso. Pensé que la temporada sería realmente difícil porque Lorenzo y Dani estaban realmente fuertes. A partir de este momento estaba obligado a ganar más carreras que ellos sabiendo que no podía cometer ni un solo error más. Había que atacar al máximo en cada carrera sin cometer fallos. Es la típica situación que te tiene bajo mucha presión.

SM: Finalmente fue Jorge el que cometió el error en Silverstone…
CS: Sí. Por mi parte, aparte del fallo en los frenos de Japón, no he cometido ni uno. Pero es verdad que el error de Jorge me ha permitido tomar el liderato de la general y conseguir el título.

SM: A pesar de tu falta de experiencia sobre la Honda, debido a las inclemencias meteorológicas de la pretemporada, parece que no te ha supuesto ningún problema…
CS: Algunos momentos han sido más duros que otros. En la carrera de Sepang comenzamos a rodar en circuitos en los que nunca antes habíamos rodado con esta moto. No teníamos ninguna base donde apoyarnos y muchas veces necesitábamos experimentar con nuevas soluciones. En Laguna Seca y Brno no nos fue mal, pero en la mayoría de los GGPP siempre logramos encontrar una solución para el día de carrera.

SM: Tú has sido el primer campeón del mundo de MotoGP de la era 800 con Ducati, y serás el último campeón del mundo con Honda. ¿Los dos títulos te han aportado la misma satisfacción?
CS:
El primero fue un alivio, como lo fue el primer podio. Toda la vida compites para esto, y el día que te llega te quitas un gran peso de la espalda. Es una sensación formidable. Los años posteriores al título han sido difíciles. Me dañé una muñeca, luego la historia de la intolerancia a la lactosa… En 2010, además, no teníamos ritmo Volver de nuevo a primera línea esta temporada para demostrar lo que vales también ha sido muy especial.

SM: Muchas veces has comentado que Mick Doohan era el héroe de tu infancia. ¿Qué te dijo el día en que ganaste el título?
CS: Nada especial. Mick y yo solemos hablar, pero casi nunca de la carrera. Hablamos de nuestras familias, de sus negocios… Él sabe que no me puede dar demasiados consejos sobre la moto. Su época y la mía son muy diferentes. Las motos, los neumáticos, el pilotaje, todo esto no tiene nada que ver con lo que él ha conocido. Cada uno debe aprender por sí mismo.

SM: En 2007 nadie esperaba que ganaras el título, pero esta temporada eras el gran favorito. ¿Esta situación te ha creado una presión extra?
CS: No, no lo creo. Yo ya formaba parte de los favoritos después de la temporada de 2007. Aunque en los años siguientes al primer título no conseguí buenos resultados; sí es verdad que siempre he rendido al máximo para conseguirlo. Algunos medios han probado de presionarme hablando mal de mí, diciendo que me portaba mal con la prensa, que no era un buen relaciones públicas. Yo estoy aquí porque me gustan las carreras; el resto me da igual.

SM: ¿La Honda ha evolucionado durante la temporada?
CS: No, la moto no ha cambiado mucho después de la primera carrera. Hemos trabajado en detalles, buscando de comprenderla mejor. En Laguna Seca hemos cambiado algunas cosas para mejorar el agarre del tren posterior porque la moto patinaba mucho y el neumático se recalentaba. Pero en el GP de Malasia teníamos una moto base que era la misma que teníamos en los test de febrero. No hemos hecho más que adaptar esta base al resto de circuitos.

SM: Competir con una moto que no ha necesitado grandes cambios ¿es la clave del éxito?
CS: Yo pienso que aún no hemos llegado al máximo de sus prestaciones. Esta Honda habría sido todavía mejor si hubiésemos tenido más tiempo para trabajar con ella. Hay muchas cosas que deberemos cambiar. Sin embargo no voy a quejarme porque la motocicleta no está como yo la hubiese querido, porque de todas maneras somos competitivos.

SM: ¿Por lo que habías visto en pista en 2010, la RC212V es la moto que habías imaginado?
CS: No del todo. Yo pensaba que tendría más aceleración y que sería más potente a medio régimen. En contrapartida, nunca hubiese imaginado una tracción tan buena, para mí, su punto fuerte. Al principio la frenada fue un problema, por lo que hizo falta modificar los reglajes que usaban el resto de los pilotos para adaptarla a mi pilotaje. Es uno de los terrenos en los que hemos hecho un gran progreso a lo largo de la temporada.

 

SM: Los problemas que ha tenido Rossi esta temporada con la Ducati supongo que te habrán aliviado…
CS: No he tenido necesidad de pensar en ello para estar seguro y orgulloso de lo que hice en Ducati, aunque haya llegado a estar desilusionado porque no logré hacerlo mejor de lo que lo hice. Todo el mundo creía que mi moto era genial, y por ello aún hay mucha gente que no me muestra respeto. Y es que tipos como Melandri o Hayden nunca han llegado a lograr lo que yo conseguí con la Desmosedici. Más bien estaba intrigado de cómo solventaría la papeleta Valentino… No esperaba que fuese tan rápido como yo lo había sido con la Ducati, pero tampoco me imaginaba que estaría tan atrás. Yo sabía que nunca ganaría. Yo creo que nadie se dio cuenta realmente de lo que habíamos llegado a hacer para ganar carreras con esta moto…

SM: ¿Cuándo Livio Suppo dejó Ducati para irse a Honda al final de 2009, tú ya sabías que te encontrarías con él en HRC?
CS: No, francamente. Yo me quedé decepcionado con que Livio se marchase; me sentí solo. Livio estaba en Ducati para resolver los problemas en el seno del equipo. Cuando se fue nos quedamos sin jefe. El sistema con dos jefes, de un lado Guareschi y del otro Cicognani, nunca acabó de funcionar. Dentro de un equipo es necesario que haya un verdadero jefe capaz de unir todo, los datos de puesta a punto, el aspecto deportivo, la política, las relaciones humanas. Yo no fiché por Honda porque estaba Livio. Simplemente se me ofreció un paquete técnico que me interesó. Que Livio estuviese en HRC me resultó placentero, evidentemente.

SM: ¿Cuál es el piloto que consideras tu más duro rival, con el que te gusta batirte?
CS: Es difícil de decir sólo un nombre. Yo diría Jorge, pero también Dani. Son dos adversarios siempre limpios. Nos respetamos y nunca hay malos rollos entre nosotros, incluso si no nos regalamos en pista. Valentino también es un piloto contra el que es interesante entrar en un mano a mano, aunque desgraciadamente esta temporada no ha llegado la oportunidad de hacerlo…

SM: Si tuvieses que elegir a uno de tus adversarios para irte de vacaciones con él, ¿a cuál elegirías?
CS: Colin Edwards o Spies. Creo que haríamos buenas migas, sin duda.

SM: Cristian Gabarrini, tu jefe de mecánicos, dice que tú eres el piloto que menos usa las asistencias electrónicas de la moto. ¿Piensas que ello te va a ayudar con las nuevas 1.000?
CS:
Sí, es verdad que uso mucho menos la electrónica que mis compañeros de equipo. No puedo compararme con los pilotos del resto de equipos porque no conozco sus reglajes. No me gusta el tacto que ofrece la electrónica y prefiero adaptar mi estilo a las características de la moto; confío mucho en mi feeling. Es una manera de sentirse más libre. En lo que respecta a las 1.000, eso lo veremos la próxima temporada, pero, sinceramente, no creo que el aumento de cilindrada vaya a cambiar mucho las cosas respecto a ésta.

SM: Cristian comenta que has hecho grandes progresos en las fases de frenada y que no hace mucho era uno de tus puntos débiles.
CS: Sí, es verdad que era mi punto débil. Cuando aprendes a correr en dirt-track, aprendes a rodar con una moto sin freno delantero. Cuando comencé a competir en circuitos de asfalto tuve que entrenarme mucho las frenadas. Y es que nunca frenaba lo bastante tarde. En 125 y en 250 yo tenía problemas en este punto frente a mis adversarios. Pero hoy pienso que ya soy de los mejores frenadores.

SM: ¿Ya no tienes ningún punto débil?
CS:
No, no creo. Ya puestos, pienso que no estoy todavía lo suficientemente fuerte como me gustaría. Por esto me entreno mucho; aún puedo mejorar.

SM: Tú estás muy ligado a tu tierra natal, Australia. ¿Fue muy fuerte dejar tu país a los 14 años para irte a vivir a Inglaterra?
CS: No ha sido difícil. Yo era joven y miraba al futuro. Yo estaba con mis padres, pero era una aventura. Sin embargo, cundo volví a Australia dos años más tarde, sí que me fue más difícil volver a dejarlo atrás. No había calculado cuán diferente sería Europa de Australia…

SM: ¿Y hoy en día sigues teniendo el mal del país?
CS:
Sí, estar lejos de casa es duro. Todo sería más fácil si fuese americano, ya que podría volver más asiduamente. Australia está muy lejos y, además, es muy caro. Y, aun y así, cuando vuelvo allí, aún debo tomar un segundo vuelo interior y hacer una hora de coche para llegar a casa...

SM: Es por esto que muchas veces declaras que no estarás compitiendo toda tu vida.
CS: No tengo ganas de competir hasta que tenga 40 años, es verdad. Quiero parar cuando aún tenga suficiente energía para hacer otras actividades.

SM: Doohan piensa que cambiarás de opinión. Él dice que la victoria es como una droga y que te ve acumulando títulos…
CS:
(Risas). Sí, es verdad, me gusta ganar, es verdad. Pero el sentimiento de poder hacerla ya es de por sí una droga. Y si me gusta ganar, también me gusta estar tranquilo, lejos de los circuitos.

SM: Vayamos con los veteranos. Wayne Rainey se ve reflejado en ti y dice que eres un piloto de la vieja escuela. Ya puestos, todo tú eres old style: casado a los 21, con un hijo a los 26…
CS:
Sí, puede que yo sea un poco old style, pero estoy orgulloso de ello. Yo siempre he sabido hacia dónde quería llevar mi vida. O quería ser campeón del mundo y lo he sido dos veces. Quería casarme joven y lo he hecho con una mujer perfecta. Quería tener un hijo y está a punto de nacer; y seguro que será una experiencia maravillosa.

SM: ¿Y el próximo reto?
CS: ¡Tener un segundo hijo!

Fotos de 'Stoner: "... No imaginaba que Valentino estaría tan atrás"'

 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"