Ducati 749 S: Lima Limón

Publicado el 26/03/2010


Vota

1 0

Su excelente parte ciclo, derivada de la superbike 999 alternada con unos controlables 103 CV, consigue que se aprovechen al máximo los conocimientos del que la pilota... Sí, de color limón, pero del gusto de la más intensa lima...

Ducati 749: Lima Limón

Ducati nos concentró en el circuito de Almería con motivo de la primera toma de contacto de la que será, y es, la gran esperanza de la firma italiana en la cilindrada media. Paralelamente a la 999, la 749 deberá ser una de las motos que vuelva a recobrar la importancia que tenía la marca antaño en la categoría de Supersport, por la lucha de las primeras plazas.

De hecho, todavía recordamos declaraciones de Casoli y Xaus, pilotos de la marca en esta categoría hace ya tres años, que buscaban desesperadamente más potencia en loss motores de sus 748 para contrarrestar el potencial de la competencia japonesa con sus pluricilíndricas.

Hermana 999

Ducati 749: Lima Limón

De hecho, la 749 agrupa más novedades incluso que su hermana la 999, a pesar de que su importancia dentro de la marca no es equivalente. En Ducati, a las superbikes se les rinde culto, es el dogma, puesto que, por ello, han sido ocho veces campeones del mundo de constructores de esta categoría.

Si la 999 estrenaba todo menos motor, en la 749 éste también forma parte de su estreno conjuntamente con toda la herencia de la parte ciclo 999. La moto en sí es exactamente igual a su hermana mayor. De hecho, si no fuese por su identificación en el lateral de su carenado, no se diferenciarían en nada. Los relojes, los acabados, el tamaño, incluso todo el bloque motor Testastretta es idéntico, sólo sus entrañas son diferentes. En el circuito, su color amarillo y su sonido levemente más sordo, la delataban como la pequeña de la familia, aunque nos dejó con la boca abierta a todos...

Y sin embargo...

Ducati 749: Lima Limón


... no llovía. Tuvimos una suerte que todavía no nos explicamos. El día antes a nuestra llegada, los americanos y canadienses que inauguraban dicha presentación casi tienen que hacer el reconocimiento de la pista en piragua... Sólo pudieron dar unas pocas vueltas al circuito sobre la moto, previo viaje en minibus con Rubén Xaus, como guía de lujo, mostrándoles las trazadas mientras caía agua a cántaros.Lo curioso es que nosotros pudimos rodar bien, aunque cuando nos fuimos volvió el mal tiempo. Cuestión de suerte.

Una vez más la presentación de Ducati se caracterizó como de costumbre por la buena organización y por el despliegue técnico que mueve hasta sus eventos. Las dieciséis motos estaban con los tarados de fábrica, dispuestas a recibir los pertinentes cambios en caso de que fuese requerido por el probador, aunque, como siempre, una Ducati pocas modificaciones requiere para que su funcionamiento deportivo sea ejemplar.

Las Ducati siempre se han criticado por ser motos muy incómodas dada su preferencia sport. Pues bien, ahora la idea de moto incómoda debe variar, por lo menos la de máquina de masocas. Con la 749 disfrutaréis de una auténtica Ducati de excelente comportamiento, pero sin soportar la tortura de anteriores modelos en las muñecas, cuello o trasero. Ahora las 999 y 749 son más confortables que sus predecesoras.

La pista espera

Ducati 749: Lima Limón


Nuestra 749 era la unidad catorce, aunque amarilla. Menos mal que no somos supersticiosos, y esperemos que los que se llevaron la trece tampoco lo fueran. Para los que no conozcáis el circuito de Almería, os podemos decir que es un perfecto banco de pruebas para aquellas motos que cuenten con buenas cualidades de manejabilidad y elevado par motor. Las curvas son largas, pero la mayoría, lentas, con unos cambios de rasante muy acusados y alguna que otra curva muy peraltada, combinado todo ello con una pista más bien estrecha, en la que salirse de la trazada es irse al campo seguro.

Con los Pirelli Dragon Corsa como equipo de serie, comenzamos a calentar motor, neumáticos y nuestros músculos, tomando referencias de cómo se comporta nuestra protagonista en un circuito tan ratonero como éste. La primera sensación que hay sobre ellas es la de comodidad. De hecho estábamos sobre la monoposto, modelo que se puede variar hasta en tres posiciones la distancia entre el asiento y el manillar, al desplazarse en una sola pieza, asiento, depósito y colín.

La buena noticia es que sin sobreprecio alguno podremos escoger entre la monoposto y la biposto. La suavidad de los mandos es otra de las lecciones que no ha quedado pendiente, todo lo contrario. Ahora el embrague es de suave funcionamiento y la leva de freno con su bomba radial le confiere a esta 749 tanta eficacia como noble tacto. Con casi treinta caballos menos que la 999, las apuradas de frenada eran impresionantes, arriesgando más que con su hermana mayor por llegar a menos velocidad a todos las curvas. La estabilidad está fuera de toda duda.

Su chasis es rígido, lo mismo que el basculante, que, combinado con los neumáticos de calidad, hace que las entradas a los virajes apurando frenada no planteen ningún titubeo en su pilotaje. De hecho, es tan noble que realizamos un importante cambio en la moto.

El cambio

Ducati 749: Lima Limón


Una de las peculiaridades de las Ducati, basada en la 916, está en la posibilidad de alterar el ángulo de dirección. De serie, todas han venido siempre y siguen haciéndolo con 24'5º, y que nosotros cambiamos a 23'5º. Lo mejor es que tanto la 749 como la 999, cuando se cambian a este ángulo más corto, mantienen la posibilidad de bloquear la dirección, algo que, en las anteriores versiones, se perdía. Con un circuito tan ratonero y de fuertes cambios de apoyo, las ventajas estaban claras, a pesar de lo que me comentó algún que otro mecánico. Decían que era demasiado nerviosa...

Pues bendita sea esa sensación de nerviosismo, si así lo querían llamar. Creo que esa referencia la tenían con la 999, una moto que, con esa treintena más de caballos en su máxima aceleración y con los cambios de rasante tan acusados, podían poner en apuros al piloto. Pero la 749 va tan sobrada de estabilidad que, con poco más de cien caballos y con ese ángulo de dirección acortado, mostró claras mejoras en sensaciones y mejoró frente al cronómetro.

Si todo lo que hace referencia a estabilidad y frenada, así como ergonomía, ya era lo esperado por la base que tiene, el motor fue una agradable sorpresa. Ahora la 749 con 6 CV más de potencia y con también 0'4 kgm más de par motor, se muestra mucho más enérgica. Si a eso le sumamos la virtud en subir más rápidamente de vueltas gracias a las culatas Testastretta o el cambio mejor escalonado, la potencia de la 749 se exprime a niveles más altos que en la 748.

Son 103 caballos, pero todos muy efectivos por sus mejores valores de par motor y siempre aprovechables por cualquier mortal por no ser excesivos, de manera que no te ponen en, digamos, muchos compromisos. En definitiva, Ducati ha conseguido una moto muy equilibrada, divertida, fácil de pilotar y hasta cómoda. La lástima es que el precio siempre es el que marca las diferencias respecto a las japonesas, porque, si no, seguro que habrían más por la calle.


David Remón
Fotos: Santi Díaz

La alternativa

Kawasaki ER-6F: El antídoto

Kawasaki nos da el antídoto contra la depresión ofreciéndonos un conjunto vistoso, alegre y deportivo, y a un precio incontestable.

 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"