Harley Davidson Night Rod Special ABS

Publicado el 03/02/2010


Vota

0 0

Ahora que tiene ABS, la Harley Night Rod Special refuerza la imagen de desfachatez que le aportaban sus negros ropajes. Ahora teme menos que nunca al asfalto mojado, deslizante o con gravilla y a los obstáculos inesperados.

Harley Davidson Night Rod Special ABS

Harley Davidson ha desarrollado el ABS en colaboración con la firma italiana Brembo, suministradora del equipo de frenos de esta moto. Así, equipada con ABS, la moto mantiene mejor el tipo en caso de frenada súbita sobre mojado o con pérdida de adherencia.

Las Harley Davidson V-Rod o Night Rod Special con sistema de frenada antibloqueo ABS cuestan mil euros más que la versión convencional.Iba lanzado por una carretera del norte de Italia con una negra y malvada Night Rod Special y me iba encontrando las trampas habituales en el camino de todo motorista: perros perdidos, peatones despistados, algún que otro Fiat Uno dando media vuelta en plena calzada... Pero este trayecto era distinto, porque una pequeña parte de mí estaba deseando que pasase algo realmente inesperado para poner a prueba en una situación real el nuevo ABS que montaba la Harley.

Pero, insisto, era una parte de mí muy pequeñita. Al final no apareció nada ante mí de repente y la verdad es que llegué contento al lugar de la concentración sin haber tenido que usar el ABS con emergencia. Además, por aquella zona era fácil encontrar tramos de carretera tranquilos: sólo tenía que asegurarme de que nadie venía por detrás, dar gas a fondo y apretar los frenos con fuerza para comprobar que, efectivamente, el antibloqueo hace lo que se supone que tiene que hacer.

Colaboración con Brembo

Harley Davidson Night Rod Special ABS

Los cínicos dirán que las Harley tienen frenos antibloqueo desde hace décadas. Al fin y al cabo, hasta hace poco, podías apretar las levas de sus frenos con todas tus fuerzas sin peligro de bloquear ninguna de las ruedas. Hace ya algunos años, los frenos de muchos modelos de Milwaukee eran así de básicos...

Pero la fuerza de frenada de las Harley ha mejorado mucho en los últimos años, sobre todo desde que la Motor Company empezó a montar componentes de calidad contrastada y firmados por la marca italiana Brembo en muchos de sus modelos (ahora, H-D es el principal cliente de la firma italiana). Una vasta experiencia y unas instalaciones de pruebas estupendas convirtieron a Brembo en la aliada natural de Harley cuando la firma norteamericana decidió desarrollar su propio sistema ABS. Un ABS que nada tiene que ver con el que se montaba desde hace unos años en las versiones Glide Police o destinadas a los cuerpos oficiales, que a partir de ahora serán también Brembo.

En muchos aspectos, el sistema Harley/Brembo (con componentes electrónicos de la firma de Detroit, Delphi, la misma que le suministra la inyección electrónica para sus motos) es convencional. El equipo de diseño y pruebas del Harley Product Development Center de Milwaukee decidió no montar la frenada integral, así como no ofrecer la posibilidad de desconectar el ABS. Un sistema antibloqueo de frenos que en muchos mercados está disponible opcionalmente para todas las V-Rod y toda la familia Touring, aunque hay países en los que viene de serie con la Electra Glide Ultra y la Road King CVO.

ABS totalmente discreto

Harley Davidson Night Rod Special ABS: Sobre grava

Dado que Harley es Harley (es decir, siempre quiere o se ve obligada a hacer las cosas a su manera, con personalidad propia), un requisito fundamental era que el ABS no rompiera el diseño tradicional de las motos. O sea, que no se viese. Se dedicaron muchos esfuerzos a diseñar un sensor en un rodamiento que se monta alrededor de cada eje. Cada rodamiento contiene 66 pequeños magnetos y envía información, vía electrónica, de la velocidad de la rueda a la centralita del ABS, que puede ir montada bajo la tija (en modelos VRSC) o bajo el asiento (modelos Touring). De este modo no se ve el tradicional captador ni el obligado transmisor de impulsos junto al disco, como en el resto de las motocicletas provistas de sistemas ABS.

Todo este material, rodamientos, sensores, moduladores, centralita, lo suministra Delphi y H-D y Brembo lo pusieron a punto. Gran parte del desarrollo de este ABS tuvo lugar en las superficies ultra-deslizantes del circuito de pruebas de Franciacorta, en las afueras de Milán. Conducir una Electra Glide y una V-Rod allí (sobre asfalto mojado, gravilla y una superficie plana con el agarre de una pista de hielo) sirvió para confirmar la utilidad del ABS, que hizo que las motos se deslizasen en lugar de bloquear las ruedas y caerse (lo que pasaba al desconectar el sistema).

Negra como el carbón

Harley Davidson Night Rod Special ABS

La cosa cambió después de mi salida por la carreteras a bordo de la Night Rod Special con ABS. Es la última variante de la familia VRSC y se distingue de su antecesora, la Night Rod, por los acabados en negro de su motor, ahora de 1.250 c.c., los silenciosos de aluminio, el cupolino del faro, el manillar tipo dragster, los reposapiés avanzados, el asiento algo más bajo (640 mm), las llantas con ranuras y cerquillo con fileteado rojo y el gran balón posterior de 240 mm de sección.

La Special es una de las Harley más chulas que hay y también la más rápida. Con esos reposapiés avanzados, la postura de conducción resulta curiosa, a medio camino entre dragster y lo chopper. Este motor de ocho válvulas refrigerado por líquido tiene una potencia declarada de 123 CV y más de 12 kgm de par máximo a 8.250 y 7.000 rpm respectivamente. Sus entrañas miden ahora 105 mm de diámetro por 72 mm de carrera, de los que se obtienen 1.250 c.c., es decir, el cubicaje que el año pasado se usaba en la V-Rod del departamento CVO (Custom Vehicle Operations), a base de piezas especiales Screamin Eagle, que tras ser convenientemente probadas han pasado ahora a la fabricación en serie, pues el anterior motor de 1.130 c.c. ya es historia y todas las Rod montan ahora el 1.250 c.c. de 123 CV de potencia.

Pero las mejoras en el gran propulsor bicilíndrico en V a 60 grados, LC DOHC 8 válvulas alimentado por inyección electrónica ESPFI, no se han quedado ahí. El embrague es completamente nuevo, ahora es más fácil de accionar, según H-D un 20 % menos fatigoso que antes, sigue con mando hidráulico, pero incorpora un sistema antirrebote para liberar de la retención del motor a la rueda trasera en las reducciones de marchas a altas vueltas y en las apuradas de frenada.

Con el nuevo motor más potente, la Special resulta dócil a baja velocidad, pero una vez superas las 5.000 rpm, la moto se lanza adelante con fuerza suficiente como para que agradezcas el soporte lumbar que te ofrece el asiento de dos niveles. Acelera como un dragster cuando se lo pides y sabe mantener las formas, pese a su malvada apariencia, rodando tranquilo y suave por ciudad.

El ABS a prueba...

Harley Davidson Night Rod Special ABS

La estabilidad en línea recta era buena incluso a las velocidades de crucero elevadas. El cupolino del faro te ofrece una protección aerodinámica nada desdeñable... si te acoplas al depósito. Aunque la Special recorría con confianza las curvas más suaves, lo cierto es que su longitud, 1.715 mm entre ejes, y su gran neumático posterior, 240 mm, daban lugar a cierta inestabilidad en curvas más retorcidas y sobre todo más bacheadas. Prefiere las carreteras de perfecto asfalto a las rugosas y reviradas comarcales. Vista la combinación de velocidad y peso (292 kg) agradecí muchísimo la presencia de los tres discos de 300 mm que, mordidos por pinzas Brembo de cuatro pistones, ofrecen una gran potencia de frenada (y, en este modelo en particular, sin derrape alguno, gracias al ABS).

En conducción algo más deportiva y al apoyar la conducción más de la cuenta sobre el freno trasero, el ABS entraba en función, lo que se agradecía, pues te pone límite y no deja bloquear la rueda trasera, optimizando así la frenada posterior hasta el máximo de agarre del balón de 240 mm trasero, vital en este tipo de motos largas y pesadas. Delante, se podía apurar bien la frenada, casi hasta límites deportivos, pero preferí esperar a otro tipo de pruebas más seguras para hacerlo y no por carretera, pues me acordé de una mala experiencia con una máquina deportiva...

Tras el recorrido de contacto con la Special por carreteras cercanas a Milán, se nos invitó a probarlas sobre las pistas especiales del circuito Franciacorta, donde Brembo y H-D han desarrollado su sistema ABS. Pero con las motos equipadas con rozadores-estabilizadores para impedir cualquier tipo de aterrizaje forzoso, tipo Boeing 747...

En asfalto seco, el conductor experimentado puede prescindir del ABS y esto es igual de cierto para el de Harley como para el resto de marcas que los equipan. Cuando probamos la moto en seco, el ABS aparecía justo antes de que la rueda se bloquease de verdad, de modo que el sistema reducía parcialmente la efectividad de los frenos. Pero, por otro lado, accionando el pedal (algo incómodo) del freno posterior podía añadir la fuerza de frenado necesaria sin miedo de bloquear la rueda trasera. En general, la respuesta de la Harley en una frenada de emergencia parecía mejorar con el ABS.

Sobre agua y gravillaaaaAAAAA!!!!

Harley Davidson Night Rod Special ABS: En seco

No contento con las pruebas en seco, y como nadie parecía dispuesto a meterse en camisas de siete varas, cogí la V-Rod anticaídas sin ABS y pregunté si podía probarlo sobre mojado. Efectivamente, en mojado es más difícil controlar la potencia de frenada y más si quieres restarle metros, con lo que se acaba bloqueando las ruedas y buscando una casi segura caída, de la que me libraron los estabilizadores. Luego probé en las mismas condiciones la provista de ABS y su efectividad me sacó de cualquier duda. Todo bajo control, siempre que se mantenga la línea recta.

No contento con ello y tras volver a la moto sin ABS, me dirigí hacia la pista de gravilla, como me indicó el personal de Harley. Como no soy muy off-road me metí en ella a 40 km/h, pero cuando estaba a pocos metros de su comienzo vi que no era una pista con gravilla, si no un mar de grava de casi un palmo de profundidad. No me caí de milagro, pero las fotos hablan por si solas de lo mal que lo pasé y eso que los estabilizadores cumplieron su función de no dejarme caer, pero poco faltó. Luego, con la provista de ABS, me pareció mentira que la moto se pudiera detener en aquellas condiciones de firme. Se toma sus metros sobre el mar de grava, pero acaba parando.

Y, para rizar el rizo y como me invitaron a ello, me fui hacia la pista deslizante y mojada. Aquí ya tomé primero mis precauciones. Paré la moto justo al lado, me bajé y al caminar sobre ella y ver que hasta era difícil mantenerme en pie por lo que resbalaba, estuve a punto de dudarlo, pero uno de los ingenieros me dijo... "ten confianza en el ABS y, además, llevas los estabilizadores". Así que allí me metí y vaya si frenó sobre un firme que la gente de Brembo dice que patina más que el hielo pulido.

Luego, viendo que la gente se animaba y no dejaban las V-Rod libres, me decidí a probar una de las Electra Glide sobre aquella pista deslizante y casi se podría catalogar de milagro lo que llega a conseguir el sistema ABS con más de 400 kilos de responsabilidad sobre dos ruedas.

Mayor seguridad...

Harley Davidson Night Rod Special ABS: Pista deslizante

En definitiva, en conducción normal, el sistema ABS pasa desapercibido; se queda a la espera de un patinazo repentino o de un estrujón a la leva del freno fruto de algún susto. El sistema de H-D parece tan bueno como el de otras marcas y sin duda serán muchos los que agradecerán la tranquilidad que aporta. Al fin y al cabo, nunca sabes cuándo te atacará un perro perdido o un Fiat Uno.


Roland Brown
Fotos: Harley Davidson
Adaptación: Laura Bartolomé

 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"