Daelim XQ1 125 D (prueba): El 'tapado' de los megascooters


Vota

0 0

Primero te deja boquiabierto su precio, el más ajustado de la categoría. Después, todo el equipamiento, tecnología y dinamismo que ofrece por tan poco...

El segmento de los megascooter lleva más o menos una década imponiendo su lógica en el mercado europeo de las dos ruedas. Los usuarios urbanos, principalmente, comenzaron a valorar cada vez más las amplias carrocerías para desplazamientos de periferia, pero también su manejabilidad entre coches, el confort para dos personas y, sobre todo, la oportunidad que ofrecen sus guanteras y los generosos huecos bajo el asiento para guardar cascos y demás objetos de uso diario.

Hemos visto cómo, a lo largo de estos años, las marcas se han afanado en evolucionarlos, equipándolos hasta los dientes para que se adaptaran mejor a las necesidades de los usuarios, cargándolos de tecnología, equipamiento... Se han convertido en auténticos éxitos de ventas y porta estandartes para muchos fabricantes, así que la 'guerra' en el segmento se ha vuelto cada vez más feroz...

La firma surcoreana Daelim, importada a nuestro país por Motorien (empresa que también trae las Royal Enfield, Norton, Hyosung, Scomadi, Hanway, etc), conoce bien este campo de batalla, el de los scooters, en el que se ha defendido siempre con precios muy ajustados combinados con correctas calidades constructivas y de equipamiento.

El último 'soldado' en alistarse a sus filas es el XQ1 125, un GT disponible en dos versiones al igual que había hecho el Steezer (P con plataforma plana y D con túnel central), ambas a un precio de 3.295 euros con el que XQ1 se convierte, por mucho, en el modelo más económico de su segmento en comparación con sus homólogos en las principales marcas, es decir, Yamaha Xmax (4.799 €), Honda Forza (5.050 €), KYMCO Grand Dink (3.699 €), Suzuki Burgman (3.799 €), Kawasaki J125 (4.475 €) o Peugeot Satelis (4.199 €). Este precio 'de ganga' es todo un reclamo para usuarios que valoren el desembolso económico inicial.

Pero lo sería todavía más si supieran que detrás de esa cifra se esconden, tal y como hemos podido comprobar tras una semana de pruebas por Barcelona con un unidad de la versión D, una serie de argumentos con los que el Daelim XQ1 eleva hasta la estratosfera aquello de la relación calidad/precio/equipamiento.

El nuevo XQ1 nos ha sorprendido en muchos aspectos. Llama la atención que, dado su perfil económico, el asiático ofrezca el sistema de apertura de proximidad o 'llave inteligente', que nos permitirá encender el vehículo o abrir el asiento sin necesidad de sacar nuestra llave del bolsillo.

Esta innovadora tecnología -que actualmente sólo encontramos en el Honda Forza en este segmento- funciona a la perfección en el Daelim, es muy intuitiva y cómoda, ya que se agradece, por ejemplo, no tener que quitarnos los guantes para encontrar la llave en nuestro bolsillo una vez que hayamos aparcado. Los movimientos del pulsador de encendido son los mismos que en los contactos mecánicos convencionales. Además, en el retroescudo contamos con un generoso pulsador para abrir el sillín.

A bordo, el usuario tendrá un panel de instrumentos de completa información y buena visibilidad, que combina un reloj analógico para la velocidad y una pantalla digital para otros datos como rpm, trip, odo, reloj horario, temperatura del motor, nivel de gasolina, etc.

También dispondrá de dos guanteras bajo el manillar, una central con cierre con llave de reducidas dimensiones e ideal para guardar las llaves, por ejemplo; otra a la derecha, con tapa pero sin cerradura, más voluminosa y con toma USB integrada donde podremos recargar nuestro smartphone.

La capacidad de carga es el único apartado en el que el Daelim XQ1 no iguala al resto de sus rivales. Bajo el asiento, tenemos hueco para albergar un casco integral (incluso tallas grandes), y queda espacio suficiente para alojar unos guantes, herramientas u objetos pequeños. Es el único hándicap que anotamos de este modelo que no ofrece, como todos sus competidores naturales, cofre para dos cascos. De todas formas, Daelim Ibérica tiene disponible opcionalmente para este modelo XQ1 125 un kit de parrilla específica con top case Shad SH39 al precio de 181€ + IVA para que los usuarios que necesiten mayor capacidad de carga o guardar 2 cascos integrales dispongan de un espacio extra.

Destacamos ahí dentro nuevamente detalles de calidad, como el tapizado que recubre el interior o la luz de cortesía que se enciende cuando lo abrimos, otra toma de corriente USB y un hidráulico que mantiene abierto el asiento. Otra buena solución es la apertura del tapón del depósito de combustible: mediante el pulsador de encendido, se abre un compartimento a la izquierda bajo el manillar, que nos permitirá repostar sin necesidad de bajarnos del vehículo, aunque tendremos que tener cuidado cuando embocamos el surtidor, pues percibimos cierta tendencia a que rebose combustible.

Otra de las cualidades que definen al XQ1 es que se trata de uno de los megascooters GT más amables que hemos probado en términos de accesibilidad y manejabilidad en parado. Su asiento en la versión P está a tan sólo 790 mm de altura (la versión D es incluso 50 mm inferior), y al asiento es bastante estrecho en la zona de las piernas del conductor , así que, a pesar de su túnel central (poco elevado, por otra parte), resulta bastante fácil subirse y bajarse del vehículo, o apoyar los pies en el suelo en los semáforos, o en fases de estacionamiento.

Sin duda, es uno de los modelos de su categoría más maniobrables y dóciles. También es de los más compactos. Este tipo de vehículo suelen generar algunos compromisos dadas sus grandes dimensiones. El XQ1 se define como un GT de volúmenes no tan masivos, de ahí que se enfoque a un abanico de usuarios y usuarias más amplio.

La postura de conducción es bastante confortable, marcada por un asiento de doble altura, buen mullido, y espacioso tanto para conductor como pasajero. La ergonomía del piloto no es demasiado recostada, más bien erguida, y con los brazos bien conectados con el manillar para un gobierno directo del scooter. Cuenta con respaldo lumbar para mayor confort. La doble plataforma permite estirar las piernas apoyando los pies en la zona inclinada delantera, sin problemas, incluso conductores altos. La protección aerodinámica de su generosa pantalla parabrisas es elevada.

La visibilidad de los retrovisores, anclados en la carrocería, es también ideal. Quizás, estos sobresalen demasiado y penalizan un poco la agilidad de movimientos entre coches. En cuanto al pasajero, su confort está bien diseñado, tanto por parcela de asiento, como buena colocación de los pies en las estriberas, ángulo de piernas y asas muy generosas donde sujetarse.

La mecánica del nuevo XQ1 cumple perfectamente su con su papel, 'escrito' para trayectos de ciudad, en el que se desenvuelve con aceleraciones suficientes y tracciones correctas en regímenes bajos y medios, así como para esos tramos de extrarradio, de algunas decenas de kilómetros, pues su potencia de casi 13 CV a 8.500 rpm empuja con suficiente solvencia como para acometer trozos de autovía a velocidades por encima de los 100 km/h, en donde la estirada a altas vueltas es viva.

Este propulsor de 125 cc -refrigeración líquida y culata de 4 válvulas, con distribución por doble árbol de levas DOHC- ofrece además un funcionamiento suave, de escasas vibraciones, y consumos reducidos.

El bastidor es de nueva factura, con unas dimensiones algo superiores a las del Daelim S3, pero, como indicamos anteriormente, con una altura reducida para adaptarse a la altura de un mayor abanico de usuarios, y se apoya sobre un conjunto ciclo que se amolda a las necesidades de su hábitat: unas suspensiones de tarado blando que generan una confortable absorción de las irregularidades del asfalto, unos buenos frenos con disco en ambos trenes (con pinza de doble pistón en el tren delantero y simple en el posterior) que ofrecen una notable frenada, y unas llantas de 15 pulgadas delante y 14'' detrás es decir, de gran diámetro, y que aportan a la dinámica del conjunto altas dosis de estabilidad ideal para desplazamientos en carretera, y que al mismo tiempo generan la suficiente rapidez de movimientos para transcurrir en la espesura urbana.

Queremos destacar que, en marcha, el XQ1 nos sorprendió positivamente por su buen dinamismo: es fácil de gobernar a bajas velocidades, y acometer giros cerrados con mucha naturalidad y agilidad, y al mismo tiempo, se siente en todo momento un vehículo muy estable, que transmite confianza y unas trazadas realmente suaves y afianzadas.

Los diseñadores de Daelim han logrado dibujar un scooter de aspecto moderno, llamativo, casado con las tendencias actuales, pero al mismo tiempo de personalidad propia. Se lleva el protagonismo el doble faro delantero con alumbrado led, que lidera una carrocería de superficies superpuestas, que está disponible en blanco y gris metalizado (la versión P sólo se servirá en blanco)

Highlights Daelim XQ1 125

Precio: 3.295 euros

Motor 124,1 cc refrigerado por agua, 4v, doble árbol de levas DOHC e inyección Delphi.

Potencia máxima 12,9 CV (9,5 kW) a 8.500 rpm

Par motor máximo 11,6 Nm a 6.750 rpm

Compartimento para un casco integral bajo el asiento con iluminación.

Alumbrado Full-LED: doble faro, intermitentes y piloto trasero/luz de freno.

Full-equipe: llave inteligente, dos tomas USB, retrovisores plegables,

parabrisas alto, completo panel de instrumentos, frenos ABS Bosch 2

canales

Neumáticos 120/70-15 y 140/60-14

Altura del asiento 790 mm

Peso en seco 185 kg (P) / 190 kg (D)

Capacidad del depósito 12,0 l (reserva 1,9 l)

Fotos de la Daelim XQ1 125 D

Fotografías por: Sessantuno (Guillem Hernández)
 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"