Hanway Tourer 125. Prueba: ¡Bienvenido a la ciudad!


Vota

0 0

Un nuevo scooter de ruedas altas ha llegado a la ciudad. El Hanway Tourer 125, de origen chino, aterrizaba este verano en el mercado español con una misiva muy concreta: convertirse en una de las opciones más interesantes para el bolsillo de quienes busquen un scooter estrictamente urbano...

Sin medias tintas. Con el nuevo Hanway Tourer 125 vamos al grano: el nuevo scooter de ruedas altas que este verano nos presentaba Motorien, su distribuidor para España, ¡¡¡sólo vale 1.399 euros!!! Es un precio realmente atractivo que, dadas las circunstancias, puede suponer un contundente reclamo para muchos usuarios que actualmente busquen un scooter urbano, correcto y económico. Dicho esto, no queremos llevar a nadie a engaño: el nuevo Hanway no es un vehículo de calidad destacada, sus prestaciones son las justas y necesarias y sus pretensiones no van más allá de servir con oficio y suficiencia en el ámbito puramente metropolitano. Hechas las presentaciones y puestas las cartas boca arriba, el objetivo de esta prueba es descubrir qué nivel de relación calidad/precio alcanza este vehículo de origen chino.

Como hemos explicado, la encargada de importar a España el Hanway Tourer es la valenciana Motorien, empresa de dilatada trayectoria que también se ocupa de la distribución oficial en nuestro país de otras marcas de renombre como Daelim, Hyosung, TGB o LML. A pesar de contar con numerosos modelos, en ninguna de sus gamas disponían todavía de un scooter de ruedas altas económico. Así que, tal y como explicaba a este medio su responsable Joaquín Cuñat, en Motorien se propusieron rastrear por el mercado europeo un modelo con esas características que pudiera desempeñar un buen papel en sus concesionarios. El elegido fue el Tourer 125 de la china Hanway, un scooter ya presente en otros países de la UE que cumplía el pliego de condiciones a la perfección: llantas de 16'' y un precio de derribo. Este pasado mes de agosto recibíamos el anuncio de que desembarcaba en España...

Personalidad propia

Para ser un vehículo de corte supereconómico, lo cierto es que el Hanway Tourer 125 no está desprovisto de encanto estético y, de hecho, podemos asegurar que aquí radica el segundo gran atractivo del scooter asiático (recordemos que el primero es impepinablemente su precio). Su carenado exhibe un diseño de líneas limpias y muy actuales. Obviamente no es un alarde de innovación pero en su apariencia no encontramos detalles que nos recuerden con claridad a otros modelos del segmento -práctica habitual entre los fabricantes 'low cost'- así que el Tourer 125 se jacta de ofrecer un aspecto original y una personalidad propia. Es cierto que la calidad de acabados y materiales no alcanza buena nota en este scooter, y que se percibe el bajo coste de fabricación en el ensamblaje de algunos plásticos y detalles. Pero, para ser justos, hay que señalar que no es nada preocupante y que está incluso por encima de las expectativas en un vehículo “mileurista”.

Su frontal está protagonizado por una amplia calandra flanqueada por los intermitentes laterales integrados LED que denotan sencillez y elegancia. En el manillar se encuentra el gran faro provisto de bombilla halógena y, ya en la zaga, un grupo óptico de bella factura -puede que la zona más lograda del vehículo- donde tanto su piloto central como sus intermitentes laterales están dotados también con tecnología LED. El equipamiento continúa con todos aquellos elementos que en la actualidad se le demandan a un scooter urbano, tales como una gran parrilla trasera -muy útil tanto para la instalación de baúles como para que se agarre con seguridad el pasajero-, la posibilidad de estacionarlo mediante el caballete central o lateral -éste último muy valorado principalmente por el público femenino-, arranque eléctrico o por pedal, cerradura de contacto de seguridad y un completo cuadro de instrumentos 'impropio' para un scooter que no llega a los 1.500 euros y que está compuesto por un velocímetro analógico, varios testigos luminosos y una pantalla digital que ofrece la información del cuentakilómetros, el medidor del nivel de combustible y la hora.

Otro detalle que mejoran la imagen de este modelo son sus llantas de cinco palos en color negro y acabado mate a juego con el guardabarros delantero. Tras este primer vistazo, podrá haber valoraciones subjetivas entorno a si el nuevo Hanway es más o menos bonito, si sus acabados están más o menos logrados, si es un scooter a tener más o menos en cuenta que otros del segmento... lo que no le podemos negar, de una manera objetiva, es que su nivel de equipamiento es completo y que -en lo analizado hasta el momento- en el Tourer 125 no se echa nada en falta para afrontar el día a día en la ciudad. Y todavía no hemos hablado de la capacidad de carga... 

Mochila con muchos bolsillos

Aquellas personas recién llegadas o menos familiarizadas con el mundo del scooter, comúnmente caen en el error de valorar la capacidad de carga de un scooter únicamente por el espacio que se encuentra debajo del asiento; sin embargo quienes nos movemos cada día en este tipo de vehículos, con el tiempo, hemos aprendido también a valorar -¡y mucho!- los “otros” espacios de almacenaje, como guanteras, plataformas planas o baúles. El nuevo Hanway Tourer 125 cumple con la tradición de los ruedas altas de ofrecer un escaso hueco bajo el sillín, y allí el usuario podrá alojar con problemas un casco semi-jet y nada más. Pero hay otros 'bolsillos' en esta 'mochila' de dos ruedas. En primer lugar, hay que destacar que Motorien ofrece de serie un baúl de color negro y blanco incorporado a la parrilla donde poder guardar, por ejemplo, un casco integral. Estos top-case pueden resultar a veces antiestéticos o incómodos para el pasajero, pero son sin duda una opción inestimable para quienes necesiten más capacidad. Y, repetimos, en el Hanway viene de regalo.

Otra opción para albergar pequeños objetos son las dos guanteras abiertas situadas en el retroescudo por debajo del manillar: muy útiles a la hora de depositar enseres personales como llaves, gafas, carteras, móviles o incluso latas de refrescos, pero que, al no disponer de cierre de ningún tipo, puede causar más de un susto a las mentes 'olvidadizas'. Cuando estaciones tu vehículo, revisa bien su interior... Por último, pero no menos relevante, encontramos en el modelo chino la posibilidad de transportar objetos de mayor tamaño (como maletas, bolsas de la compra, mochilas del gimnasio...) gracias a su amplio piso plano y al gancho portabultos. En definitiva, con sus múltiples opciones de almacenaje el nuevo Tourer 125 se adapta perfectamente a las necesidades urbanas de carga a pesar de no disponer de un hueco holgado.

Un único hábitat

El nuevo Hanway Tourer equipa un motor de 125cc refrigerado por aire. Es una mecánica sencilla alimentada por carburador, de 2 válvulas y SOHC con poco más de 9 CV de potencia máxima a 8.500 rpm. El par motor alcanza los 9 Nm a 6.500 rpm. Con estos números, por tanto, que nadie se espere unas prestaciones vivas y contundentes. La vida del Hanway se enfoca en exclusiva a la ciudad, a distancias cortas, en donde se sentirá cómodo y con la solvencia justa para transportar a sus ocupantes con tranquilidad. Este propulsor de octavo de litro genera unas aceleraciones más bien sosegadas, y a medida que seguimos con el gas abierto irá ganando alegría con progresión. Para aquellos motoristas menos ávidos de sensaciones fuertes y que tan sólo busquen llegar 'sin prisas pero sin pausas' a su destino, encontrarán en el Tourer 125 un vehículo adecuado. Por supuesto, ese traslado del punto A al punto B debe producirse en un entorno exclusivamente urbano: el velocímetro logra situarse como mucho entorno a los 90 km/h, velocidad a la que llega después de un buen rato con el puño enroscado. Olvídate de hacer adelantamientos fugaces, rápidas recuperaciones o de afrontar algún tramo de vía rápida por un carríl que no sea el derecho. Al Hanway le cuesta salir adelante en medios y altos regímenes. Ahora bien, si seguimos al pie de la letra la recomendación de no sacarlo de la ciudad, este ligero scooter será capaz de cumplir su cometido como cualquier otro modelo de su segmento.

Su escasísimo peso de 122 kg, su compacta distancia entre ejes de 1.390 mm y la reducida altura del asiento de 780 mm sacan a relucir sus mejores virtudes dinámicas, ya que lo convierten en vehículo ligero, manejable y accesible. Para cualquier conductor o conductora llegar al suelo con los pies será una tarea fácil que incrementa la sensación de seguridad. En su habitáculo, al que se accede con comodidad, encontraremos mucho espacio para las piernas y una posición de conducción con las espalda erguida. El conductor sólo encontrará cierta incomodidad en la textura del asiento, muy poco anti-deslizante: en las frenadas, el 'trasero' tiende a desplazarse hacia delante. Hay que acostumbrarse...

En marcha, el nuevo Tourer 125 es un “peso pluma”, un scooter extremadamente maniobrable. Sortear el tráfico, zigzaguear entre los coches y manejarlo con salero por las atestadas calles de la ciudad son sus principales cualidades, que lo consolidan como un scooter puramente urbano. En cuanto a suspensiones, para apoyar en chasis tubular, el fabricante asiático se ha decantado en el tren delantero por una horquilla convencional invertida y doble amortiguador para el tren trasero, caracterizados por un tarado marcadamente suave que ayuda a absorber las habituales irregularidades del asfalto de la ciudad. Las llantas son de 16 pulgadas en ambos trenes, medidas que le otorgan una gran agilidad y sobre todo estabilidad en las curvas. Los neumáticos Kenda (100/80 delante y 120/80 detrás) que monta de serie el fabricante chino penalizan bastante el comportamiento del Tourer ya que no ofrecen todo el agarre que se requiere en un vehículo de reacciones rápidas como es éste que, además, vivirá continuamente sobre suelos heterogéneos plagados de trampas.

La frenada, por su parte, saca una excelente nota. No es habitual ver en este segmento de scooters súpereconómicos un sistema compuesto por dos discos de freno. En el caso del Hanway Tourer 125, el delantero es de 240 mm y en el trasero de 220 mm, en ambos casos mordidos por pinzas de dos pistones. Esta instalación detiene al Tourer con una gran eficacia, en primer lugar porque estamos ante un vehículo muy ligero que tampoco requiere grandes esfuerzos ni efectúa traslados de masas considerables; y por el otro porque los dos discos -a destacar el posterior en un segmento 'plagado' de tambores- no se enfrentarán a velocidades altas, sino todo lo contrario, actuarán en el peor de los casos entre los 40 y los 60 km/h... así que van sobrados. El tacto de las manetas es muy esponjoso en un primer tramo y más preciso según vamos apretando.

En conclusión

El nuevo Hanway Tourer 125 se verá las caras con modelos de octavo de litro y ruedas altas de exitosa trayectoria, como el Kymco Agility City, el Piaggio Liberty o el SYM Symphony S, en un segmento que indudablemente está de moda, sobre todo entre los conductores más urbanos y el público joven y femenino. Motorien se ha decantado por un scooter que, aunque sea actualmente un desconocido en el mercado español y pueda causar dudas, llega con un precio (1.399 euros + baúl trasero) que será su principal arma y con la que despejará la indecisión de muchos compradores. Desde nuestro punto de vista, y después de convivir con él durante varios días por las calles de Barcelona, consideramos que se trata de un modelo de alta relación calidad/precio y una interesante opción para los bolsillos más modestos. Obviamente no es un modelo para deshacerse en elogios por sus acabados, materiales y prestaciones, pero sí para cubrir una necesidad básica de transporte urbano con un distribuidor detrás, Motorien, de contrastada experiencia en el sector. Así que... ¡bienvenido a la ciudad!

La alternativa

Prueba Suzuki Burgman 125 ABS

Tras los cambios estéticos celebrados por la versión 2014, la Burgman 125 recibe un ABS optativo que lo hace todavía mas funcional... y seguro.

 
Da tu opinión

Comentarios (1)

  • oalonso
    oalonso 14-12-2015

    Me compré hace poco una Hanway Tourer que me vendieron "nueva", una moto que estaba oxidada, en malas condiciones, dando infinidad de fallos y que no ha parado de entrar una y otra vez en el taller por los problemas que tiene y que no paran de surgir en la moto.
    Ni el concesionario (Txarandaka Donostia), ni la propia marca se hacen responsables de la moto, la cual casi me provoca varios accidentes por su mal funcionamiento.

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"