BMW K 1200 R Sport: Jekyll y Hyde

Publicado el 03/02/2010


Vota

0 0

La K 1200 S es la cara amable y rutera de la familia K, y la R es la niña mala, más agresiva y deportiva. La nueva R Sport junta ambas personalidades en una sola, como el Dr. Jekyll y Mr. Hyde, pero con muchas novedades...

BMW K 1200 R Sport: Jekyll y Hyde

Cuarta entrega de la saga K 1200 (S, R, GT y ahora R Sport), que viene a ser el justo término medio entre la sport-turismo, la S, y la agresiva naked, la R, la R Sport seguramente cubrirá las necesidades de aquellos que buscaban la agresividad y deportividad de la R pero también mayor protección aerodinámica; no olvidemos que la R supera los 260 km/h, pero seguramente muchos usuarios la usarán también para viajar, y una moto sin ningún tipo de carenado es mucho más fatigosa que una que disponga de una cúpula, por ejemplo. Por eso, la R Sport tiene su razón de ser: una moto con dos facetas, con dos personalidades.La base de esta Sport es la naked R, como bien indica su apellido, y con la que comparte la mayoría de los componentes. Sin embargo, esta RS presenta una serie de modificaciones que van encaminadas a afinarla más, y afectan básicamente al motor. En éste se ha modificado el mapping del encendido e inyección, con lo que prácticamente se elimina el bache a mitad de curva, además de que responde desde abajo sin toses ni traqueteos, incluso en sexta. El cambio también ha sido modificado, y la 2ª, 3ª y 4ª son ahora más cortas. También el recorrido de la palanca es ahora más corto y suave.

En cuanto a la parte ciclo, el avance ha aumentado en 6 mm, pero no varía la distancia entre ejes de 1.580 mm.

Por cierto, pedimos desde aquí una nueva instrumentación para toda la familia K 1200, pues ésta derivada de las trails no está a la altura de diseño ni de prestaciones de la moto, y la adquisición del ordenador de a bordo (opcional) es casi obligada, así como el muy interesante sistema ESA de ajuste electrónico de suspensión.

Mayor finura

BMW K 1200 R Sport: Jekyll y Hyde

En general, el motor se nota más fino que antes, tanto en vibraciones como en respuesta, y ha perdido algo de su brutalidad anterior, pero, desde luego, sigue siendo contundente en su entrega, y es que caballos hay muchos. Se nota menos rabioso que antes, sin duda porque ahora es más uniforme. El cambio ha ganado en suavidad y rapidez y está casi al nivel de japonesas e italianas.

La seña de identidad más destacable de la Sport, su cúpula, está a medio nivel de protección entre el carenado de la S y el cupolino de la R. Requiere agacharse para notar verdaderamente su efecto, puesto que en caso contrario sentiremos el viento en los hombros y en la parte superior del casco; eso sí, sin turbulencias y con mucha menor fuerza que en la R, obviamente.

El mayor avance de dirección le concede mayor compacidad y estabilidad en rectas y curvas rápidas, pero a cambio perdemos algo de la magnífica (para su tamaño y peso) agilidad de la naked. El Duolever trabaja bien e imprime mayor aplomo a la rueda delantera, aparte del conocido efecto de que no se hunde en las frenadas; su contrapartida es que transmite menos información que una horquilla convencional y reacciona con cierta sequedad ante baches, respondiendo a veces con golpes secos. Sin embargo, la sensación de rueda pegada al suelo que transmite y el no hundimiento son una clara ventaja.

Nuestra unidad venía equipada con el nuevo ABS de dos vías, de tacto más deportivo (muy eficaz) y sin el controvertido servo en los frenos.

También, y afortunadamente, llevaba el alabado sistema ESA de ajuste electrónico de suspensión. Recordemos que disponemos de tarados para conducción individual o con dos plazas, y dentro de esto, además, podemos escoger los ajustes para conducción normal, sport o confort con solamente pulsar un botón.

Dinámica

BMW K 1200 R Sport: Jekyll y Hyde

En autopista se muestra rápida y estable y con menores vibraciones, pero, como ya hemos comentado, deberemos agacharnos para notar el efecto de protección de la cúpula.

En carretera disfrutaremos de la buena aceleración de su poderoso motor, mejor ahora con sus primeras cuatro marchas más cortas y juntas, que a la postre son las que más vamos a utilizar. No tiene la rapidez de movimientos ni la rápida entrada en curva de la R, pero no lo hace nada mal, y a esto también contribuyen los frenos, con un ABS que permite buenas apuradas de frenada porque no entra a la primera de cambio. En las salidas de las curvas siempre tenemos respuesta del motor, porque ahora sale desde muy abajo y con fuerza, sin titubeos. Un gran propulsor, sin duda.

La K 1200 R Sport viene a ser el término medio dentro de la deportiva familia K 1200. Sin duda, colmará los deseos de muchos moteros y de incondicionales (deportivos) de la marca bávara.


Jordi Aymamí
Fotos: Santi Díaz

La alternativa

KTM RC8 R 1190 IDM. Ganar en tierra hostil

Alcanzar un objetivo no siempre es fácil, pero si se persevera, es muy probable que se consiga, aunque por el camino haya que aportar grandes dosis de convicción, ilusión, trabajo y esfuerzo. Esto es lo que ha llevado a KTM a tener una moto ganadora en el IDM.

 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"