BMW R 1200 GS Adventure: Carácter off-road 2008

Publicado el 03/02/2010


Vota

0 0

La tercera versión de la Adventure se alza como la más trotamundos de todas, con una serie de elementos opcionales que hacen más fáciles las incursiones por terrenos complicados.

BMW R 1200 GS Adventure: Vida aventurera

Las diferencias respecto a la R 1200 GS saltan a la vista estéticamente. Destaca, primero de todo, por el enorme tanque de gasolina de 33 litros de capacidad, por la pantalla derivabrisas de mayores dimensiones, por las protecciones del depósito y del motor y por la cubierta protectora de las culatas, además de por las estriberas más anchas y la posibilidad de regulación de las palancas del freno trasero y del cambio, entre otras consideraciones.

Pero quizá la diferencia más significativa en relación con la R 1200 GS convencional sea una que no se ve a simple vista, y que es la posibilidad de adquirir la Adventure de fábrica con la primera velocidad más corta, para potenciar de esta manera su faceta off-road cuando nos adentremos con ella por caminos difíciles en los que es preciso contar con una buena respuesta del motor desde bien abajo. Esta opción, una primera velocidad más corta, se puede elegir sin ningún coste adicional en el momento de encargar la motocicleta, de la misma manera que tampoco suponen un incremento en el precio final los neumáticos de tacos opcionales.

image:2|left

image:3|right

Todos los cambios aplicados sobre la R 1200 GS, vistos con anterioridad, los recibirá también la R 1200 GS Adventure. Incluso los cambios estéticos, como el nuevo guardabarros delantero más corto y estilizado, el piloto trasero compuesto de leds o el nuevo diseño de las tapas del depósito, de los paramanos bicolores y del asiento, quedan reflejados también en la Adventure.

En la parte mecánica, la R 1200 GS y la Adventure se sirven del mismo motor originario de la R 1200 R. Se trata de un boxer de 1.170 centímetros cúbicos capaz de desarrollar en nuestro banco de potencia en la Adventure 103,6 caballos a 7.800 rpm, y de subir hasta las 8.000 rpm, donde corta encendido. En cuestiones de par tampoco anda falto de nada, con 10,7 kgm a 5.950 rpm –las mismas prestaciones que en la R 1200 GS-. Si a estos datos sumamos la posibilidad de dotarlo de una primera velocidad más corta, como hemos señalado más arriba, llegaremos a la conclusión de que la Adventure está mucho más enfocada y capacitada que la R 1200 GS convencional para moverse por terrenos en los que hace falta reprís a bajas vueltas. Sólo el volumen y el peso de la Adventure será lo que nos ponga límites a la hora de pasar por determinados lugares.

Y es que esta motocicleta está muy bien preparada para adentrarse por pistas y otro tipo de terrenos –como decimos, se puede elegir entre neumáticos mixtos o de tacos en el momento de encargarla-, aunque, eso sí, su propietario habría de contar con cierta envergadura o sapienza para gobernarla. Si bien es cierto que una vez en marcha los 275 kilogramos de peso reales (con el depósito lleno) no parecen tantos y que la moto se mueve con bastante soltura y manifiesta un sorprendente dinamismo trenzando curvas, es más difícil hacer pie con ella que con la R 1200 GS. Mientras el asiento de ésta se puede regular a 850 y 870 milímetros del suelo, en la Adventure es sensiblemente más alto: regulable, también, pero entre 915 y 895 milímetros, y con una forma que nos hace arquear más las piernas que en la R 1200 GS. En cualquier caso, un conductor de 1,75 metros de estatura llega con los dos pies de puntillas y, con muy poca práctica, pronto consigue dominarla. Sólo en las maniobras en parado encontrará alguna dificultad.

Algo que no podemos pasar por alto, ya que salta la vista, es la funcionalidad del enorme depósito de combustible de la Adventure, de 33 litros (trece litros más que la R 1200 GS). Con semejante tanque, y según datos facilitados por la marca, es capaz de recorrer sin repostar nada más y nada menos que 750 kilómetros manteniendo una velocidad constante de 90 kilómetros por hora (a nosotros nos dio unos consumos teóricos de 6,9 litros a los cien y una
autonomía de 478 kilómetros), comprobados desde Madrid a Barcelona. Unos datos que dicen mucho de la otra orientación de este modelo: la aventurera.

image:4|left
 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"