Gas Gas EC 250 FSE: Cóctel explosivo 2010

Publicado el 14/12/2010


Vota

2 0

La clave es dar con los ingredientes adecuados y la proporción exacta. Cuando, como en este caso, se consigue, produce una sensación inolvidable, diríamos que incomparable.

Gas Gas EC 250 FSE: Cóctel explosivo

Para desarrollar una moto de una nueva cilindrada siempre resulta una garantía de éxito partir de la base de un excelente propulsor como el de la Yamaha WR 250 F. Si bien la combinación de buenos componentes no garantiza un conjunto equilibrado, en este caso el motor de la Yamaha WR ha encontrado en la excelente parte ciclo de Gas Gas una estupenda aliada. Entre ambos consiguen una enduro completa y equilibrada.

Gas Gas no ha dudado en apostar por el motor con mejor reputación de los 250 4T para equipar su EC 250 FSE. El propulsor Yamaha garantiza un buen nivel de rendimiento, pero también la fiabilidad necesaria para una moto de esta cilindrada. El conocido monocilíndrico 4T equipa una culata con dos árboles de levas y cinco válvulas.


Garantía de éxito

Gas Gas EC 250 FSE: Cóctel explosivo

Sus medidas internas de 77x53,6 mm consiguen una cilindrada exacta de 249,6 c.c. Se alimenta por medio de un carburador Keihin de 37 mm de diámetro de difusor, y su caja de cambios es de cinco velocidades. Seguro que elementos tan importantes como el escape o la caja de filtro deben ocasionar una diferencia en el comportamiento del propulsor, pero está claro que el cambio más significativo lo encontramos en el embrague. En éste se ha instalado un mando hidráulico que por medio de un bombín AJP actúa sobre el cable original del motor Yamaha.

En la parte ciclo encontramos todas las evoluciones de las Gas Gas 2010, como los tubos del bastidor perimetral en acero con el perfil en forma de B. El depósito es el mismo que equipa la 450, con una protuberancia en la zona del tapón que sirve para compensar la pérdida de capacidad que el mayor volumen del motor ocasiona en su parte baja. El resto de la carrocería es idéntico al de las 2T de la marca, lo que sirve para que nos hagamos una idea del volumen de la nueva Gas Gas.

En el apartado de las suspensiones sorprende la utilización de una horquilla Marzocchi Shiver con barras de 45 mm en lugar de la Sachs que la marca viene empleando últimamente, como sí es el caso del amortiguador trasero. Los frenos equipan componentes de la prestigiosa Nissin, con discos wave; el delantero de 260 mm y el trasero de 220 mm.

Reconocido prestigio

Gas Gas EC 250 FSE: Cóctel explosivo

El buen hacer del motor Yamaha se pone nuevamente de manifiesto instalado en la Gas Gas. De entrada, el arranque es perfecto; en frío basta con tirar del starter, mientras que en caliente no hemos tenido el menor inconveniente: pulsas el botón y el motor arranca de manera instantánea. Ya en marcha, cabe destacar el bajo nivel de ruido que emite el silenciador, muy similar al del original de la Yamaha. La salida del escape es muy tapada, algo positivo para el ruido, pero que en cierto modo condiciona en exceso el rendimiento del propulsor, como también sucede en la versión original. Un vez en marcha, el excelente comportamiento del propulsor se palpa desde el primer instante.

La respuesta es excelente desde bajo régimen, aunque en éste nuestra unidad de pruebas acusa un pequeño vacío que posiblemente debemos achacar a una carburación incorrecta. De todos modos, la excelente respuesta de inicio del motor Yamaha se deja entrever claramente, y da paso a una zona de medios brillante, posiblemente lo mejor de este propulsor. El empuje nos permite cambiar de marcha sin tener que apurar al límite, algo que sorprende gratamente en un motor de su cilindrada. Para que sea efectivo es recomendable abundar en los medios, donde conseguimos una aceleración brillante merced a su enorme capacidad de tracción. En altos se queda un poco justo para competir: la sección de la salida del silenciador no le permite mostrar todo su potencial, tanto en potencia como en capacidad de estirada.

Aun así, tenemos que decir que para un uso civilizado los altos nos parecen más que suficientes, y que el escape aporta un enorme beneficio a la hora de desplazarnos por el monte sin llamar en exceso la atención, merced a su bajo nivel de ruido.

Las relaciones del cambio se han acertado; en las cronos, casi todo se hace en segunda, con una primera muy corta para los virajes muy cerrados. Esta última resulta muy útil para las trialeras, y te permite subir de manera cómoda los puntos más técnicos. En quinta se puede llevar un ritmo alto, muy útil al circular por pistas y en los enlaces por carretera.
No nos gusta tanto el tacto del embrague; posiblemente una mala regulación hace que desembrague en un punto muy cercano al puño del manillar, con muy poco recorrido útil. El comportamiento en el momento de desembragar es un tanto rápido, con un tacto bastante on-off, lo que no ayuda a dosificar la entrega de potencia.

El buen hacer de Gas Gas

Gas Gas EC 250 FSE: Cóctel explosivo

Posiblemente, el punto fuerte de la EC 250 FSE es el buen hacer característico de los bastidores Gas Gas. Hemos verificado el peso del conjunto y ha registrado unos buenos 109 kg en orden de marcha con el depósito vacío. Esta cifra se encuentra más en la línea de la KTM y la Husqvarna que no en la de los más de 114 kg de la Yamaha. Tal reducción resulta determinante y aporta un gran beneficio al comportamiento de la parte ciclo. La última generación de los bastidores Gas Gas, con los tubos laterales de un perfil en forma de B, sirve para mejorar, si cabe, su comportamiento.

La estabilidad es su punto fuerte, viene aderezada con una excelente entrada en curva, y con la agilidad necesaria en los cambios de dirección. Tenemos que decir que es la primera vez que tenemos esta sensación al pilotar una Gas Gas con motor 4T.

Las suspensiones son otro de los aspectos susceptibles de mejora respecto a la Yamaha WR, pero sorprendentemente la marca de Girona apuesta por unos reglajes muy blandos, siguiendo la misma línea de la moto nipona. Esto hace que notemos la moto algo más pesada y lenta de reacciones de lo que en realidad es, y limita su rendimiento en las especiales con baches pronunciados y con roderas. Por el contrario, la moto se encuentra como pez en el agua en las curvas planas, donde ambas ruedas van muy pegadas al suelo, lo que permite forzar mucho la velocidad de paso por curva.

La horquilla es sensible en su primer recorrido, en el que se agradece el tratamiento antifricción de las barras, pero para nuestro gusto la dureza no se incrementa lo suficiente a medida que el recorrido aumenta, de manera que los topes aparecen con relativa facilidad. Tras éstos, la capacidad de absorción del hidráulico de extensión queda un tanto justa y se produce un cierto descontrol.

El amortiguador trasero es muy progresivo en sus reacciones, y su taraje blando hace que la rueda se note pegada al suelo, lo que permite aprovechar de manera sobrada la potencia del propulsor. Los inconvenientes se producen en las zonas con baches, donde la moto se hunde en exceso de atrás, y como sucedía en la horquilla, el amortiguador trasero Sachs no es capaz de absorber la inercia que se genera en el rebote.

El espacio natural de estas suspensiones es el monte. Por caminos y trialeras resultan muy confortables; por sus hidráulicos blandos en compresión y rápidos en extensión, la moto va muy suelta y copia con precisión los pequeños obstáculos. De este modo, los kilómetros afectan muy poco a nuestro físico, algo que se agradece en las excursiones más largas.
El comportamiento de los frenos es ejemplar: los componentes Nissin aportan el tacto y la potencia necesarios en ambos trenes. Con ello podemos dosificar la frenada de manera muy precisa, y en caso de errar nos conceden la oportunidad de rectificar en el último instante.

Gas Gas ha conseguido una 250 4T de máximo nivel, que además ofrece la fiabilidad característica del motor Yamaha, posiblemente la mejor de la cilindrada. Los componentes también destacan por su buena calidad, y con pequeños ajustes deben permitir a la EC 250 FSE brillar en todo tipo de condiciones.


Albert Guerrero
Fotos: Pepe Segalés

La alternativa

Kawasaki KLX 450 R: ¡Karamba!

La pudimos ver y tocar en el Salón Intermot de Colonia del pasado mes de septiembre, pero hemos tenido que esperar hasta abril para poder subirnos a ella y comprobar si la Kawasaki KLX 450 R de enduro cumple lo prometido...

 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"