BMW R 1200, la piedra angular

Publicado el 09/07/2011


Vota

0 0

La piedra angular, la base de BMW”... Así definió la R 1200 GS el máximo responsable de BMW-Motorrad, Hendrik von Kuenheim, durante una cena que compartimos en Sudáfrica. La moto más popular y vendida del fabricante alemán llega con una preciosa versión exclusiva.

Pocas motos en la historia del motociclismo han tenido el éxito que han disfrutado ininterrumpidamente las GS de BMW. Lejos quedan aquellos tiernos 80 cuando la primera R80GS y su boxer de 800 cc sorprendieron a todo el mundo, con una moto pensada para funcionar tanto en campo como en carretera (G/S: Gelände/ Strasse, Campo/Carretera en alemán). De aquella pionera se dijo en su momento que probablemente era la mejor BMW de la historia. Fue un éxito que perdura 30 años después, toda una barbaridad en el mercado motociclista que se culminó con los triunfos conseguidos en el París-Dakar por el belga Gasthon Rahier.

La GS ha ido aumentando de cilindrada, potencia y tamaño con el paso de los años, aunque la llegada de la saga 1200 supuso un importante adelgazamiento. De esta maxitrail se han hecho versiones 800, 1000, 1100, 1150 y 1200. Las potencias has aumentado desde los 50 CV de aquella pionera de los 80 hasta los 110 CV de la última versión con doble árbol de levas, presentada a principios de 2010. Para hacernos amena la espera de la versión LC, que aún tardará unos años en llegar, y premiar a los fieles de la saga, BMW presenta esta exclusiva y bellísima versión Triple Black.

Mecánicamente no hay ninguna novedad, manteniendo la política de la marca. La Triple Black está terminada en un bello color negro metalizado, con detalles de negro mate en el guardabarros delantero y horquilla, y el gris del chasis y el monobrazo Paralever. El asiento es el de la versión aniversario, con el logo GS grabado en los laterales del mismo, y las ruedas usan las bellas llantas de radios -opcionales en la GS estándar-, con acabado también en negro. Esta Triple Black nos ha servido de perfecta excusa para recordar el porqué del éxito de las GS.

Prestigiosa

Con el asiento en la posición más baja, tampoco es mucho problema llegar al suelo, también debido al adelgazamiento tanto de línea como de peso que sufrió la versión 1200 en 2004, con una espectacular rebaja de peso de casi 30 kg respecto a la 1150. El ancho manillar colabora en la sensación de tener las cosas controladas. El asiento es cómodo, también para el pasajero, que dispondrá de un par de asas.

Subirse a la GS tras tiempo de no hacerlo es como aquello de montar en bici, que nunca se olvida. La instrumentación no ha variado respecto a la primera R 1200 GS, con sus dos relojes analógicos claros y visibles; la pantalla digital, a la que es mejor dotarla del ordenador opcional; la ancha pantalla regulable, con dos pomos, y los tres mandos necesarios para los intermitentes… Sí, esto es una GS.

Pulsando el botón de arranque, el boxer cobra vida de inmediato, con un viril rugido y el ligero bamboleo lateral que genera este tipo de motor al ralentí. La primera no hace el habitual clonc, sino que entra con suavidad extrema, y tan sólo el 1 que aparece en la pantalla -si lleva ordenador- indica que la marcha está introducida. El tacto del embrague es excelente, muy suave y progresivo. Tenía en la cabeza el de la K 1600 GT, que debe soportar más mucha potencia y par, y el de la GS es claramente mejor en cuanto a tacto. Empiezo a recordar el porqué del mito de esta BMW…

Mucha gente usa las GS para moverse a diario en ciudad. En Barcelona las veo cada día, con algunos de sus propietarios en traje y corbata o con chaquetas tipo barbour de prestigiosas marcas. Una BMW siempre viste, y la versión Triple Black, aún más… No eran pocos los que nos miraban en los semáforos, mérito mayor con una moto que ya es bien conocida. El uso urbano sólo se ve limitado por la considerable anchura del manillar, porque la suavidad del boxer permite moverse a baja velocidad. Gira mucho, cuesta poco de mover en parado y aún menos subirla al caballete central, aunque el lateral es recio y se baja con facilidad. Para los que la usen cada día, el cofre opcional será casi obligado.

Lúdica

La faceta aventurera de la GS es otra de las que han ayudado a mitificarla. ¿Quién no ha visto alguna de ellas, si ha visitado países como Marruecos o Tunez, por ejemplo? También ha sido habitual protagonista de hazañas como la Transandina o el extraordinario viaje del actor Ewan McGregor por Mongolia. Nuestro Álex Medina usó una GS para realizar su último Dakar en paralelo.

Sin complicarse tanto la vida, a aquellos que quieran viajar en moto, la R 1200 GS Triple Black les irá al pelo. Un par de maletas y el cofre, y la GS les llevará a donde sea con comodidad y seguridad. Para los que viajen, las opciones del ABS y del ajuste de suspensiones ESA II deberían ser casi obligadas. Lo mismo que los puños calefactables en invierno.

Las suspensiones son bastante firmes, tanto en la posición Sport como en la Tourism del ESA. Nadie se quejará de ajustes demasiado blandos. El Telelever tiene las cualidades y virtudes que todo el mundo conoce: aporta estabilidad a costa de sensibilidad. El que el frontal no se hunda en las frenadas es realmente útil, aunque estos sistemas transmiten poco de lo que ocurre en la rueda delantera. Ya se sabe la receta: fe ciega en que funciona, porque funciona. El Paralever trasero deja la bella rueda trasera a la vista, y ofrece una gran facilidad para manipularla. Pero, sin duda, lo mejor es que te olvidas de él; prácticamente no tiene reacciones anómalas, y el mantenimiento es casi nulo, a años luz del de una cadena.

La agilidad es muy buena para una moto que no tiene nada de pequeña. Es fácil inscribirla, posiblemente un poco menos deprisa que en el caso de motos más radicales como son la Ducati Multistrada o la KTM 990 SMT, pero la BMW las supera en cualidades ruteras y aventureras, y en un apartado nada desdeñable como es el del consumo, que prácticamente nunca excede de los 6 litros a los 100.

Para los que también la usen el fin de semana para salir con los amigos, la R 1200 GS Triple Black se convertirá en una devoradora de curvas. Con la facilidad de manejo que hemos comentado antes, el boxer añadirá un gran empuje desde pocas vueltas. Es su mejor baza, ya que como el resto de los grandes bicilíndricos de aire no estira mucho arriba, pese a que lo hace mejor que el modelo de un solo árbol de levas por culata. La mejor cualidad de este 1200 es su respuesta en bajos y medios, ya que es capaz de salir con suavidad pero con firmeza desde las 2.500 rpm en cualquier marcha.

Los frenos son efectivos, con mucho mordiente delante desde los primeros milímetros de recorrido de la maneta, aunque parece que luego tenga que tener mayor contundencia de la que tiene. Sin embargo, realmente nunca necesitaremos más potencia.

En resumen, la R 1200 GS Triple Black no es una GS nueva en absoluto, sino que se trata de una versión de acabado exclusivo que realza aún más el logrado estilo de esta maxitrail. Quizás la GS no es la más efectiva en pistas, ni siquiera en carretera, pero sí es la más completa de este segmento, y, desde luego, la más valorada y vendida… y será por algo.

Fotos de la BMW R 1200 GS Triple Black

Fotografías por: Juan Pablo Acevedo

La alternativa

Kawasaki Versys 1000 2015 - Presentación

La nueva mirada de la Versys 1000, más rasgada, más Ninja, demuestra el afán de Kawasaki por reforzar su sitio en el segmento de las grandes ruteras...

 
Da tu opinión

Comentarios (1)

  • manolo13
    manolo13 10-07-2011

    La BMW para mí,siempre ha sido la moto más fiable del mundo,la prueva es que todos los que hacen grandes viajes por el mundo,como por ejemplo:Miquel Silvestre,suelen cojer la GS. SALUD Y GASOLINA

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"