Benelli Adiva 250: Ande yo caliente...

Publicado el 03/02/2010


Vota

0 0

Las sensaciones más habituales en una motocicleta o scooter son las de sentir el aire chocar contra nuestro casco. Pero también existen scooters que nos ofrecen otras sensaciones...

Benelli Adiva 250: Ande yo caliente...

Uno de los inconvenientes de conducir una moto es, sin duda, la lucha contra los elementos meteorológicos. En nuestro país nos podemos considerar afortunados en este sentido, pero en otros de tradición motociclista más fríos, como Francia o Alemania, es un tema a considerar.

El concepto de moto carrozada siempre ha rondado por las cabezas de los fabricantes, pero solamente BMW lo había llevado a cabo con su C1, y sin demasiado éxito comercial. El poder disfrutar de todas las ventajas de una moto pero sin sus inconvenientes principales es una idea muy atractiva y con un vacío comercial importante.

El fabricante Adiva inició este proyecto para la marca italiana Benelli, con la colaboración de Renault. El proyecto, liderado por el empresario italiano Nicola Pozio, fue presentado mundialmente en el año 2002, y ahora en 2007 llega la renovación absoluta del modelo.

Concepto particular

Benelli Adiva 250: Ande yo caliente...

Crear un scooter con techo representa una investigación en seguridad de varios años; conseguir una moto con todos los lujos de un coche no es fácil. Éste permite que los dos ocupantes gocen de una buena comodidad, especialmente el trasero, que dispone de un generoso respaldo donde acomodarse, aunque hay que agacharse para entrar y salir... Entre otros detalles contamos con sistema de calefacción por aire caliente y gran cantidad de guanteras y huecos donde dejar objetos. El interior es acogedor, muy envolvente, y el inusual gran parabrisas -con escobillas limpiaparabrisas- cubre suficientemente. La instrumentación es parca, con una pantalla LCD pequeña. No hubiese estado de más algo más elegante y completo. Viene con la preinstalación de un equipo de audio como el de un automóvil y, además, dispone de un enorme maletero donde caben sin problemas dos cascos integrales, un ordenador portátil y una mochila. El parabrisas es de grandísimo tamaño y cuenta con limpias de doble velocidad y eficaz funcionamiento. No obstante, el gran protagonista es sin duda el techo. Una moto con techo no es lo más habitual; presenta muchas ventajas ante inclemencias meteorológicas como la lluvia o las bajas temperaturas o incluso resguardarnos de salpicaduras y suciedad. El techo es abatible y permite ser retirado en pocos segundos; bien plegado se puede guardar en el gran cofre trasero y aún quedará espacio para otros objetos.

En marcha

Benelli Adiva 250: Ande yo caliente...

En lo que concierne al apartado ciclo, el scooter es muy largo, 2.180 mm, y posee una distancia entre ejes de 1.560 mm, lo que junto con su peso de 200 kg en orden de marcha lo hace bastante voluminoso. A pesar de ello, sus ruedas de 14" permiten inclinar con un buen aplomo, y siempre que no nos excedamos demasiado podremos negociar los virajes con suficiente soltura. Claro que el motor Piaggio Quasar de 250 cc con una potencia de 22 cv ayuda bastante a tener una pegada suficiente para poder salir de los virajes sin problemas. La inyección electrónica contribuye mucho en el comportamiento suave de la moto. También el motor de 4 válvulas y una acertada transmisión permiten gozar de un propulsor potente y suficiente para el Adiva. Pero no podemos olvidar en ningún momento el aparato que estamos conduciendo, porque si empezamos a animarnos, llegaremos rápidamente a sus límites; pero sobre todo tendremos que vigilar en los días de fuerte viento, en los que una ráfaga lateral nos puede descolocar con facilidad.

El apartado de suspensiones se ha dejado bien resuelto, porque en el tren trasero se monta un doble amortiguador que permite un buen compromiso entre comodidad y efectividad, tanto solo como a dúo. En la parte delantera contamos con una horquilla con barras de 41 mm con un buen tarado que soporta el peso del conjunto conservando un buen tacto delantero. La frenada es otro de los puntos fuertes del Adiva: un doble disco delantero de 260 mm mordido por pinzas Brembo; en la parte trasera nos encontramos el mismo grupo delantero pero con simple disco. También cuenta con un sistema de frenada combinada, de buen resultado, desarrollado por Brembo; solamente se le puede reprochar el tacto de la maneta, exageradamente dura.

Podremos disfrutar de un Adiva desde los 5.000 euros del modelo 125 cc –¡atención, convalidados!-, y por 800 euros más tenemos a nuestro protagonista de hoy. Un concepto de moto diferente para gente diferente.


Eduard Fernández
Fotos: Santi Díaz

 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"