GOVECS GO! S 3.4: Apuesta real de futuro

Publicado el 17/01/2012


Vota

2 0

Parece que Europa empieza a reaccionar. La Govecs S 3.4 llega con una autonomía y unas prestaciones muy a tener en cuenta.

presenta una alternativa creíble, por prestaciones y calidad, a los scooters de 125 cc

El protocolo de Kioto, el agujero de ozono, las restricciones de tráfico en los centros de las grandes ciudades… Está claro que los productos eléctricos son el futuro de una movilidad urbana sostenible. Hasta el momento, todos los scooters eléctricos que se habían empezado a comercializar tenían algún punto flaco importante. La autonomía escasa o la calidad de los componentes han sido hasta el momento los puntos débiles de un gran número de nuevas marcas que importaban productos fabricados en China.

En el otro lado de la moneda se encuentran los grandes fabricantes de motos, que, por el momento, no han movido ficha, y simplemente han empezado a mostrar algunos modelos eléctricos muy sencillos, que lejos de ser una alternativa real a las motos con motor a explosión de uso diario, se conforman con ser algo más de bicicletas con motor o unidades destinadas a vehículos de trabajo.

En una categoría con todo el futuro por delante, la marca alemana Govecs y su nuevo modelo Go! S 3.4 ha apostado fuerte, presentando una alternativa creíble a los scooters de 125 cc por prestaciones y calidad. La falta de productos de calidad en el mercado ha dado la oportunidad a Govecs, que modelo a modelo se ha ido consolidando como una de las marcas más equilibradas en motos eléctricas.

Desde que se lanzara al mercado el modelo más básico de la gama, la GO! S1.2, ha ido evolucionando hasta llegar a la actual 3.4., con una electrónica muy mejorada, baterías de litio y motores más potentes.

Hecho en Europa

Si hay algún vehiculo que pueda beneficiarse de la tecnología eléctrica, ese es sin duda un scooter

La calidad general de la moto es bastante correcta. Para empezar,
la instrumentación consta de un marcador totalmente digital con las
funciones de velocidad, revoluciones, nivel de carga de batería y varios
chivatos luminosos. La moto en general no destaca por nada, pero tampoco tiene puntos débiles importantes; quizás el hueco de debajo del asiento es un poco justo -solamente entra un casco tipo jet- se echa de menos la falta de guanteras.

Tiene el cargador integrado y solamente se tendrá que levantar el asiento y sacar el cable y enchufarlo. La carga completa es de 4 horas mientras que solamente en dos ya se han cargado el 85%, eso sí, aunque no se utilice la moto se tendrá que ir cargando, ya que las baterías tienden a descargarse solas. La autonomía en condiciones ideales puede llegar a 75-80 km, pero en un uso irregular, con paradas y arrancadas frecuentes disminuye, de modo que queda en aproximadamente 50 km. Eso sí, si se va mucho rato a fondo el consumo es muy elevado y la autonomía puede reducirse a 35 km.

La 3.4 cuenta con dos mapas de potencia, el económico y el full power, en el primero la aceleración es más contenida y progresiva, mientras que con el más potente se disfruta de un poco más de aceleración. Por cierto, un buen detalle: el cable de recarga es muy largo, lo que facilita dejarla enchufada en cualquier lado.

El litio, de moda

Entre las novedades del nuevo 3.4 hay que destacar sus baterías
de Litio capaces de rendir 7 kWh, que sumado a un nuevo motor sin escobillas, es capaz de impulsar la moto y el piloto a una velocidad constante de 80 km/h. La velocidad máxima está limitada exactamente a 83 km/h de marcador, donde por cierto, corta de una manera algo un brusca.

La transmisión es mediante correa dentada, totalmente silenciosa, limpia y sin ningún tipo de mantenimiento. Al contrario de la mayoría de motos eléctricas, la aceleración desde parado es bastante discreta, sin un tirón brusco al arrancar, y a la que ya se ha recorrido un metro más o menos, el motor ya gana vueltas y empuja con fuerza suficiente como para poder adelantar con garantías. La dosificación del acelerador, a diferencia de la mayoría de eléctricos probados hasta la fecha, es muy buena, sin tirones o dilaciones a las demandas al puño del gas, lo que es determinante para un confort de marcha agradable.

El peso total de la moto es de 120 kg, que en marcha no se notan
demasiado gracias al buen reparto de pesos, ya que las baterías están situadas muy abajo, lo que contribuye a un paso muy estable por curva.

Las suspensiones son de calidad y soportan el peso de piloto y
acompañante sin problemas, garantizando una absorción de los baches suficiente. El amortiguador trasero es de gas, además de ser regulable en precarga de muelle, y la horquilla es hidráulica sin regulación. La frenada también es muy buena, con frenos de disco floreados en ambos trenes y latiguillos metálicos que permiten un tacto de frenada muy bueno. Las llantas son de 13 pulgadas y dejan una libertad de movimientos entre el tráfico urbano destacable, a pesar de que el grip de los neumáticos no es el mejor.

El único problema real que impide que las motos eléctricas sean a partir de hoy mismo las más vendidas es obviamente su elevado precio de mercado. Nuestra protagonista de hoy cuesta la friolera de 6.706 €, aunque si te acoges al Plan Movele de subvenciones para vehículos eléctricos, te costará 5.275 €, lejos todavía del precio medio de un scooter utilitario normal. Es el precio a pagar por adelantarnos al futuro.

La alternativa

Suzuki Burgman 400 ABS: El pionero incombustible

Con el Suzuki Burgman empezó todo. Fue quien abrió la puerta al resto de maxiscooters y los convirtió en el fenómeno que son hoy. Catorce años después de su llegada al mercado empiezan a soplar vientos de relevo aunque, mientras tanto, el ya venerable Burgman 400 sigue siendo un vehículo extraordinariamente eficaz, completo y bien resuelto...

 
Da tu opinión

Comentarios (1)

  • info.motospace1815de90
    info.motospace1815de90 12-03-2012

    Hasta que se instalen enchufes en los garajes privados de las viviendas, las motos (y los coches)eléctricos estarán limitados a los privilegiados que disponen de garaje individual. Las iniciativas de "electrolineras" en la vía pública no son prácticas, porque la moto debe estar horas conectada.

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"