Triumph Bonneville Speedmaster 2018, la Bobber “amable”


Vota

0 0

Triumph acaba de desvelar en Inglaterra su nueva Speedmaster, nueva Modern Classic a medio camino entre la Bonneville y la Bobber.

No cabe duda, nada más verla, que la nueva Speedmaster hereda todo el ADN de custom clásico de Triumph, aunque con una interpretación que camina entre dos tierras pues recoge muchos aspectos de la extremada Bonneville Bobber y otros de la versátil y amable Bonneville T120. La nueva inglesa llega para ampliar la numerosa familia Modern Classic -que ya cuenta con ocho integrantes- y a convertirse en un nuevo “icono del clásico estilo custom británico”, tal y como afirmaban sus responsables, que recuperan el nombre de un mítico modelo que ha estado 15 años en catálogo de la casa y que nada tiene que ver con la nueva generación, en donde confluyen el confort, la manejabilidad y las prestaciones sin renunciar al 'British Style'.

La nueva Speedmaster equipa el propulsor bicilíndrico en paralelo refrigerado por agua de nueva generación de la Bonneville T120, caracterizado por su gran par motor (106 Nm a 4.000 rpm, un 42% más que la Speedmaster de 2015) y por una potencia máxima de 77 CV a 6.100 rpm (un 25% más). El sonido del escape es más profundo y ronco que en la Bonnie. Como en el resto de la gama, dispone de acelerador electrónico con dos modos de conducción ("Road" y "Rain"), ABS de última generación y control de tracción desconectable, así como embrague asistido anti-rebote y control de velocidad con un único botón. 

Para enjaular el propulsor, se ha usado el mismo chasis que la Bobber, aunque con modificaciones que generan unas geometrías más confortables y manejables, y usa el característico basculante tubular que oculta la amortiguación trasera para generar ese aspecto rígido 'hardtail' de la parte trasera.

La posición, en comparación con la Bobber, es más cómoda y relajada, con un manillar más cercano y unas estriberas adelantadas, así como un asiento más mullido. Se puede configurar fácilmente para una o dos plazas (la Bobber sólo es monoplaza). 

La parte ciclo queda completada con una horquilla delantera de 41 mm y 90 mm de recorrido y un mono-amortiguador trasero oculto, ajustable en precarga, con 73 mm de recorrido de la rueda, así como un un potente sistema de frenos que usa delante un doble disco de 310 mm con pinzas Brembo de doble pistón, y detrás un disco de 255 mm con pinza Nissin de un pistón. Las llantas de radios son de 16'' y el depósito de combustible es de mayor tamaño 12 litros).

A nivel de diseño, destacan los rasgos tradicionales de la Bonneville, como el depósito esculpido, las aletas del motor mecanizadas, el sistema de inyección oculto bajo falsos carburadores, el inteligente recorrido del colector, las abrazaderas de escape con aletas y los fuelles de la horquilla de goma.

El equipamiento queda completado con un faro delantero de LED con un distintivo patrón de luces de conducción diurna y un panel de instrumentos de una esfera con numerosas funciones.

Los colores disponibles en los concesionarios son: Jet Black, Cranberry Red y Fusio White/Phantom Black. Con fines de personalización, la nueva Speedmaster ofrece dos kits de inspiración (Highway y Maverick) y más de 130 accesorios originales. 

Fotos de 'Triumph Bonneville Speedmaster 2018, la Bobber “amable”'

 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"