BMW S 1000 RR: La superbike alemana de calle

Publicado el 13/06/2012


Vota

0 0

Somos una web internacional y queremos aprovecharlo proponiendo un rápido repaso, en un único click, a los mejores artículos y pruebas de nuestras webs hermanas de Motofan de Italia, Francia y Portugal. Y comenzamos con una moto de bandera: la superbike de BMW...

En el 2009 BMW marcó un hito en su propia historia presentando su primera moto superdeportiva, su primera verdadera Superbike, con la que pretendía desafiar a Ducati, a Aprilia y a las japonesas. Y no sólo eso; también pretendía quitarse de encima -de una vez por todas- la imagen de marca que solamente sabe fabricar GT's y demostrar que era capaz de competir en el territorio de las más altas prestaciones.
Tantas veces se había especulado con el desembarco de la Bayerische en el segmento de las superdeportivas radicales que existía tanto interés como escepticismo. Un escepticismo que se desvaneció de inmediato en cuanto las primeras pruebas dejaron claro que la S1000RR entraba directamente a postular como la más moderna, rápida y potente superbike del mercado.
Una consideración de la que, en general, no se ha movido desde su presentación.Normalmente la programación industrial de un fabricante de motos prevee un restyling o puesta al día por modelo cada dos años. BMW ha alargado un poco, solamente un poco más el plazo pero finalmente ha decidido aplicar algunas mejoras a su “bestia”. A primera vista no parecen importantes pero la realidad es que estas modificaciones han conseguido mejorar una moto de por si ya excelente.

Cómo nació...

La lucha en el sector de las Superbike de calle siempre transcurre entre cifras de potencia, prestaciones y dotaciones técnicas. La BMW tuvo el increíble mérito de no ser, desde su origen, inferior a sus rivales en ninguno de estos aspectos pese a los maledicentes que la acusaban de ser una moto “a la japonesa” y de no ser una auténtica BMW. El tiempo puso en su sitio a la S1000RR. Los ingenieros alemanes se habían puesto muy alto el listón desde todos los puntos de vista pero recurriendo a soluciones técnicas propias y no a componentes externos ni a trampas tecnológicas. La S1000RR debía ser una BMW y nada más que una BMW o no tendría sentido. Para lograrlo optaron por soluciones conocidas y no especialmente innovadoras. Para lograrlo optaron por soluciones ciclistas y térmicas conocidas y no especialmente innovadoras; chasis doble cuna de aluminio, horquilla invertida de 46 mm, monoamortiguador progresivo, doble disco delantero de 320 mm y trasero de 220, con ABS -desarrollado en colaboración con Bosch especialmente para este modelo-, motor tetracilíndrico en línea de 999 cc...
Nada que no pudiéramos encontrar en cualquier otra Superbike al uso, de hecho.
La gran diferencia -sobre todo en el momento de su lanzamiento- estaba en una electrónica sin precedentes y tan perfectamente armonizada con el motor que permitía extraer hasta el último de los 193 CV. Algo nunca visto hasta la fecha en una moto de serie de este estilo. La S1000RR fue, de hecho, la primera moto de serie equipada con control de tracción y cuatro modos de rendimiento seleccionables; lluvia, sport, carrera y slick.
Por todo ello fue elevada unánimemente y casi de inmediato al vértice de de su categoría. Y con la intención de seguir aspirando a esa posición, BMW ha presentado esta versión 2012.
.

¿Qué ha sido modificado?

En la práctica todo el paquete electrónico ha estado optimizado. La alimentación ha sido mejorada para darle al motor un mejor par y mejor rendimiento a regímenes bajos. También el acelerador “Ride by Wire” es completamente nuevo y más preciso, con un recorrido más corto y un accionamiento más duro. Pero la modificación más importante la ha visto el mapeado del motor, completamente renovado. Permanecen los cuatro modos mencionados -lluvia, sport, carrera y slick- pero sus parámetros han sido redefinidos. La configuración de lluvia, por ejemplo, está ahora limitada a 163 CV frente a los 100 de la versión anterior y el mapeado slick -específico para uso extremo en competición- ha mejorado la estabilidad en frenada y en el vértice de la curva.
Buscando garantizar una mejor respuesta en regímenes bajos ha sido renovada igualmente la corona de 44 dientes del modelo anterior, sustituida por una de 45, lo cual permite acortar ligeramente la relación de marchas y mejorar las recuperaciones.
Respecto a la parte ciclo, encontramos un avance y un lanzamiento también más cortos, buscando mejorar la sensibilidad y precisión del tren anterior. En el posterior encontramos un basculante 4 mm más alto y un nuevo tarado de suspensión. Evidentemente se trata más de matices, de afinar lo que ya existía, que de sistemas nuevos... pero el resultado funciona y dinámicamente se hacen evidentes con un tren delantero más alto y un trasero más bajo. Según los ingenieros de BMW ello ayuda a una mayor agilidad en los cambios de dirección sin que se resienta la estabilidad.

¿Cómo va?

Tanto en carretera como, sobre todo, en circuito la S1000RR del 2012 sigue siendo la reina de su segmento por lo que respecta el aprovechamiento de su potencia. Los tres años transcurridos desde su presentación han hecho que la distancia en prestaciones puras respecto a sus competidoras niponas e italianas se haya reducido pero ninguna de ellas es capaz todavía de superar a la alemana en prestaciones puras y en la capacidad de aprovechar hasta el último de sus caballos. La capacidad de un motor, sin embargo, no debe juzgarse solamente en base a esas prestaciones máximas. Y en ese sentido al propulsor bávaro se le notan las modificaciones comentadas, con una mejor respuesta en medios y bajos, aspecto en el que fallaba la versión precedente. Es también mucho más progresiva en altos. Pero hay que dejar bien clara una cosa: el motor de la S1000RR ha sido diseñado para correr, para correr mucho, y no lo disimula. No es un motor de calle; es un motor pensado para prestaciones carreristas montado en una moto de calle y su aceleración y recuperaciones son brutales. Con el mapeado más radical, el de slick, la brutalidad del motor puede poner en dificultades incluso a alguien con cierta experiencia ya con motos deportivas y que no sea piloto profesional. Existen opciones superdeportivas mucho más adecuadas para un amateur.
Ergonómicamente la posición es también totalmente sport pero buena, con las muñecas cargando el peso aunque menos de lo que cabría imaginar. También en esto se nota el rediseño de la parte ciclo. La triangulación asiento/estriberas/manillar deja poco espacio para la interpretación; la habitabilidad es de carreras, de moto 100% de competición pero teniendo en cuenta este extremo, no podemos considerarla una moto incómoda dadas las circunstancias.
El motor está absolutamente lleno a cualquier régimen y sale de los virajes con una rapidez y tracción desconcertantes. Utilizando el mapeado sport las reacciones se suavizan bastante; tanto que incluso podríamos decir, en un momento dado, que la moto se vuelve fácil... aunque no se hasta que punto resulta prudente afirmarlo con rotundidad. Rodando a ritmos altos, la conducción es intuitiva y -volveré a arriesgarme- fácil... considerando la potencia disponible y la bestia indomable en que se transforma la moto alemana cuando ruge en modo slick. Conviene insistir, una vez más, en los modos “Race” y “Slick” solamente son aconsejables para uso en circuito y por pilotos con alguna experiencia ya en máquinas de altas prestaciones. Al abandonar el setting “sport” la entrega de potencia deviene brutal, totalmente inadecuada para uso en carretera y excesiva para la inmensa mayoría de conductores.
En definitiva, la BMW S1000RR sigue siendo imbatible en circuito. Velocísima, precisa, rápida en cualquier circunstancia... las mejoras aportadas en el modelo 2012 resuelven algunos de los poquísimos defectos encontrados en la versión anterior, como una horquilla que ya no es tan crítica en frenadas bruscas y un rendimiento más eficaz en medios y bajos.

Las cosas claras...

Un motor tan exuberante y potente ha de contar siempre con una parte ciclo a su nivel. Y en este sentido la de la S 1000 RR ha sido diseñada hasta en su menor detalle para estar a la altura de las increíbles prestaciones del cuatro cilindros. Las modificaciones del 2012 la han hecho, además, más intuitiva y fácil con el mapeado menos radical. Más allá de éste, hace falta ser piloto con experiencia para ser capaz de sacarle partido y especialmente con el modo slick la BMW se vuelve una moto de competición no apta para usuarios medios. Sea como sea sigue ofreciendo un motor capaz de todo, una parte ciclo equilibradísima de reacciones siempre predecibles y una frenada que cuenta con el mejor ABS que hoy por hoy es posible montar en una moto deportiva.
(Adaptación: G. de M.)

La alternativa

KTM RC8 R 1190 IDM. Ganar en tierra hostil

Alcanzar un objetivo no siempre es fácil, pero si se persevera, es muy probable que se consiga, aunque por el camino haya que aportar grandes dosis de convicción, ilusión, trabajo y esfuerzo. Esto es lo que ha llevado a KTM a tener una moto ganadora en el IDM.

 
Da tu opinión

Comentarios (1)

  • manolo13
    manolo13 17-06-2012

    A mi la moto me encanta. Yo, siempre he sido admirador de la BMW. Aunque las SBK, en este tiempo que corre, no vale la pene tenerlas para ir por la calle.

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"