BMW K 1200 LT: Lujo o lujuria 2004

Publicado el 30/04/2010


Vota

0 0

La K1200 LT monta tal cantidad de accesorios destinados a proporcionarnos el máximo confort, que nos preguntamos si ya traspasa los límites del lujo para entrar en el terreno de la lujuria...

BMW K 1200 LT: Lujo o lujuria

Si bien resulta obvio, y se espera, que las marcas modifiquen y solucionen los temas dinámicos y/o mecánicos, cuando hablamos de la evolución de una moto del segmento Luxus Tourer, lo lógico es que las mayores novedades se den en parámetros como el equipamiento y la ergonomía. Pero en motos como la K 1200 LT, donde prácticamente todo lo imaginable ya viene de serie o bien está en opción, admiramos que los responsables de BMW sean capaces de ofrecer todavía más posibilidades en estos apartados.

Aparte de las de los técnicos germanos, que están continuamente calentándose la cabeza para inventar cosas nuevas, la marca bávara recoge las opiniones de sus usuarios para conocer cuáles son sus necesidades y problemas.

Pecado capital

BMW K 1200 LT: Lujo o lujuria

Fruto de ello es esta renovada K 1200 LT. A estas alturas ya os estaréis preguntando qué más se puede añadir a una moto como la LT. Vamos a descubrirlo. Lo más novedoso en plan equipamiento, sin duda alguna, es el nuevo caballete central electrohidráulico, es decir, que con un solo botón y sin bajarnos de la moto (y eso incluye pasajero y equipaje) podemos subirla al caballete. Un motor eléctrico empuja un pistón hidráulico que levanta el caballete hasta dejarlo colocado.

El sistema cuenta con varios sensores que verifican tanto el recorrido como la correcta actuación, puesto que no se accionará si la moto no está absolutamente horizontal, si está el caballete lateral extendido, si tenemos puesta una marcha o si accionamos el freno. Durante la acción, un testigo luminoso parpadeará y aumentará la cadencia si algo va mal. Este cómodo accesorio aparece a causa de los problemas que genera subir al caballete central una moto de este volumen y peso, y que es la causa de no pocas caídas en parado. La otra gran novedad es el cierre centralizado de maletas, top case y guantera, así como la alarma con inmovilizador, activados ambos por mando a distancia, y la luz de alumbrado del suelo (para el parking).

Estos tres accesorios se suministran en un solo pack como opción. Estéticamente, se ha modificado el guardabarros delantero, mejor integrado en la carrocería, y se han cromado los retrovisores, los perfiles laterales, los soportes de la pantalla, el asa del top case y el soporte del logo. El faro delantero se ha desdoblado en dos, uno para cada haz de luces y ambos con ópticas Multiconvex. El inferior corresponde a las largas, y la ganancia es de un 10 % de luminosidad con respecto al anterior. El cuadro de instrumentos, totalmente nuevo, incluye una pantalla digital multifunción que informa de la autonomía, consumo medio, velocidad media, marcha engranada, temperatura del refrigerante y de ambiente, kilometraje, funciones de la radio y del CD, etc.

Se ilumina automáticamente mediante un sensor de luminosidad ambiente. Se mantiene el control cruise de velocidad, para relajarnos aún más en vías rápidas. Otro cambio importante es el asiento, absolutamente revisado y muy estrechado en la zona de las piernas. Con el anterior sólo se llegaba al suelo con ambos pies si medías más de 1,75 m, y esto, en una moto de este volumen, es francamente delicado en parado. Ahora cualquiera puede llegar si mide a partir de 1,69 m (aunque no con los pies planos). La última gran novedad destacable es el navegador de segunda generación, mucho más completo y cinco veces más rápido que el anterior. Tiene pantalla táctil y botones que se pueden usar con los guantes, así como salida para audio. Tiene una precisión de cinco metros.

Buscando más estabilidad

BMW K 1200 LT: Lujo o lujuria


El nerviosismo que presentaba la anterior versión, sobre todo a baja velocidad, se ha procurado subsanar aumentando el avance de 109 a 117 mm e incrementando la distancia entre ejes con respecto a la LT del 99. También se ha montado un amortiguador trasero con técnica WAD de progresividad variable, aunque hay que aclarar que está pensado para un uso puramente turístico, puesto que es de tarado claramente blando. El motor ha aumentado en potencia, al recibir piezas del motor de la K 1200 RS, pasando de 98 a 116 CV, según declara BMW, y el par motor, de 118 a 120 Nm a 5.250 rpm.

Para ello cambian los árboles de levas, los conductos de admisión de más diámetro (ahora de 36 mm) y todo el sistema de inyección electrónica, con nueva centralita, inyectores, mariposas, etc. Los escapes tienen mayor diámetro en sus codos, silenciosos y el catalizador es más ligero. El cambio de marchas también se ha revisado y se ha logrado mayor precisión y suavidad con el uso de engranajes rectos. La quinta es una larga overdrive, pensada para lograr buenas velocidades de crucero con un bajo consumo.

Dos joyas

BMW K 1200 LT: Lujo o lujuria


Para presentarnos su joya de la Corona, los responsables de BMW convocaron a unos treinta periodistas de prensa y televisión en Madrid. Unos haríamos el trayecto Madrid-Córdoba el martes, mientras que otros lo harían en el AVE y volverían en moto a Madrid el miércoles, asistiendo todos a la rueda de prensa en la ciudad de la gran mezquita, otra joya. En la semana más fría del año, Madrid nos recibió a –3ºC a primera hora de la mañana. En días como éstos, uno agradece estar en la presentación de una moto como la LT y no de una naked, ya que nuestra unidad disponía de calefacción, tanto de puños como de asiento, amén de su amplio carenado, cuya cúpula es regulable en altura.

Contábamos para la ocasión con el nuevo navegador de BMW, con la ruta trazada desde el hotel de Madrid al de Córdoba y que se reveló tan útil como exacto. Los primeros kilómetros discurrieron por la M-40 –cargada de tráfico–, donde pudimos comprobar lo bien que cubre el carenado; cúpula, derivabrisas e incluso espejos están diseñados para alejar el aire del cuerpo. A pesar de la baja temperatura, entre la calefacción y el carenado tan sólo nuestros pies sentían un poco el frío aire matinal.

Explorando

BMW K 1200 LT: Lujo o lujuria


Decidimos investigar las posibilidades de la nueva LT y empezamos a aumentar el ritmo, yendo claramente más allá de donde los futuros propietarios de la Luxus Touring de BMW sin duda la llevarán. En cruceros de 160 km/h no hay problemas de estabilidad, ni siquiera con el blando tarado que trae de serie. El aire se desvía perfectamente de nuestro cuerpo y da la sensación de que corremos menos de lo que realmente corremos. Incluso a 180 km/h no hay problemas, excepto si sopla el viento lateralmente, ya que, a causa de su gran volumen, la K 1200 LT es sumamente sensible a este efecto.

Llevada más allá, las oscilaciones debidas a la aerodinámica y a la suavidad de suspensiones demuestran que andamos claramente por encima de la velocidad para la que ha sido concebida y es mejor bajar el ritmo... La calefacción de los puños es perfecta, con sus dos puntos de regulación, pero la del asiento se mostró excesiva a pesar del frío reinante, y acabamos desconectándola. Lo ideal sería que tuviese dos intensidades, como en los puños.

Los frenos son muy potentes, incluso con la gran masa que deben detener, y lo constatamos al cruzarse repentinamente un coche delante nuestro salvando la situación perfectamente. Equipados con el sistema BMW ABS Integral Evo revisado, van asistidos por el conocido servomotor, que hace que con poco esfuerzo la frenada sea contundente. El delantero es perfecto, con potencia y dosificación, pero el trasero no nos acaba de convencer, pues el tacto es casi nulo: o no frena o clava de golpe, y eso, a baja velocidad y con el volumen de la LT, es bastante delicado. Supongo que con pasajero y las tres maletas a tope de carga, mejora su cometido, pero viajando sólo de vacío, acabé no tocándolo.

¿Deportiva?

BMW K 1200 LT: Lujo o lujuria


La ruta escogida demostró ser ideal para la lujosa BMW, ya que viajamos por la N-401 hasta Ciudad Real y luego por la N-420 hasta Córdoba, alternando largas rectas con puertos de montaña; eso sí, también rápidos y algunos con baches. Si el ritmo era vivo, aparecía de nuevo el fenómeno de la sensibilidad al viento lateral, amplificado al cruzarnos con los enormes traileres y quedando en nada a la que el viento y las turbulencias amainaban. Para moverse por carretera, creemos que el motor tiene la potencia suficiente para el tipo de uso que se la va a dar a esta moto.

Algunos compañeros se quejaban de que queda algo justo para el peso de la LT, sobre todo si lo comparas con el tremendo par motor de la Gold Wing 1800, su directa (y más cara) rival. Por lógica, el propulsor de la Honda está más lleno, pero insistimos en que, para la filosofía de uso que tiene la K 1200 LT, la potencia y el par nos parecen más que suficientes. Nos sorprendió gratamente su comportamiento en los puertos de montaña. En las largas curvas se aguanta bien, con las suaves suspensiones tragándoselo todo, aunque en algunos casos llegaban a hacer topes, especialmente detrás.

Nos gustó lo bien que se movía de lado a lado, a pesar de su elevado peso, lo que permitía enlazar curvas con notable rapidez. En buenos asfaltos puedes inclinarla hasta oír cómo roza el caballete sin que suceda nada anómalo. Para reducir las oscilaciones a alta velocidad y los topes en zonas bacheadas, probamos a endurecer la suspensión trasera mediante el pomo escondido bajo el asiento. Sin embargo, al no poder apretar también la extensión de hidráulico, lo que conseguíamos era aumentar la frecuencia del movimiento, con lo que lo dejamos como estaba. Cada cosa en su sitio y cada moto para lo que es y la LT no es para tomarnos las curvas como una deportiva.

Como en casa

BMW K 1200 LT: Lujo o lujuria

Tras un único repostaje a unos 100 km de Córdoba –donde pudimos constatar lo práctico que es el caballete electrohidráulico (sin bajarnos de la moto)–, llegamos a esta ciudad después de casi 400 km de recorrido, con la sensación de muy poco cansancio y de haber disfrutado de un viaje de placer, tan relajados como en nuestras casas, sentados cómodamente, con calefacción y oyendo música. Por 22.200 euros, la nueva BMW K 1200 LT es sólo un poco más cara que el modelo anterior (4,7 %) pero ofrece mucho más. Como para irte al fin del mundo... con todo lujo de detalles.



Jordi Aymamí
Fotos:José Antonio Díaz

 
Da tu opinión

Comentarios (1)

  • Rafael
    Rafael 21-02-2018

    Hecho de menos una velocidad más para circular por autopista, con la 5ª a 120 ya va a 4000rpm, por lo demás va perfecta

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"