Harley Davidson V-Rod Destroyer: Única

Publicado el 27/05/2010


Vota

0 0

Después de lograr su segundo campeonato de dragsters, Harley Davidson se ha atrevido a comercializar una réplica de su doble campeona. El resultado es una moto única y que hará vivir muchas y nuevas sensaciones.

Harley Davidson V-Rod Destroyer: Única

Algo muy especial ha de estar por aparecer cuando una compañía te hace volar 10.000 km para probar su nueva moto y te hace pasar una mañana entera ensayando otras motos para comprobar si eres lo bastante bueno para dejártela probar!

Algo diferente ha de estar a punto de aparecer cuando esa nueva moto es una máquina de carreras de altas prestaciones y esa compañía es Harley-Davidson... dicho todo esto desde una perspectiva europea, claro.

Para entrar en ambiente

Harley Davidson V-Rod Destroyer: Única


El día anterior a la prueba de (pronúnciese con profundo y grave acento norteamericano) The Destroyer, presenciamos la consecución del campeonato de dragsters Pro Stock por parte del equipo Harley Screamin'Eagle- Vance&Hines en su segundo año en competición, con Andrew Hines como piloto. Sí, son los mismos Vance&Hines que fabrican tubos de escape y elaboran piezas especiales para todo tipo de motores, y la nueva Destroyer ha llegado para darles guerra, ya que en los Estados Unidos, Harley y prestaciones son sinónimos.

¿Pero por qué una dragster de serie?, pues para promocionar Harley Davidson y todo el ambiente que rodea estas alocadas competiciones, que llegan a reunir más aficionados que las multitudinarias pruebas de Supercross. La marca del águila americana construye la Destroyer para hacer su propia copa de dragsters en el campeonato NHRA y formar una escuela de pilotos, lo que no es mala idea. La programación para la presentación de prensa no estaba mal: plan para el primer día, presentación técnica y almuerzo; al día siguiente, ver como tu anfitrión gana el campeonato nacional más importante frente a 70.000 espectadores. Sencillamente espectacular. Tercer día, llega nuestro turno...

Pasamos la mañana aprendiendo técnicas de competición con dragsters y probando en pista toda una gama de Harley. ¡Incluida una incongruente, pesada, confortable, potente e impresionantemente resistente Screamin'Eagle Electra Glide! Casi increíble pues el motor estaba potenciado a más de 110 CV en una lujosa moto gran turismo de casi 400 kilos de peso, con carenado, asientos sofá, equipo de música y maletas... Harley las fabrica en serie en la Custom Vehicle Operations, en su fábrica de Kansas City, y están destinadas a dar más de un susto a la salida de un semáforo, siempre en manos de quien pueda costearse su adquisición... que deben ser bastantes, pues se ve que hay lista de espera de las contadas unidades que se fabrican artesanalmente.

Pero la más ligera Screamin'Eagle V-Rod fue más rápida: una moto especial de CVO, con motor de 1.250 c.c., 135 CV y un grueso neumático trasero de 200 mm x 18 pulgadas. Era bastante rápida y con un poco de práctica conseguí una marca de 11,7 segundos en la pista del cuarto de milla. Suficiente para clasificarme para la prueba de la Destroyer...

Una dragster de serie

Harley Davidson V-Rod Destroyer: Única


No hay nada que te deje indiferente de la Destroyer. Está basada en la V-Rod de serie. Por ejemplo, monta los mismos bastidor y basculante (¡e incluso la misma luz trasera!) pero el motor ha sido preparado con piezas especiales Screamin'Eagle por los mejores maestros de motores de la fábrica de Kansas, antes de pasar a ser montado en la moto por la gente de Custom Vehicle Operations, y poco tiene que ver con el original.

El diámetro por carrera del motor es de 105,0 x 75,0 mm, utiliza pistones forjados de alta compresión, bielas reforzadas, tiene una relación de compresión de 14:1 y sus gases fluyen por un tubo de escape achatado dos en uno que retumba tanto que puede hacer sangrar tus oídos. Por supuesto sus culatas son diferentes a la serie, se ha trabajado mucho en ellas montando árboles de levas puntiagudos, válvulas de mayor tamaño, conductos de admisión y escape ensanchados, además de una mejorada inyección electrónica ESPFI y reprogramada centralita de encendido. La potencia máxima declarada es de 165 caballos y su peso es de 232 kg más 7 kilos del larguero anticaballitos. ¡Ah! y lleva un grueso slick de dragster de carreras en la rueda trasera.

Estas cifras pueden parecer normales frente a una mil de última generación, pero esto es porque no has visto ni oído esta bestia rodando como un misil a ras de suelo o recorriendo el cuarto de milla (402 metros) en un tiempo que aniquila cualquier mil japonesa puesta en la calle: 9,6 segundos... Yo lo vi y se me secó la boca de pánico.

¡Valor y a por ella!

Harley Davidson V-Rod Destroyer: Única

En la Destroyer el piloto no se sienta, la cubre. Te abrazas fuertemente al plano manillar y al depósito y te aseguras de que tu trasero queda bien apretado contra el respaldo del asiento. Cuando vas por el paddock camino de la pista cambias de marcha con la palanca convencional, pero en pista, dejas bloqueado el puño del gas a tope y pulsas el botón de accionamiento del cambio neumático situado en la maneta izquierda, donde debería estar la bocina. Esto corta el encendido durante un instante y te permite subir de marcha en una fracción de segundo. No se trata de décimas de segundo, sino de centésimas. Siguiendo recomendaciones de la gente de Harley, para acostumbrarme a la bestia, primero hice dos salidas sin calentar rueda trasera y utilizando el embrague de forma normal...

En la salida me acordaba de algunas de las mil recomendaciones recibidas unos momentos antes... Debía apoyar-arrastrar los dos pies en el suelo para mantener la moto vertical o el larguero anticaballitos golpearía el suelo cuando la parte frontal se levantase y perdería tracción y unas décimas de tiempo... y hasta me podría desequilibrar la moto, si lo hace de un lado solamente. Ya frente a las luces de salida o árbol de Navidad como lo llaman los pilotos de dragster, muevo la moto hacia delante para activar la primera luz blanca, entonces se inicia la segunda fase y aparece la segunda luz, un flash amarillo, seguido del verde y doy gas ¡arrancoooo!

El monstruo se lanza hacia delante con un sonido de escape que te explota los tímpanos, da bandazos, se tambalea y me empuja por detrás como un cohete, y en un instante una serie de parpadeantes luces rojas me indican que debo subir de marcha. Cierro el gas... ¡no, no debería haber hecho esto! pero, ¡bang!, inserto otra marcha y otra y otra y otra casi sin respirar, después de más estruendos, paso la meta con un tiempo de 11,3 segundos. No está mal, pero no conseguí estar por debajo de los 10 segundos como anunciaba Harley.

La moto se mostraba nerviosa, no se notaba bien... Algo no funcionaba... seguro que la aturdida pieza de carne y huesos que llevaba asida al manillar como un pelele.... La segunda carrera fue algo más rápida pero no mucho mejor. Las sensaciones eran tantas, tan diferentes y en tan pocos segundos que costaba mucho poner en práctica todo lo que te habían dicho aquella mañana.

¡A mejorar el tiempo!

Harley Davidson V-Rod Destroyer: Única


Aún estaba en la lista de los mejores, reajustamos la moto -ajustamos el limitador de régimen máximo en otra posición para que avisara antes- y si se es lo suficientemente valiente, utilizamos el embrague de transferencia directa e intentamos poner en práctica las alocadas técnicas de carreras con dragsters. Tres de los probadores allí presentes nos atrevimos... Primero, una buena quemada de rueda para hacerla entrar en calor y derretir goma para que se agarre al asfalto y no patine, el motor rugiendo como mil demonios, una gran nube de humo blanco, entonces embragas y hacia delante. Después de esto mi corazón palpitaba como un caballo desbocado.

Primera luz, segunda fase, ¡amarillo y verde! Adelante, otra vez gas a fondo hasta la meta, sobrepasando sin piedad el límite de vueltas y soltando el embrague de golpe. Nada de patinazos ni de salidas controladas, sólo sirve ¡ir a gas a tope! La Destroyer me lanzó con fiereza, dando saltos el neumático trasero al soltar el embrague con gas a tope, casi perdiendo las botas, el culo comprimido contra el tope del asiento y se abalanzó hacia la meta como nunca lo había hecho antes. Casi al final, la luz roja de aviso del cuentavueltas se encendió en el cuadro de mandos, intenté pulsar el botón pero, ¡maldición!, fallé y logré cambiar al segundo intento.

Todo bien hasta el final y 10,2 segundos más tarde pasé volando la línea de meta a 222 km/h. A pesar de mi mal tiempo no me quedó ninguna duda de que es una máquina para estar en 9 segundos en el cuarto de milla, incluso conmigo pilotándola... pero con más prácticas ¡Si por lo menos esa luz no me hubiera distraído...!

Pocas unidades para Europa

Harley Davidson V-Rod Destroyer: Única


Tras las últimas dos salidas y viendo a los demás intentar bajar de 9 segundos, los nervios habían desaparecido; si soy capaz de hacerlo bien, la Destroyer se muestra sólida, estable, furiosamente rápida y con una salida tipo cohete. Se ha construido para esto, todo o nada, y lo hace estupendamente. No hay nada comparable. Bueno, si, otra dragster... ;-)

Si quieres poseer una, debes tener en cuenta que sólo la podrás utilizar en carreras de dragsters o exhibiciones, y que habrá muy pocas unidades destinadas a Europa, por ejemplo, solamente llegarán ocho unidades al Reino Unido, otras tantas a Alemania y el mismo número para el resto de países, y que inicialmente son únicamente para los concesionarios oficiales Harley. Además, cuando pagues 30.000 euros no esperes el cambio. Pero si finalmente la consigues piensa que tendrás en tus manos una Harley única, de muy altas prestaciones, potencialmente ganadora de carreras de dragsters.


Kevin Ash
Fotos: H-D

 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"