Visita a KSR Group: Algo está pasando en el centro de Europa


Vota

0 0

Viajamos a la localidad austríaca de Krems para conocer los cuarteles generales y ambiciosos planes de la compañía que fabrica las Lambretta, Malaguti y Brixton

Hinckley, Munich, Borgo Panigale, Mattighofen, Mandello del Lario... Son algunos de los nombres de las ciudades europeas más ilustres en el sector de las dos ruedas. Urbes emblemáticas por acoger la sede de históricos fabricantes como Triumph, BMW, Ducati, KTM o Moto Guzzi -respectivamente-... una lista a la que podemos sumar a partir de ahora a Krems, una ciudad de la Baja Austria en donde se ubican los “headquarters” de KSR Group, el nombre de una compañía multidisciplinar que, a pesar de tener más de 100 años de vida, es poco conocida por el momento en nuestro ramo ya que sus inicios como fabricante de vehículos tan sólo se remontan a 2003, pero a la que poco a poco iremos escuchando con más frecuencia, pues a ella tendremos que referirnos cuando hablemos de dos firmas tan populares como Lambretta y Malaguti, o de otra joven marca que está creciendo a ritmos galopantes como Brixton.

Las tres son las joyas de la corona de esta empresa europea, su propietaria y, por tanto, encargada de su desarrollo y fabricación. Junto a Lambretta y Malaguti, el grupo tiene sus propias marcas: la citada Brixton, KSR Moto (scooters, motos y eléctricos), A-To (vehículos de ocio y e-movilidad), y Doc Green (bicicletas de pedaleo asistido, vehículos de diversión y electrodomésticos), todas ellas con distribución a nivel mundial.

Pero además, KSR Group es un conglomerado multimarca que también se ocupa de la distribución en medio continente de otros reconocidos sellos como Royal Enfield, Benelli, CFMoto o NIU, entre otras.

Actualmente, las ventas anuales del grupo ascienden a 60.000 unidades y se han propuesto el objetivo de alcanzar a lo largo de 2019 las 80.000 y una facturación de 100 millones de euros (por los 88M de 2018), exportadas a 52 países de todo el mundo, 13 de distribución directa y 39 a través de importadores.
Asimismo, la empresa cuenta con estructura propia de ventas y soporte técnico con subsidiarias en España, Italia, Suiza, Francia, Austria y el BENELUX. Su red de concesionarios en el continente es a día de hoy de más de 2.000 puntos.

Grupo KSR sigue una estrategia multimarca para tener una cobertura de mercado más completa -nos explicaban sus responsables-, y para disponer de diversos efectos de sinergia, que permiten, por ejemplo, tener los mismo costes de programación en los sistemas de pedido de piezas de recambio tanto si se trata de 1 como de 15 marcas”.
Desde la marca también nos argumentaban que esto asegurará la gestión sana y el crecimiento del Grupo KSR y afianzará una base sólida (sistema de garantía, servicio postventa), y por otra parte, también permite mantener a corto plazo marcas/modelos/segmentos “debilitantes”.

Sin duda, esta empresa fundada en 1916 está adquiriendo cada vez mayor repercusión, principalmente en el segmento de motos de baja cilindrada y de perfil económico que están logrando gran aceptación entre el público joven europeo.

Pero la estrategia del grupo en el mercado español no sólo pasa por contar en su catálogo con modelos que despierten interés por su bajo coste de adquisición y mantenimiento, sino también con otros que inspiren tradición y cultura motera... En España, KSR sólo trabaja con sus propias marcas.

Brixton, un gran potencial en clave vintage

Es una marca propia lanzada hace tan sólo dos años centrada en el desarrollo de motos de corte vintage y bien equipados, y cuya gama es cada vez más variada, con cilindradas que van desde los 125 cc hasta el medio litro de cilindrada, y con versiones Café Racer, Scrambler, Roadster, etc. En su corta vida ya ha despachado más de 10.000 unidades y cuenta con un diseño nacido de la cooperación con agencias como Kastner (agencia londinense de publicidad de Red Bull), encargado además de la identidad visual y completando una oferta “lifestyle” realmente atractiva para las jóvenes generaciones de motoristas urbanos que buscan un vehículo distintivo e identitario con aires “británicos”.

El catálogo está conformado actualmente por la BX 125 (ofertada en seis versiones: estándar, X, R, SK8, Felsberg y Haycroft) con precios que no superan los 2.699 €; la Glanville 250 X (3.699€) y Saxby 250 (3.599€); y está al caer la nueva Brixton 500, que se comercializará a principios de 2020 y cuyo prototipo ya hemos podido ver en los pasados salones.

Lambretta, con el aroma de siempre

Es el gran “fichaje” de KSR. La icónica firma italiana fundada en 1933 por Ferdinando Innocenti que, tras pasar en el último medio siglo por diferentes manos (British Leyland en 1966, Scooters Indian Limited en 1971, Alejandro de Tomaso en 1975, FIAT en 1990) es desde 2017 propiedad del grupo KSR, que está intentando revitalizar el espíritu de los emblemáticos scooters, ya en fase de comercialización: cuenta con la V Special, disponible en tres motorizaciones -50, 125 y 200cc-, todas ellas con el clásico chasis monocasco de acero y motor 4T de aire. También hay disponible una versión con el clásico guardabarros delantero fijo 'pico de pato', y otra con él móvil que gira con la dirección, así como una edición especial, la V-Special Pirelli Edition, con color netro mate y detalles rojos.

El
prestigioso estudio Kiska (con KTM y Husqvarna como destacados clientes) ha sido el encargado de realizar el diseño de esta nueva generación de Lambretta manteniendo intacto el estilo de los años '60. Su fabricación y ensamblaje se realiza en China, con SYM como socio constructor y proveedor de mecánicas. No falta una gran variedad de accesorios y productos de boutique.

Malaguti, la apuesta por un sello histórico

A finales del año pasado saltaba la noticia de que la histórica marca boloñesa Malaguti retomaba la producción de manos de KSR Group, que había adquirido a la propia familia del fundador sus derechos a nivel global. Es el regreso de un sello con más de ocho décadas de trayectoria que, tras un parón productivo de ocho años (cerró la producción en 2011, excepto en Italia, donde mantuvo su negocio de motos, recambios y accesorios), arranca su vida comercial de nuevo para este 2019 con seis modelos, basados en vehículos ya conocidos dentro de otras marcas -como Derbi y Gilera/Aprilia- y que en esta ocasión lucirán el emblema de la casa fundada en 1930 por Antonio Malaguti.

Parten de una gama principalmente formada por motos de octavo de litro, con motores monocilíndricos de 125 cc con refrigeración líquida e inyección electrónica que entregan potencias máximas de
14,75 CV, y en la que encontramos la supermoto XSM 125, la cross-country XTM 125, la naked deportiva Monte Pro 125, la adventure Dune 125 y la deportiva RST 125.
Además, en el catálogo se incluye el maxiscooter Madison 300, de diseño deportivo, impulsado por un propulsor monocilíndrico de 278 cc, que incluye refrigeración líquida e inyección electrónica y cuya máxima potencia está en los 21,45 CV.

Desde la marca aseguran que, además de estos seis modelos iniciales, tienen previsto lanzar en los próximos meses motocicletas de mayor cilindrada y scooters de tres ruedas, así como la presentación de una gama eléctrica.

La visita

El pasado 9 de julio fuimos invitados por los responsables de KSR España a conocer por dentro los cuarteles generales y los ambiciosos planes que la compañía tiene en marcha. Volamos al aeropuerto de Viena y desde allí nos desplazamos hasta Krems, una pequeña ciudad a orillas del Danubio situado a tan sólo 70 kilómetros al oeste de la capital y que goza de una ubicación muy céntrica que le permite la rápida distribución de sus productos por toda Europa. Concretamente en Gedersdorf, localidad del distrito de Krems, se levanta la nueva “casa” central de KSR Group, acabada de construir en 2017 y todavía en fase de ampliación, pues el grupo está expandiendo sus líneas de negocios y, además de vehículos, con la comercialización de bienes de consumo, como productos electrónicos, de cocina, etc.

A nivel productivo, KSR se encarga en su sede del desarrollo de sus marcas, del diseño (tanto de modelos como accesorios) y de la transferencia de la producción de sus vehículos, que se lleva a cabo en sus cinco oficinas de Asia (repartidas en China, Hong Kong y Taiwán) en donde trabajan 50 empleados en exclusiva para la compañía.

Desde allí, llevan a cabo la fabricación de sus modelos, “siempre con una constante monitorización y supervisión para el control de la calidad de nuestros productos, que tienen que superar los estándares de calidad necesarios para el mercado europeo”, nos explicaba un responsable de KSR durante nuestra visita, que añadía: “y si es necesario también directamente con los trabajadores de la línea de montaje, no sólo a nivel de dirección”.

Además de trabajar in situ con las fábricas productoras, le sirven de apoyo en la selección de proveedores de piezas. Asimismo, KSR dispone de un centro de pruebas en Asia, unas completas instalaciones donde realizar simulaciones sobre diferentes superficies y condiciones para testar sus nuevos modelos.

Las instalaciones

En un área de 12.500 metros cuadrados se levantan en Gedersdorf dos naves de más de 1.150 m2 cada una. Allí dentro, pudimos visitar las oficinas desde donde se centraliza a nivel mundial toda la gestión, las compras, la disposición de vehículos, el marketing, la tramitación de garantías y las ventas internacionales. El equipo, que desde 2015 está creciendo a un ritmo medio de 20 empleados al año, está formado en la actualidad por 105 personas repartidas entre las diferentes áreas. La compañía a nivel mundial emplea a 136 personas.

Pero además, en esta novísimas instalaciones pudimos visitar el gran almacén de repuestos en su mayoría automatizado en el que se almacenan más de 800.000 piezas y que permite abastecer a toda Europa en un máximo de 24 horas. Se trata de una superficie de 3.840 m2 con espacio para 7.060 palets, capaz de enviar diariamente 500 paquetes con piezas de repuesto, y provisto de la última tecnología como dos ascensores Lean (sistema de puesta en marcha totalmente automático) con 5.000 artículos almacenados, listos entre 3 a 20 segundos para la venta rápida de piezas de recambio.

KSR posee una tienda online exclusiva para distribuidores donde se pueden realizar pedidos de piezas de recambio, accesorios y merchandising las 24 horas del día y 7 días a la semana. También permite el acceso a manuales de usuario, reclamaciones de garantía, etc.

La sede cuenta además con un espacio para taller y una gran sala de exposición que pudimos visitar y en la que se exhiben todos los modelos de las diferentes marcas fabricadas y/o distribuidas por KSR Group, tanto motos y scooters como ATV's.
Las oficinas de 860 m2, además de los departamentos mencionados, disponen de una área de formación para dealers. Nos contaban sus responsables durante nuestra visita que entre los planes de expansión a corto plazo tienen previsto una significativa ampliación de más de 2.000 m2 del almacén de piezas para mejorar su logística en el continente, así como la inclusión de un centro de diseño propio con fresadora de arcilla controlada por ordenador, que ampliará sus horizontes y posibilidades a la hora de desarrollar nuevos modelos.

Tras la visita a la sede, la jornada continuó de la mejor manera: los organizadores habían previsto una pequeña ruta en moto por las carreteras de la zona que nos permitió, no sólo admirar el paisaje local y sus idílicas poblaciones, sino también disfrutar y probar a ritmo “de paseo” algunas de las monturas que desarrollan en KSR.

Fotos de 'Visita a KSR Group: Algo está pasando en el centro de Europa'

 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"