Yamaha en la encrucijada


Vota

0 0

Rossi se quedará el tiempo que quiera, los zagales del Petronas están sacando la cabeza y Viñales no sale de la crisis.

Nadie señala a Maverick Viñales como culpable, ojo; pero sí como daño colateral de una situación que se mantiene en el tiempo. El sábado de poles en el Gran Premio de España en Jerez ha concluido con un escenario que define claramente el ambiente que se respira en la fábrica de los diapasones: Rossi sufriendo (y perdiendo) por librarse de la Q1, Viñales más atrás; y Fabio volando en pista, haciendo la pole y seguido de su compañero de equipo Franco Morbidelli. Ambos, ganando a un tal Marc que les acompañará en primera fila de parrilla.

Maverick Viñales ha concedido una interesante entrevista a mi compañero del diario El Mundo (un periodista deportivo que mira más mundos que MotoGP y, por lo tanto, es solvente) Javier Sánchez. Y el de Rosas ha brindado frases que reflejan la preocupación por la situación que le atenaza desde hace demasiado tiempo:

"Disfruto muy poco de la moto, estoy muy frustrado. En los tres años que llevo en Yamaha siempre he tenido el mismo problema: el agarre. En carrera el grip baja drásticamente y eso me afecta mucho. La moto no me funciona y pierdo un segundo por vuelta. No tengo la solución. Sé que la electrónica no está en el punto en el que debería estar. Estamos trabajando mucho en encontrar una solución, todavía no sé si en la dirección correcta, pero estamos trabajando mucho."

La presión de estar en una fábrica es demoledora; y este fin de semana en Jerez he podido confirmar "off the record" que el crédito de Viñales se va agotando en Yamaha. Él sabe que si sigue en esta dinámica no renovará con Iwata cuando acabe su contrato, a final de 2020. Pero eso es lo de menos, ahora: el problema es que no te hagan el caso que necesitas, en este momento.

En Argentina se vio un detalle que ha pasado desapercibido: Morbidelli tiraba al de Rosas, Jarvis hizo un gesto despreciativo y se leyó perfectamente en sus labios que se refería a Viñales. Y este viernes, el británico estaba presente y muy atento a lo que nos decía Valentino, para hacer mutis por el hospitality de Yamaha cuando le tocó el turno a Mack. Hablé con quien tocaba y me confirmó que, desde el buen rollo y la máxima profesionalidad, todos son conscientes de la gravedad de la situación tras este inicio de temporada en la que Maverick se ha llevado la peor parte. Solamente un milagro (que empieza por "m" como Michelin) puede darle la vuelta a la tortilla.

Fotos de 'Yamaha en la encrucijada'

 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"