Daelim Roadwin 125 FI: Halcón de ciudad 2007

Publicado el 03/02/2010


Vota

1 0

Está claro que no siempre un motor pequeño tiene que ir acompañado de una estética sencilla. Esta Daelim Roadwin 125i, que podríamos situar entre la Suzuki GS 500 y la SV 650, sorprende por su atractivo diseño y estética de moto grande.

Daelim Roadwin 125 FI: Halcón de ciudad

Hay un halcón suelto en nuestras ciudades llamado Roadwin que tiene apariencia de depredador pero en el fondo es un simple ratoncillo. A simple vista, su estética impone; la intención de asemejarse a una moto de gran cilindrada está bien lograda. No parece una 125 cc, aunque en ningún caso es impedimento para que tenga la utilidad, agilidad y destreza de cualquier moto pequeña, hablando de la ciudad, porque es ahí donde se le puede sacar el máximo partido a su motor.Cuando entré en el parking y vi la Roadwin me vino a la mente el momento en que me examinaba del carné de moto, pensando qué moto me iba a comprar, si una Honda NSR 125, una Honda NS-1 74 o una Rieju, en qué sensaciones sentiría al llevarlas y ¡si lo haría bien!

Por aquel entonces no había muchas opciones a elegir entre las motos de 75 cc y 125 cc que aparentaran ser de carretera.

Ahora hay muchos modelos donde escoger y a unos precios muy económicos, como es el caso de la protagonista de hoy, la Daelim Roadwin 125 cc. Su precio: 2.399 euros, asequible para casi todos.

Aunque la verdad es que por su precio no podemos pedir demasiado, está muy equipada. Su instrumentación de dos esferas, para velocímetro y tacómetro, también incluye cuentakilómetros, indicador de punto muerto y nivel de gasolina. El faro es Multiconvex, con una bombilla halógena que, por cierto, alumbra de maravilla.

Otro detalle que no todas tienen es que ofrece dos caballetes, uno lateral y otro central, que en ocasiones es esencial y necesario.

Debajo del asiento del pasajero hay un pequeño hueco donde podemos guardar algún objeto, aunque para acceder a él hay que primero sacar el asiento del conductor y posteriormente el del pasajero. Los intermitentes de plástico incoloro con bombillas de color naranja son muy originales.

Su chasis es un doble viga de tubo de acero, y las suspensiones, sencillitas, están formadas por una horquilla convencional y un monoamortiguador trasero, ninguno de los dos regulables.

La ciudad es mía...

Daelim Roadwin 125 FI: Halcón de ciudad

Al subirme a la moto -la verdad es que tengo muchas ganas de probarla y darme unas vueltas por la ciudad- le doy gas y salgo del parking, veo la calle y pienso: "¡La ciudad es mía!".

Mi primera impresión al ponerme en marcha es que brinda una gran comodidad. Su asiento está exactamente a 780 mm, y eso facilita llegar perfectamente con los pies al suelo a pesar de que seas bajito. Los retrovisores y el manillar también están a la altura exacta, aunque las estriberas las noto un poco altas; sin embargo, circular entre los coches es fácil, y tanto los 130 kg como su estrechez hacen que la conducción sea ligera y parezca un juego de niños.

Mientras nos dirigimos al lugar escogido para las fotos noto que se producen ciertas vibraciones algo molestas en un principio, pero la verdad es que te acabas acostumbrando. Está claro que es una moto ágil y rápida por ciudad, pero se pueden hacer perfectamente pequeños viajes, aunque con paciencia.

Llevo toda la mañana dando vueltas y no ha gastado apenas nada, y es que la cifra de 3,9 litros a los 100 km de consumo medio nos permitirá hacer muchos trayectos sin repostar.

El motor, monocilíndrico de 4T refrigerado por aire, con una culata de cuatro válvulas y radiador de aceite, entrega unos excelentes 15,8 CV y responde mucho mejor a partir de las 7.000 vueltas, con el tope en las 9.500 rpm. La conclusión es que la mejor velocidad, la más cómoda y la que no hace sufrir el motor, es de 90 km/h.

En carretera de curvas, los neumáticos (de 110/70 y 140/60) no me inspiraron demasiada confianza, porque su goma es dura y les cuesta mucho calentarse.

Los frenos están equipados con un simple disco delantero de 276 mm con pinza de dos pistones paralelos y otro de 220 mm, también con pinza de dos pistones, que sujeta bien el conjunto. La frenada es correcta, pero para obtener una buena retención tendremos que apretar la maneta hasta el fondo.

¿Acabas de conseguir tu carnet A1 y estás pensando en comprarte una gran moto?... Ésta puede ser una buena opción.


Eva Martí
Fotos: Xavier Pladellorens

 
Da tu opinión

Comentarios (1)

  • elmismo
    elmismo 14-05-2010

    no me va a gustar... Es mi MAKINAAAA!!!

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"