Valencia contra las motos: fuera del carril bus y menos aparcamientos


Vota

0 0

La nueva ordenanza de Movilidad de la ciudad de Valencia prohíbe la circulación de las motos por el carril bus y dificulta aparcar en las aceras.

A los gobernantes de la ciudad de Valencia parece que no le gustan mucho las motos. La nueva ordenanza de Movilidad de la ciudad que ha entrado en vigor el pasado 8 de junio expulsa a los usuarios de motos del carril bus y endurece la regulación del aparcamiento en las aceras ofreciendo, según informa la Asociación Nacional de Empresas del Sector de Dos Ruedas (ANESDOR), “soluciones insuficientes y sin un criterio homogéneo en su ubicación”.

De esta forma, la ciudad, en la que el volumen de vehículos de dos ruedas ha crecido en los últimos 5 años un 4,8% alcanzando un total de 86.434, obvia los criterios en materia de movilidad y seguridad vial que han guiado a la mayoría de las grandes ciudades europeas en esta materia, como Londres (donde la autoridad de tráfico decidió incluir a las motos en el carril bus tras considerar probado que esto representaba beneficios tanto en seguridad vial como en cuestiones medioambientales) o Madrid, donde la incorporación de las motocicletas y ciclomotores al carril bus supuso un descenso en número de muertos y heridos graves de un 15% en los 5 años posteriores a su puesta en marcha.

Y esto, a pesar de que en ese periodo el parque de motos creció un 27%”, explican desde la patronal. “Quienes aglutinan en las ciudades un mayor número de accidentados graves son los colectivos vulnerables: especialmente peatones y los motoristas; cerca de un 75% del total”, añaden, y es por ese motivo que, según la entidad, la administración debería centrar sus esfuerzos en conseguir segregar el tráfico, atendiendo a las limitadas posibilidades de las que dispone, para conseguir la máxima seguridad de todos sus ciudadanos.

El Gobierno local de Valencia tampoco atiende a los numerosos estudios que demuestran que la moto, por sus dimensiones, facilita la descongestión del tráfico. “Si hubiera un 10% más de motos en una ciudad -explican desde ANESDOR-, se reducirían un 40% los atascos, algo que beneficia a todos y cada uno de los usuarios de la vía, incluido en transporte público”. Ni tampoco a criterios medioambientales, pues el uso de vehículos de dos ruedas ofrece a la administración unos resultados eficientes en términos de CO2, de NOX y de emisión de partículas.

En cuanto al veto al aparcamiento, la nueva ordenanza de la ciudad de Valencia dificulta el estacionamiento a los usuarios de motos en el centro de la ciudad estableciendo unas distancias en función del ancho de las aceras para que los viandantes no encuentren obstáculos. Como medida adicional, se han creado nuevas plazas de aparcamiento para motos, pero según ANESDOR “en número insuficiente y sin un criterio homogéneo en su ubicación. Se olvida a este respecto que los motoristas no aparcan en la acera por gusto; es el espacio que tradicionalmente se les ha dado. Es razonable esperar que los ciudadanos que se desplazan en moto cuenten en la calzada con una proporción de espacio equilibrada al peso real que tienen en el total del parque de vehículos, que en el caso de Valencia es del 14%”.

Con este objetivo, desde ANESDOR proponenque la primera plaza para coches contigua a un paso de cebra se convierta en una plaza de motos y que esto se efectúe, de la misma forma, en los cruces de baja visibilidad, con la plaza más próxima a la intersección. Una combinación que permitiría incrementar el número de plazas, simplificar su localización a los motoristas y aumentar la visibilidad de los cruces para todos los usuarios de la vía, incluidos los peatones”.

Los usuarios de moteros también han mostrado su desacuerdo con la nueva medida. La Asociación Mutua Motera ha explicado que “a pesar de que todos los estudios demuestran que la moto es parte de esa solución a la movilidad urbana en algunas ciudades de nuestro país sin embargo, el criterio técnico no importa, lo que importa es lo que piensa el concejal o el alcalde de turno y si a éste no le gustan las motos, directamente se legisla contra la moto y en favor de los medios de transporte de su preferencia, a pesar de que ello implique un grave perjuicio para la movilidad y el medio ambiente de la ciudad que gobiernan y como siempre, los que pagamos el resultado de este tipo de políticas, somos los ciudadanos”.

Fotos de 'Valencia contra las motos: fuera del carril bus y menos aparcamientos'

 
Da tu opinión

Comentarios (1)

  • peewee69
    peewee69 10-06-2019

    A lo mejor es relevante informar de que el Gobierno Local está formado por Compromís con el apoyo de PSPV-PSOE y València en Comú

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"