Daelim S3 250 FI Advance: orgullo de clase


Vota

0 0

Hemos de empezar a perderle el miedo a pronunciar la palabra “económico”. En las actuales circunstancias, dicha condición ha recobrado todo su valor e incluso se ha convertido en un atributo positivo. El Daelim S3 250 FI Advance lo proclama con orgullo ofreciendo funcionalidad, equipamiento y fiabilidad a buen precio...

Durante los años felices en que se ataban los scooter con longanizas, al producto “económico” se lo identificaba demasiadas veces -y siempre errónea e interesadamente- con algo rudimentario, feo, obsoleto...
Los coches utilitarios -por ejemplo- son “económicos” en relación a modelos de gama alta y sin embargo nadie da por hecho que sean, por ello, automóviles anticuados o feos. En el segmento scooter se ha recorrido un camino similar. Hoy en día los modelos “económicos” -me refiero, lógicamente, a los de marcas reconocidas y con red oficial en nuestro país- lo son por estar fabricados en países donde el coste de la mano de obra es menor y por ofrecer tecnología convencional y acabados espartanos pero no por ser de menos calidad. De hecho, en la medida que las gamas “económicas” han vuelto a venderse bien, todas las marcas intentan todas tener un modelo de este segmento en sus catálogos y afinan cada vez más para ofrecer más equipamiento sin encarecer demasiado el precio.
La coreana Daelim se ha especializado absolutamente en este segmento económico. Ni tiene complejos por no ser una marca “premium” ni aspira a serlo. Al contrario, cada vez se muestra más a gusto en su papel y ofrece productos de mejor relación calidad/precio.

“Daelim Style”

Nuestro invitado de hoy es un buen ejemplo de ello. El Daelim S3 250 es un GT compacto que no engaña a nadie respecto a lo que ofrece: funcionalidad a buen precio con un nivel de equipamiento, además, que hace un lustro hubiera resultado impensable para un producto “económico”.
Y justamente esa es la primera cosa que llama la atención del S3: pese a su precio y vocación encontramos detalles “delicatessen” como arranque por proximidad o iluminación por leds. La “mirada” del conjunto óptico delantero es francamente impactante y propia de un modelo de mayor calado. En cuanto al arranque por proximidad, es un sistema ya habitual en los coches aunque todavía menos en las dos ruedas. Basta con llevar la llave en el bolsillo o en la cartera o bolso para poner en marcha el motor apretando el correspondiente pulsador. Es mucho más práctico de lo que parece... ¡prometido! Obviamente, tanto el encendido como la apertura del tapón de combustible y el cofre bajo el asiento se gestionan desde interruptores, no desde la cerradura.
Otro de los detalles positivos del S3 es su realmente notable aprovechamiento del espacio; cuatro guanteras en el frontal nos permiten guardar holgadamente todo tipo de pequeños objetos personales de uso diario -gafas, móvil, cartera, llaves...- y la guantera central, además, incluye una toma de corriente. El espacio bajo el asiento es también bueno teniendo en cuenta el tamaño del scooter y que no se puede ir contra la física. Caben dos cascos jet pequeños o un integral y, repito, no se puede pedir más ya que está aprovechado hasta el último milímetro.

Convencional pero eficaz

Una de las claves de los modelos económicos, ya lo hemos dicho, es la utilización de tecnología convencional en la parte ciclo y parte motor. En este aspecto el S3 cumple estrictamente el guión. No aporta ninguna novedad técnica innovadora en su interior; todo en él es conocido y archiprobado... pero todo funciona sin dar problemas y haciendo lo que tiene que hacer. Quien se compra un scooter de este tipo no busca tecnología a la última, busca el menor coste posible por kilómetro así que en Daelim han buscado un compromiso calidad/prestaciones/precio en todos los aspectos del modelo. El motor no es un dechado de aceleración pero con sus 25 CV mueve sobradamente el conjunto y es capaz de empujarlo a unos ritmos más que suficientes en cualquier vía urbana rápida, incluso con dos ocupantes. Los ingenieros de la marca lo han actualizado un poco, eso sí, para que no presente vacíos en la entrega de la potencia ni vibraciones. No es un motor “alegre” de carácter pero sí homogéneo y muy suave de funcionamiento. Tampoco la frenada busca mordiente deportivo pero resulta muy dosificable y detiene al scooter con fiabilidad y buen tacto. El S3 equipa frenada combinada, que se acciona mediante la leva izquierda. Me pareció muy eficaz y que proporcionaba un reparto de frenada muy bien equilibrado.
La medida de llantas también busca la estabilidad, con 14 pulgadas delante y 13 detrás, para mejorar el control desde el tren delantero.
La suspensión busca igualmente ese compromiso para todos los públicos; se me antojó un poco blanda y excesivamente sensible a la presión de los neumáticos. En virajes rápidos flanea un poquito pero nunca resulta preocupante. Por otra parte, los dos amortiguadores traseros son regulables con el tradicional sistema de topes de muelle y vale la pena usarlo. Hay cinco posiciones y el rendimiento cambia muchísimo.

Ergonomía oriental

Hemos definido al S3 como un scooter GT compacto. Y la verdad es que resulta incluso demasiado “compacto” porque los conductores de más de 1'75 se encontrarán con que la postura de conducción les obliga a flexionar mucho las piernas al quedar el escudo frontal muy cerca de las rodillas. En absoluto es incómodo pero conviene tenerlo en cuenta... también si se es bajito porque este Daelim acoge muy bien a las personas de poca estatura. El mullido del asiento -de dos niveles muy pronunciados- es blandísimo; literalmente te hundes en él y aunque resulta un verdadero colchón colabora todavía más a esa sensación de ir algo encajonado. El peso declarado en vacío del conjunto es de 167 kg lo cual no es poco. Sin embargo el Daelim parece muchísimo más ligero. El reparto de pesos es bueno y el hecho de que se llegue al suelo con tanta facilidad transmite una confianza a la hora de ratonear entre el tráfico -por ejemplo- que compensa con creces los posible inconvenientes. El radio de giro también es excelente.
La versión probada, la Advance, es la “top” de gama y viene de serie con un pequeño respaldo para el pasajero y -otro buen detalle- estriberas plegables que se extraen por pulsador de presión. Siendo un vehículo de volumen medio, la habitabilidad es buena.
El cuadro de instrumentos no me gustó. Es pequeño y su visibilidad me pareció manifiestamente mejorable; es evidente que los relojes han sido diseñados pensando más en que sean “modernos” que en que sean claros. Capítulo aparte merece el indicador de nivel de gasolina; un verdadero galimatías que no sabes cuando te está avisando de que entra la reserva. Ahí sí tienen que mejorar, señores de Daelim. 

Una opción interesante

Después de una semana larga usándolo por todo tipo de vías -incluyendo dos desplazamientos diarios por autovía- los consumos me parecieron muy, muy ajustados; alrededor de los 3'5-4 litros. El carácter amable del motor, poco amigo de grandes aceleraciones y recuperaciones salvajes desde abajo ayuda mucho a ello.

Que todo lo que podamos “reprocharle” a un producto como este Daelim sean pequeñas cuestiones de visibilidad o un nivel de gasolina poco claro demuestra hasta que punto se ha puesto las pilas el fabricante coreano en su ofensiva por hacerse con el cetro del segmento ultraeconómico del mercado.

El S3 250 FI es un excelente scooter económico. Y, como decía al principio, conviene insistir en el concepto “económico” porque solamente teniendo muy claro en qué liga juega podemos valorarlo con rigor. Ni busca altas prestaciones, ni estéticas impactantes ni tecnologías avanzadas. Sólo pretende ser, nada más y nada menos, un vehículo práctico y austero para el día a día, con buena relación calidad/precio. Pero como también tiene su orgullo de clase... nuestro invitado de hoy ofrece mucho más equipamiento del que nunca se ha ofrecido en muchos scooters de este segmento de precio. 
Nunca hemos podido esperar tanto de un scooter de estas posibilidades. Su precio en promoción hasta final de año de 3.499 euros -seguro incluido- lo hace una opción mucho más que interesante para aquellos urbanitas sin complejos.
 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"