Aprilia RSV 1000 R: Mejorando lo excelente

Publicado el 23/04/2010


Vota

0 0

Cinco años después del lanzamiento de la RSV, Aprilia ha revisado el modelo mayor de su gama. El resultado: una moto más bonita que va un poco mejor que el ya excelente modelo anterior.

Aprilia RSV 1000 R: Mejorando lo excelente

Vi que el piloto del mono rojo iba en serio porque se me coló como un cohete en la frenada de la segunda chicane y la pasó completamente tumbado. Yo pasé de apoyar una rodilla a apoyar la otra, tan rápido como me atreví, y di gas para salir zumbando hacia la derecha, mientras él seguía acelerando y ya me había sacado unos metros.

Incrementé mi ritmo en lo que quedaba de vuelta, pero no sirvió de nada. Me estaba peleando con uno de los probadores de Aprilia, alguien que conducía una moto que había contribuido a desarrollar en un circuito que conocía como la cocina de su casa. Cuando llegué a la recta de meta, ya había adelantado a otro y se me perdía en la distancia. Si yo hubiese conducido la misma RSV 1000 R Factory y él hubiese llevado la antigua RSV, tampoco habría podido aguantarle el ritmo, pero me habría acercado más, aproximadamente un segundo por vuelta, que es la ventaja que Aprilia dice que el nuevo modelo le saca al antiguo en Mugello.

Esta RSV de segunda generación se ha diseñado buscando que fuese más bonita y más compacta, pero, sobre todo, más rápida. La primera RSV se presentó a mediados de 1998 y catapultó a la firma de Noale al mercado de las superbikes, después de décadas de fabricar y hacer correr máquinas de pequeña cilindrada. Desde entonces se han vendido 27.000 Mille y la Aprilia ha cosechado algunos éxitos en los circuitos, ha ganado carreras del Mundial de Superbike, aunque no el título.

Hija de un escocés

Aprilia RSV 1000 R: Mejorando lo excelente


Ahora, tras cinco años, llega el primer gran rediseño, que ha afectado tanto al chasis como al motor, además de a la estética. El modelo original era una moto alta y voluminosa que, a pesar de su buena ingeniería, nunca destacó por su estética. En contraste, la nueva máquina es considerablemente más baja, con una posición más de carreras, con más aspecto de supermodelo italiana, aunque, irónicamente, su diseñador ha sido Martin Longmore, un escocés que vive en Múnich. El pliego de condiciones sobre el que trabajó el equipo técnico, liderado como antes por Mariano Fioravanzo, decía que era necesario mejorar el original en cualquier aspecto para conseguir una moto más compacta, más ligera y más eficiente.

Mantuvieron el chasis de doble viga y el motor DOHC de ocho válvulas, bicilíndrico, a 60 grados, pero hicieron cambios en la admisión, las entrañas del motor y el escape, lo que permitió subir la potencia a 138,7 CV a 9.500 rpm, en vez de los 130 del modelo antiguo. La nueva toma de aire de la RSV presuriza el airbox cuando la moto corre, lo que, en combinación con los nuevos cuerpos de inyección de 57 mm, permite aumentar la potencia un tres por ciento.

Aprilia llama al motor revisado V 60 Magnesium por el uso de este metal ligero en las tapas de culata y embrague. Dentro se han modificado los conductos de admisión de las culatas, se han montado nuevos muelles y otros árboles de levas, y se ha aumentado la zona de barrido. Las bielas son más reforzadas y el sistema de escape, de dos tubos, es de acero inoxidable, como el que Aprilia desarrolló para su participación en el Mundial de Superbike, hoy abandonada. Se ha modernizado también la electrónica con una nueva unidad central y un nuevo mapa de encendido e inyección, para mejorar el rendimiento a bajas vueltas.

Al igual que en la 999, se utiliza un sistema electrónico CAN (Controlled Area Network), que usa sólo dos cables para transmitir los datos a través del nuevo y más pequeño panel de control. Con el nuevo chasis se ha buscado mejorar el centrado de las masas para una mejor respuesta en el comportamiento dinámico. El cuadro de doble viga de aluminio, anodizado en negro en la versión Factory, tiene un 5 % más de rigidez torsional, a pesar de ser 600 gramos más ligero.

También el nuevo basculante es más ligero y más rígido que su predecesor y su pivote un poco más bajo y más hacia delante. El motor se ha movido 4 mm a la derecha para mejorar el equilibrio de la moto. Además de ser más ligero y más rígido, el nuevo chasis permite el paso del aire a través de la zona de la columna de dirección, para lograr una carga más directa del airbox. Por esta razón ha desaparecido el familiar faro de tres proyectores, que es sustituido por dos proyectores a cada lado de la apertura central del morro.

Entre otros cambios está la distribución del peso, el recorte en la altura del asiento, el basculante de dos brazos curvados y una reforma completa de todo el equipo eléctrico, incluyendo las luces y los instrumentos. Como antes, la gama RSV posee dos modelos, uno normal y otro más de carreras, con piezas de fibra de carbono, componentes Öhlins, amortiguador de dirección, ruedas OZ de fundición y pinzas radiales Brembo. Esta vez, sin embargo, al modelo normal se le llama RSV 1000 R y al superior, que hasta ahora era el R, se le denomina RSV 1000 R Factory (o Erre Factory, como dice el adhesivo del carenado en italianoinglés). Ambos modelos estarán disponibles en tres colores: negro, gris y rojo/gris.

Parecidos y diferencias

Aprilia RSV 1000 R: Mejorando lo excelente


La vista desde el puesto de conducción es más simple, gracias al panel, más pequeño, pero contiene la misma información y luce más la tija superior, que está recortada para reducir peso. Los intermitentes delanteros están montados en los espejos, los traseros en el conjunto posterior, al lado de la luz piloto. Con todas estas impresiones uno se hace ya la idea de una moto diferente, pero luego se comprueba que las características del motor en V resultan muy familiares. Girando lento para calentar los neumáticos noté la misma flexibilidad del propulsor, con una razonable aceleración a partir de 6.000 vueltas y una seria patada a partir de 8.000 rpm.

El bicilíndrico en V con doble eje de balance se notaba tan fino como siempre; si se le hacía girar rápido sacaba a la RSV de las curvas a un ritmo elevado, con la aguja del tacómetro recorriendo todo el dial hasta encenderse la luz de cambiar de marcha, al llegar a las 10.500 rpm, un poco antes de que actúe el corte de encendido. En la recta de meta de Mugello, que es de 1 km y cuesta abajo, iba pasando marchas y llegaba a los 250 km/h, justo cuando acababa de poner la sexta, y le hubiesen quedado unos 25 km/h, con más espacio por delante.

Para mejorar esta velocidad punta existe la opción de los escapes de titanio, que los mecánicos de Aprilia montaron tras la pausa de la comida. Le añadían una bonita sintonía de bajos a las notas del escape y permitieron a la RSV alcanzar los 275 km/h al final de la recta. Después de la recta de meta hay que frenar de lo lindo para entrar en una lenta curva de 180 grados a la derecha, una excelente oportunidad para que los Brembo mostrasen su gran y controlable potencia sin esfuerzo. Con 185 kg en seco, la Factory pesa 4 kg menos que la RSV normal (aunque no es más ligera que la Mille R original, de 1999), y la diferencia se nota en cada kilo que se rebaja.

En este punto se apreciaba también el buen funcionamiento de la horquilla Öhlins, con recubrimiento TIN, y del rígido chasis porque la Aprilia era capaz de tremendas frenadas estando tumbada, sin ninguna intención de sacudir la dirección, y luego aceleraba subiendo la siguiente colina con sorprendente precisión. En el siguiente tramo se agradecía la presencia del amortiguador de dirección Öhlins, escondido dentro del carenado, porque la 1000 R iniciaba a veces una rápida oscilación de la dirección mientras cambiaba la moto para prepararme para la siguiente curva de izquierdas, mientras la pista seguía subiendo y la Aprilia seguía acelerando, en segunda, sin casi ningún peso en la rueda delantera.

En algunas motos me habría preocupado la posibilidad de un shimmie, pero no en ésta. La Aprilia siempre recuperaba casi instantáneamente su posición, antes de que le tocase tumbarse para la siguiente chicane, siempre al límite de mi atrevimiento con los pegajosos Pirelli Dragon Supercorsa; el trasero es un 180/55 montado en una llanta de seis pulgadas.

Ajustes de suspensión

Aprilia RSV 1000 R: Mejorando lo excelente


Los ajustes de suspensión con los que se entrega la moto hubiesen sido adecuados para la carretera y no dudo que para muchos probadores en circuito, pero la Factory resultaba un poco floja para mis 85 kg, especialmente atrás. Darle más precarga y más amortiguación en compresión atrás agilizó la dirección tras la comida, pero no era bastante. La Aprilia requería un esfuerzo mayor del que esperaba para girar y se me abría un poco en algunas curvas.

Mejoró ligeramente levantándola un par de milímetros, pero acabé mi sesión convencido de que las cosas habrían mejorado si se hubiese levantado un poco más de atrás. A pesar de eso, la máquina seguía inspirando confianza y se mostró soberbiamente precisa, como siempre ha sucedido con la Mille, cuyo buen comportamiento se ha mejorado con esta nueva versión, más manejable. Una vez dicho esto, hay que decir también que aunque no me llegué a sentir apretujado en la Factory, muchos probadores altos hemos recordado el espacio de la antigua versión. Claro, no se puede tener todo, pero un poco de ergonomía ajustable, como en la 999, habría estado bien.

Al menos la pantalla protege razonablemente bien y hay muchos detalles de buen acabado, como los intermitentes delanteros integrados en los espejos de desmontado rápido, los traseros integrados en el asiento y el soporte de la matrícula, también de desmontaje rápido. Todo ello, junto al cronómetro de tiempos por vuelta, será muy útil para hacer unas tandas en circuito. Un detalle de las RSV que muchos propietarios han apreciado es su precio, muy competitivo para tratarse de una superbike italiana. La Factory, el modelo superior, costará un poco menos que la Ducati 999 básica, la 1000 R será sustancialmente menos cara. La nueva RSV es más pequeña que su predecesora, pero te siguen dando mucha moto por tus euros.


Roland Brown
Fotos: Milagro, R.B. & Aprilia

La alternativa

KTM RC8 R 1190 IDM. Ganar en tierra hostil

Alcanzar un objetivo no siempre es fácil, pero si se persevera, es muy probable que se consiga, aunque por el camino haya que aportar grandes dosis de convicción, ilusión, trabajo y esfuerzo. Esto es lo que ha llevado a KTM a tener una moto ganadora en el IDM.

 
Da tu opinión

Comentarios (1)

  • cunetas
    cunetas 02-05-2011

    una de las motos mas bonitas del mercado y su motor una maravilla v60.es

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"