BMW G 650 Xmoto: Alienígena

Publicado el 03/02/2010


Vota

0 0

La marca de la hélice se adentra en el mundo del supermotard, y lo hace, como ya es habitual en ella, con un modelo tan particular como efectivo. El fenómeno de la supermoto visto por BMW.

BMW G 650 Xmoto: Alienígena

Esta supermoto es una de las tres hermanas de la nueva familia G 650 X, que usa un motor monocilíndrico derivado del Rotax que equipa la F 650 GS con algunas modificaciones, que básicamente lo aligeran en 2 kg y que en teoría lo potencian (nuevos escape, admisión y mapeado), aunque en nuestro caso sólo hemos obtenido 1 cv más que en la GS, por lo que la potencia se sitúa en 53 cv; no está nada mal. En todo caso, es más interesante ver el buen nivel de par motor que entrega: 6,7 kgm a 4.700 vueltas.

Las suspensiones son largas (derivadas de las de la Xchallenge) y responsables de la considerable altura de su asiento; su único disco es de 320 mm, con pinza de cuatro pistones. Para potenciar su imagen dinámica y deportiva, no hay ni estriberas de pasajero ni asas, que se venden juntas en un paquete opcional, y la instrumentación es totalmente digital, por primera vez en la marca bávara.La Xmoto nos sorprendió muy favorablemente en su presentación oficial en el Prepirineo catalán. Recordamos las sensaciones que vivimos en una revirada y solitaria carretera, pie al suelo y gas a fondo; la verdad es que disfrutamos como enanos.

¿Supermotard o fun moto?

BMW G 650 Xmoto: Alienígena

Aunque seguramente se defendería más que dignamente en un circuito de supermotard, la Xmoto no está tan dirigida al derrapaje en una pista como a ofrecer mucha diversión en carretera, e incluso servir como herramienta de uso urbano, si bien su altura dificultará un poco su faceta ciudadana. Sin duda, esta BMW sigue más el estilo de una FMX 650, una Pegaso Strada o una Duke que el de una KTM 640 LC4 o una Husqvarna SM 610, por poner algunos ejemplos. Sin embargo, cuando te montas en ella te das cuenta de que la posición sí es de ataque, con un manillar plano y un asiento que te obliga a estar muy adelantado, por lo que no resulta muy cómoda pero sí decididamente deportiva. Esto, junto con la altura del asiento y el hecho de que en tráfico lento el escape se calienta considerablemente... y con ello, tu pierna izquierda, la convierte en una moto un tanto incómoda en atascos. No obstante, si consigues moverte, apreciarás su buena agilidad y la elasticidad de su motor.

Por cierto, ya que estamos hablando del motor, y como os comentamos en su presentación, esperábamos mayor potencia arriba y una cierta pérdida en bajos, en un propulsor que ya destacaba por estas características en la GS (al revés que en la XT, por ejemplo), pero mira por dónde esta evolución ha llenado más la parte baja y media del rango de potencia, con una respuesta más contundente al abrir gas de golpe. De todos modos, y para los que deseen más carácter y un sonido más racing, existe un escape de competición disponible en opción, amén de otros accesorios más ruteros.

Mención aparte merece su diseño, anguloso y totalmente diferente a lo existente, como nos tiene acostumbrados la marca de la hélice. Desde luego, es muy actual y claramente destinado a un público joven, y en él nada se ha dejado al azar, como evidencian detalles como el cubrecadenas.

En vías rápidas descubriremos su buena velocidad punta, pero también su falta de protección aerodinámica, y algunas vibraciones, especialmente en el puño izquierdo. Su asiento tampoco invita a largos desplazamientos por autopista.

En su salsa

BMW G 650 Xmoto: Alienígena

Donde realmente la Xmoto se siente a gusto es en carretera, especialmente si hay muchas curvas. Pero no creáis que tan sólo quiere curvas lentas y tortuosas; también se defiende más que bien en las de amplio radio, gracias a un buen chasis, sus suspensiones rígidas y una distancia entre ejes considerable, de 1.500 mm. Esta BMW se aguanta en la trazada marcada sin moverse un pelo, a diferencia de algunas motos de este tipo, que son muy ágiles pero también nerviosas. La Xmoto mantiene la trazada sin movimientos, dando una notable sensación de compacidad.

De hecho, no es la más ágil de su especie en carreteras muy tortuosas, y es que es difícil compaginar agilidad extrema y estabilidad. Sin duda, donde más a gusto se encuentra es en zonas mixtas, con curvas enlazadas de radio medio. No tiene problemas para balancearla con rapidez, merced a su ancho y plano manillar y a un buen centrado de pesos... y también a sus Pirelli Diablo de agresivo perfil. En asfaltos competentes acabaremos arrastrando las estriberas por el suelo, sin ningún susto. Siempre podremos optar por conducir pie al suelo o sacando rodilla; la Xmoto admite ambos tipos de conducción.

El freno delantero, como es normal en una moto de este tipo, consta de un único disco delantero de un respetable diámetro de 320 mm y pinza de cuatro pistones, con latiguillos metálicos. Nuestra unidad equipaba ABS –por suerte, fácilmente desconectable-, que creemos que era el responsable del tacto un tanto esponjoso de la maneta. No deja de ser curioso ver una supermoto con ABS... Por suerte, en cuanto a eficacia, ningún problema: la potencia es suficiente en cualquier situación.


Un sector de moda

BMW G 650 Xmoto: Alienígena

Los sectores más emergentes del mercado de la moto –scooters aparte- son los de las naked y las supermotards. El motivo es que son motos bellas, fáciles de llevar, de poco mantenimiento y divertidas, sin necesidad de alcanzar grandes velocidades que nos puedan suponer alguna multa (¡y puntos!). La prueba de ello es que la mayoría de los fabricantes se están volcando en ambos nichos y tienen interesantes modelos, como esta BMW Xmoto. Sí, creemos que el precio es elevado para tratarse de una moto popular como lo es la F 650 GS, pero a muchos no les importará pagar este algo más para disponer de esta galáctica y efectiva supermotard de diseño.


Jordi Aymamí
Fotos: Félix Romero y Santi Díaz (estudio)

La alternativa

Kawasaki ZZR 1400: Depredadora solitaria

La Kawasaki ZZR 1400 es una bestia que aterrizará en un mercado donde, hoy por hoy, no hay nada igual. Sus prestaciones de vértigo logran empequeñecer las hasta ahora reinas del cotarro hipersport tourer.

 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"