Ducati Monster S4R: La opción lógica

Publicado el 03/02/2010


Vota

1 0

La gama S4 ha sido siempre el buque insignia de la familia Monster, y las versiones R, el paradigma de la deportividad dentro de ella. Si el año pasado vimos aparecer la sofisticadísima –y cara- S4Rs, ahora es el turno de la estándar y más asequible S4R, que mantiene todo el carácter de la gama y supera en mucho al modelo precedente.

Ducati Monster S4R: Prácticamente mejora en todo

El motor es más potente, pero sobre todo más suave -y bello- que en la anterior S4R con base 996. Los detalles estéticos, especialmente la "fontantería", del propulsor están mejor resueltos que en el anterior modelo.

La nueva Monster deportiva se parece más a la S4Rs que a la anterior versión. Respecto a la top de la gama Monster, difiere externamente en la sustitución de los elementos de carbono por otros en material plástico y por el uso de horquilla Showa y amortiguador Sachs en lugar de los Ölhins delante y detrás que calza la más exclusiva.Si la memoria no me falla, la Monster, en versión 900 cc, hizo su aparición hace más de quince años, y la familia S4, más de oche, con aquella ruda versión con motor 916... igual de ruda que la S4R que llegó posteriormente con el propulsor de la 996. Aparte de su rudeza, estas S4 y S4R parecían una rat-bike, una superbike sin carenado, por la cantidad de cables y tubos que quedaban a la vista y estropeaban la bella estética de las Monster de siempre. La S4R aportó, además, la moda de los dos escapes elevados por el lado derecho, moda que han adoptado todas las S2R y S4R.

La aparición del motor Testastretta de la 998 hacía prever que tarde o temprano sería este propulsor el que equiparía las nuevas S4R, aunque ha sido más bien tarde. Curiosamente, la primera en llegar fue la S4Rs hace prácticamente un año, una pieza de orfebrería que adoptaba lo mejor que tiene la marca de Borgo Panigale en sus estanterías. Su elevado precio, aunque ajustado a la calidad ofrecida –carbono, suspensiones Öhlins, frenos radiales, motor Testastretta, etc.-, motivaba que la S tuviera el sello de exclusividad. Esto se ha paliado en gran parte con la aparición de la nueva S4R.

Carreteras mojadas

Ducati Monster S4R: Dominale

Lo malo de esta época es que aunque no llueva la humedad en las zonas boscosas es tan elevada, que parece que lo haya hecho, y nuestras carreteras favoritas discurren entre frondosos bosques... En el recorrido que escogimos para probar la nueva supernaked de Ducati encontramos la mayoría de los asfaltos bañados, impidiéndonos disfrutar a fondo de su potencia y estabilidad, y es que estrujar a tope casi 140 cv y los muchos kilos de par que tiene la S4R sobre mojado es tarea delicada.

Aun así, algún tramo al sol estaba lo suficientemente seco como para buscar fuertes inclinaciones sobre los Pilot Power, que cuando consiguen alcanzar la temperatura de trabajo (nada fácil en esta época del año), tienen un excelente agarre y una agilidad notable. De hecho, para este tipo de motos los preferimos a los Diablo Supercorsa, perfectos en circuito pero que en una naked de carretera son demasiado nerviosos.

Aunque la peculiar posición de conducción de las Monster no parece la más razonable a priori (está a medio camino entre un manillar recto convencional y unos semimanillares), lo cierto es que al poco te habitúas y la conducción se te hace fácil. Las Monster tienen eso, que te hacen ir rápido con facilidad y te crees mejor piloto de lo que eres realmente. Recuerdo que en el comparativo de las ocho supernakeds el pasado verano, cuando un servidor se hizo con la S4Rs y me puse a tirar fuerte en un breve tramo, me di cuenta de lo fácilmente que estaba yendo rápido, muy rápido. Con la S4R sucede algo similar.

Los frenos son un tema para comentar aparte. Los Brembo siempre son una garantía de buen funcionamiento, pero estos discos de 320 mm pinzas de anclaje radial y bomba también radial son unos outsiders. La potencia es tremenda, pero por suerte el tacto también, con lo que no resulta difícil hacer apuradas tipo MotoGP. Nos venía a la cabeza otra naked italiana que probamos en verano, con la que gracias a una excelente potencia pero también a un nulo tacto nos dimos un buen batacazo al bloquear de delante. No, en la S4R esto no sucede y podíamos parar donde quisiéramos sin ningún problema, incluso en mojado.

Testastretta, grande cuore

Ducati Monster S4R: Nacida para la carretera

La principal novedad frente al modelo anterior es la incorporación del motor Testastretta proveniente de la 999. Se acabaron las brusquedades y traqueteos a bajas vueltas. Con este propulsor puedes dejar caer la aguja del tacómetro hasta las 3.000 rpm y luego abrir sin problemas... aunque este deportivo Desmo es más feliz desde las 5.000 vueltas hasta las 10.000. El consumo tampoco es muy elevado, entre los 6 y los 8 litros depende del tipo de conducción. Con un trayecto en el que hubo un poco de todo, el consumo medio fue de 6,2 l/100 km, una cifra realmente baja.

Esta Monster es relativamente cómoda, y tan sólo el uso repetido de la maneta de embrague –por ejemplo, en un atasco- precisará de manos entrenadas para no acabar con unas muñecas como las de Schwarzenagger.

La excelente parte ciclo –las suspensiones, sin ser Ölhins, trabajan bien, y el chasis Trellis... como siempre- consigue una entrada en curva rápida y fácil. El hecho de que carguemos peso en la rueda delantera contribuye a sentir la parte de delante segura y a una perfecta estabilidad en el paso por curva, tanto en las lentas como en las rápidas. En zonas rápidas igual echaremos algo de menos el amortiguador Ölhins, ya que el Sachs trabaja algo suave pero en ningún momento pierde la compostura. Aquí, donde podamos aplicar toda la potencia del motor, veremos que, a pesar de unos decentes bajos, el Testastretta se siente más a gusto de medio régimen para arriba... y arriba hay mucha potencia.

La opción

Ducati Monster S4R: En ciudad

Para aquellos que babearon con la S4Rs pero a los que 16.000 € les puede parecer –o realmente serdemasiado dinero para sus bolsillos, la S4R tiene toda la esencia, estilo y potencia de la primera, pero a 2.600 € menos, un precio similar al de la competencia... y siempre con el sello Monster, que no es poco.


Jordi Aymamí
Fotos: Santi Díaz

La alternativa

Suzuki GSR 750: ¡¡¡Sensaciones!!!

Este artículo es especial, lo confieso. No es una prueba de moto al uso. No, al menos, como suelo hacerlas. Varios motivos me llevan a que sea especial para mí: la situación de la fábrica de Suzuki en Gijón, los estupendos compañeros de prensa de Suzuki, toda la gente que trabaja allí…. Este artículo “diferente” va por ELLOS.

 
Da tu opinión

Comentarios (1)

  • Manuel
    Manuel 09-05-2013

    Really just wanted to find out where you got that sweet drag bar for your rebel 450. It's bdaass, and I'm trying to fix mine up. Thanks in advance if you can help.

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"