Benelli 502C (prueba): ¡Pisando fuerte con el A2!


Vota

0 0

En Pésaro han configurado una robusta y potente 'urban cruiser' de media cilindrada que sorprende por su empaque y capacidades dinámicas.

Benelli nos sigue dejando con la boca abierta con cada nuevo modelo que pasa por nuestras manos. La revitalizada firma italiana en propiedad del grupo chino Qjian Jiang continúa ampliando su catálogo con modelos de baja y media cilindrada que, junto a una interesante relación calidad/precio, son capaces de satisfacer por su buenhacer y rendimiento dinámico, así como por su moderna y atractiva presencia.

Estamos ante una marca que demuestra año a año su capacidad y compromiso para desarrollar motocicletas casadas con los gustos europeos, pero redimensionadas para adaptarse a ese nuevo 'purgatorio' por el que deben pasar los jóvenes antes de poder acceder a una moto sin límite de potencia, el carnet A2.

Es sin duda uno de los mercados en auge en nuestro continente y lo demuestran tanto las cifras de matriculaciones cada vez mayores de motos limitadas o limitables para esta licencia como en el gran abanico de modelos disponibles de como máximo 500 cc y 47 CV que se ha ido abriendo en los últimos años por parte de los principales fabricantes del sector.

En los últimos dos años la casa de Pésaro se ha abierto camino sin complejos en nuevos segmentos y ha lanzado un nutrido grupo de novedades entre las que encontramos un poco de todo y en diversas cilindradas, trails, scramblers, nakeds, etc. de 125, 250, 400, 500 y hasta de 750 cc (está por llegar la nueva 752 y una Leoncino 800), conformando una de las ofertas actuales más variadas en el mercado A2 y plantando en los concesionarios monturas asequibles que no han tardado mucho en recoger buenos resultados comerciales, sobre todo su TRK 502 y su Leoncino 500.

La marca del león se ha convertido en una de las más animadas para todos aquellos usuarios con el carnet A2 que desean iniciarse en el mundo de las dos ruedas sin grandes desembolsos pero al mismo tiempo optan a una montura capaz de ofrecer un comportamiento suficientemente emocionante. O también para expertos usuarios que valoran ante todo la facilidad de uso y escasos costes que aporta en el día a día una máquina de estas características.

Benelli 502C, Urban Cruiser

Una de las novedades más esperadas de Benelli para este 2019 es la 502C, una cruiser de personalidad urbana que se convierte en todo un 'rara avis' del sector, en el que abunda modelos custom de medio litro pero ninguno con la configuración de esta italiana, a medio camino entre una custom clásica y una musculosa roadster.

Fue presentada en su versión definitiva durante el pasado salón de Milán y desde el primer momento a nadie le quedó la menor duda de que el diseño de la nueva 502C ha estado inspirado en el de otra italiana con nombre 'demoníaco'...

Su cuerpo desnudo de líneas limpias y corpulentas deja todo al descubierto, empezando por uno de los componentes más interesantes del modelo, ese chasis mixto en el que se combina un clásico entramado de tubos de acero en la parte delantera con dos pletinas también de acero en la trasera, que sirven de apoyo al basculante tubular de acero, desde el cual nace el soporte de la matrícula ubicado tras la rueda posterior.

Este 'esqueleto' híbrido se asocia con unas robustas suspensiones compuestas por una horquilla delantera invertida con barras de 41 mm de diámetro y un recorrido de 125 mm y, detrás, un amortiguador en posición central, que permite la posibilidad de regularlo en precarga, y que ofrece un corto recorrido de 50 mm.

La frenada no se queda atrás en términos de solvencia y recurre a una pareja de discos semi-flotantes de 260 mm delante, mordidos por pinzas radiales de 4 pistones, y un sólo disco trasero de 240 mm y pinza de anclaje axial con monopistón. La parte ciclo queda asentada en el asfalto sobre unas llantas de aluminio de 17 pulgadas en ambos trenes y calzadas con neumáticos de medidas 120/70 delante y 160/60 detrás.

Motor: no se puede pedir más

El bastidor es el encargado de enjaular un propulsor que ya conocíamos y del que habíamos dado buena cuenta cuando lo probamos en otros modelos de la casa como la TRK y la Leoncino. Se trata del conocido bicilíndrico en línea de 499,6 cc con doble árbol de levas en cabeza, cuatro válvulas por cilindro y refrigeración líquida, dueño de una potencia máxima de 47,6 CV a 8.500 vueltas y un par de 45 Nm a 5.000 rpm.

Es decir, unas prestaciones que suponen el techo de la categoría A2 y que por tanto no requieren de limitación para su uso por parte de usuarios con este carnet y que convierten a la 502C en la idónea moto-escuela para quienes se dejen seducir por los encantos de este 'urban cruiser'.

El precio ajustado de la moto, conlleva, por ejemplo, la total ausencia de ayudas electrónicas a la conducción a excepción del obligado sistema ABS y la inyección. Por tanto, no encontraremos modos de conducción, control de tracción ni ninguna otra intervención electrónica. Pero lejos de considerarlo un hándicap, en la Benelli no se echan en falta estas modernidades, muchas veces innecesarias cuando hablamos de motos con prestaciones intermedias como es el caso.

Esta mecánica queda vinculada a una caja de cambios de 6 velocidades accionada por un embrague multidisco en baño de aceite. Para el escape, se ha recurrido a una llamativa salida doble por el flanco derecho de la moto.

Pequeña-gran cruiser

Aunque también está disponible en colores granate y azul mate, la unidad de pruebas, como se puede ver en las fotografías que acompañan este artículo, se trataba de la versión con el depósito de color negro mate, generando un look totalmente oscurecido en el que resaltan los escasos elementos metálicos como la horquilla, el escape, los discos de freno y una sutil gráfica en el depósito de combustible que acompaña al logo de la marca en el lateral del mismo.

La imagen casa a la perfección con los amantes del estilo 'dark custom' y con los complementos de equipación que no pueden ser otros que una cazadora de piel y unos vaqueros de moto (si me permiten la sugerencia...).

La moto tiene unas generosas dimensiones pero no resulta comprometida, sobre todo a nivel de accesibilidad. Influye mucho la escasa altura del asiento (750 mm) y la estrechez del mismo, que permiten apoyar los dos pies en el asfalto con toda la confianza.

Hay que decir que las maniobras en parado nos resultaron algo pesadas, y es que la 502C se va en la báscula hasta los 217 kg, una cifra a considerar. Sin embargo, esta sensación desaparece en cuanto nos ponemos a andar y la Benelli resulta ser una moto maniobrable y bastante ágil en cuanto coge algo de velocidad.

Cómoda ergonomía

Una vez a bordo, llama especialmente la atención la anchura de su depósito, un tanque de 21 litros que asegura una generosa autonomía superior a los 400 km, y que monopoliza nuestro campo de visión, junto a un cuadro de instrumentos digital TFT de buenas dimensiones y una completa información que incluye la marcha engranada (además de los habituales indicadores de temperatura del motor, nivel de gasolina, cuenta revoluciones, velocímetro y cuenta-kilómetros) y al que le cambia el color en función de la cantidad de luz. Tan sólo podríamos pedirle que mejorara su visibilidad cuando el sol incide directamente sobre él.

Me sucedió al subirme por primera vez a la 502C que mis pies buscaban las estriberas en la zona central de la moto, como si de una naked se tratara, hasta que recordé que la italiana, como buena custom, las ubica en una posición adelantada.

La postura a bordo es realmente confortable, con la espalda erguida, las piernas estiradas y las manos agarradas cómodamente a los puños del alto y anchísimo manillar de 940 mm, una ergonomía clásica del segmento custom, pero sin exagerar.

El asiento biplaza de dos alturas no es muy generoso pero ofrece un agradable mullido y una forma bastante ergonómica para el conductor. Para el pasajero es menos benévola, pues el colín es realmente corto y la parcela de asiento que le corresponde tan ínfima que no podría destinarse a otra cosa que no fuera meros transportes urbanos o desplazamientos de corta duración.

Llama la atención el diseño de la zaga, de clara inspiración Diavel, con un colín corto que integra el logo de Benelli que se ilumina, con las luces de posición y freno a ambos lados e intermitentes integrados en el porta matrículas 'flotante' anclado al basculante. También destaca la bella óptica delantera. Todas las bombillas de la moto son led.

Benelli 502C: Cómo va

La 502C tiene una clara vocación de paseo o al menos para el disfrute de su piloto en esos trayectos de corta y media distancia entre sus lugares favoritos de fin de semana. Pero también para una utilización urbana, pues esta moto tiene la predisposición, por manejabilidad y contención de costes, de ser usada también en el día a día.

Además, en la ciudad es todo un reclamo visual, gracias a ese empaque musculoso y aparente del que tanto gozarán los más jóvenes (¡y no tan jóvenes!). A simple vista, parece una moto de mayor cilindrada. Y sin desatender la buena relación calidad/precio Benelli ha desarrollado un producto correcto a nivel de acabados y detalles, bien cuidados.

Pero si la estética juega una baza clave en la 502C cuando está parada, el motor es uno de sus principales atractivos en marcha. Este conocido bicilíndrico, que la marca de Pésaro ha ido afinando, destaca por tratarse de una propulsor de agradables reacciones, una mecánica llena, no solo en bajos y medios, sino también capaz de ofrecer una interesante estirada en altos. Sube de vueltas con bastante rapidez y progresividad y trabaja en todo momento muy suave.

Apenas se perciben vibraciones o traqueteos cuando enroscamos el puño del acelerador a bajos regímenes. Sus 48 CV son más que suficientes para el cometido que antes describíamos, e incluso nos puedan dar emocionantes ratos de diversión en una carretera de curvas.

Que nadie se espera 'patadas' o aceleraciones de infarto, pero sí unas equilibradas prestaciones y un rendimiento en todo momento agradable. Y es que la moto ofrece una conducción muy controlada. Se gobierna con confort desde el ancho manillar, y permite 'palanquearla' con suma facilidad.

La rigidez de su solvente chasis multitubular queda bien respaldada por su gruesa horquilla, de buena firmeza, y por un sistema de frenada con mordiente, aunque con un tacto de freno que nos resultó poco dosificable.

La única nota discordante suena en la parte trasera, pues su corto amortiguador de 50 mm, de tarado algo seco y duro para nuestro gusto, parece descomponerse con cierta frecuencia cuando impacta con alguna irregularidad del asfalto. También le podríamos alguna pega al cambio de seis velocidades, de tacto algo duro para el pie, aunque preciso y sin holguras aparentes.

Conclusión

Benelli ha resurgido con fuerza, intentando revivir sus años dorados, pero esta vez poniendo una adecuada base con el lanzamiento de modelos con buena tirada comercial, antes de aventurarse en otras categorías de mayor compromiso tecnológico y riesgo.

La última en llegar este 2019, la 502C, le abre las puertas a la casa italiana a un segmento hasta ahora inexplorado, el de las Custom Cruiser para el A2, que ha configurado sobre un motor de 500 y chasis conocido y afinado en otros modelos para, continuando con la filosofía, enfocarse a usuarios jóvenes que deseen una moto pintona que te enorgullezca llevar por su apariencia de macho-bike, pero al mismo tiempo agradable de conducir para el día a día y suficientemente emocionante para tus escapadas de fin de semana (en solitario, eso sí).

Además, llega bien equipada, con una parte ciclo robusta y una calidad bastante correcta. En definitiva, una manera de entrar 'pisando fuerte' en el mundo de las dos ruedas...

Highlights Benelli 502C 2019

Precio: 6.399 € (3 años de garantía) con promoción de lanzamiento de 5.999 €

Motor bicilíndrico en línea de 499,6 cc y refrigeración líquida

Potencia máxima de 47,6 CV a 8.500 vueltas y un par de 45 Nm a 5.000 rpm

Chasis entramado de tubos de acero y basculante tubular de acero

Horquilla delantera invertida con barras de 41 mm de diámetro

Amortiguador en posición central regulable

Frenada delantera con dos discos semi-flotantes de 260 mm, con pinzas radiales de 4 pistones

Llantas de aluminio de 17 pulgadas en ambos trenes

Neumáticos de medidas 120/70 delante y 160/60 detrás

Altura del asiento 750 mm

Peso 217 kg

Depósito de combustible de 21 litros

Cuadro de instrumentos digital TFT

Luces con tecnología LED

Fotos de la Benelli 502C

Fotografías por: Sessantuno (Guillem Hernández)
 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"