Harley Davidson Sportster 883 Iron: El lado oscuro 2009

Publicado el 03/02/2010


Vota

2 0

"Puede que hayas nacido en la cara buena del mundo, yo nací en la cara mala, llevo la marca del lado oscuro". Jarabe de Palo.

Harley Davidson Sportster 883 Iron: ¿Polivalente?

Inolvidable tema de Jarabe de Palo. Si naciste en la cara buena del mundo, puede que ésta no sea tu moto. Pero si naciste en la cara mala y quieres llevar la marca del lado oscuro, la negrísima Iron puede reflejar tu forma de ver la vida...

La Iron está justo un escalón por debajo de la Nightster en cuanto a precio, una Harley asequible.

La recién llegada a la familia Dark de la marca de Milwaukee te lo pone fácil, si quieres entrar en el lado oscuro.Una moto cuya negritud impresiona: negro mate para el enorme propulsor bicilíndrico en versión 883 cc, que, a diferencia de la versión Evolution de 1986 con el bloque del motor en aluminio y el cambio de cuatro marchas, lleva la caja de cambios de cinco velocidades incorporada.

La transmisión secundaria es, desde 1992, por correa dentada.

Dark custom. Negro mate para el depósito de combustible tipo peanut (cacahuete). Negro mate para el guardabarros delantero, de nuevo diseño y aire deportivo, y para el trasero, recortado y con los intermitentes haciendo las funciones de un inexistente faro trasero. Las tapas laterales también se apuntan a esta fiesta del lado oscuro...

Se caracteriza por un manillar cortito, una horquilla delantera con un minimalista protector de goma y llantas con 13 palos de aluminio y un acabado pulido que entre tanto negro mate le otorga un punto brillante, sport, tecnológico...

El equipo de frenado, con dos discos de 292 mm, no es un ejemplo de efectividad, y se agradecería un segundo disco de freno que sí tienen otras versiones, lo que lógicamente encarecería el precio final de la Iron. En una conducción ligera, no voy a decir deportiva, se hace imprescindible apoyarse también con el freno trasero.

Lleva un asiento individual a sólo 735 mm del suelo; amortiguadores regulables en precarga, anclados en el basculante, de sección rectangular, que, al igual que la horquilla, se presenta en negro brillante.

La rueda delantera de 19", que hace de la Iron una moto más manejable que otras versiones con rueda de 21", contrasta con el espectacular zapato de 150 trasero, que le da cierto aire de dragster...

Sensaciones

Harley Davidson Sportster 883 Iron: Belleza limitada

La Iron te brinda la posibilidad de entrar en el mundo Harley a un precio razonable.

Y entrar en el mundo de Harley no significa necesariamente evocar películas como Easy Rider o Rumble Fish, film que aquí se tradujo como La ley de la calle, con un Mickey Rourke muy diferente al actualmente reformado que se enfrentaba sobre su Harley a la banda liderada por su hermano.

Al entrar en el mundo Harley me refiero a la sensación de conducir una Harley...

Asiento a pocos centímetros del suelo; pistonadas que se notan en el culo una a una, a través de el asiento individual; pies adelantados con unas estriberas plegables, que casi sobresalen tanto como el manillar; embrague de tacto más agradable del que recordaba en las motos de Milwaukee; cambio de marchas ruidoso y palanca de largo recorrido; manos elevadas; instrumentación limitada
y un sonido inimitable...

La verdad es que la estética de la Iron (negra, negrísima) impone, pero en orden de marcha me ha sorprendido su generosidad a bajas vueltas, a pesar de su peso.

La inyección electrónica que algunos puristas maldicen funciona verdaderamente bien en esta 883, y la respuesta a bajas vueltas es realmente agradable.

Sin perder personalidad (vibra, pesa, el cambio es ruidoso...), la Iron es baja de vueltas, una moto amable cuya respuesta se agradece entre el tráfico urbano y también si te metes en alguna carretera revirada, donde a la salida de las curvas lentas sentirás las inimitables sensaciones de toda una moto nacida en Milwaukee.

No es una motocicleta para buscar sus límites, sino que ella misma te los pone con unas suspensiones de recorrido muy limitado y los avisadores de los estribos muy cerquita del suelo. A pesar de esta limitación y de una posición de conducción poco ortodoxa, el placer del tacto del motor, sus bajos, respuesta, incluso sus vibraciones, tienen su encanto...

En las largas distancias, desde mi punto de vista, no es realmente la falta de protección aerodinámica el motivo del cansancio, sino que los riñones serán los que te hagan suspirar por llegar hasta la próxima estación de servicio, puesto que la espalda adopta una posición muy poco natural.

La Iron se entrega sin estriberas ni asiento para el pasajero, pero está preparada para admitir un asiento opcional y montar estriberas para el acompañante, si es que quieres compartir tu viaje...

Con su consumo moderado de unos 6,2 litros a los 100 km no se llegan a cubrir 200 km sin poner gasolina en el depósito de combustible (negro, negrísimo), con su tapón sin llave. El diminuto chivato de reserva avisa cuando quedan menos de tres litros.

Si quieres entrar en el lado oscuro, la Iron te lo pone fácil. Su precio, acorde con la crisis.


Álex Medina
Fotos: Santi Díaz

 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"