Harley Davidson VRSCF V-Rod Muscle: Terminator 2009

Publicado el 03/02/2010


Vota

0 0

En la película "Terminator II", el implacable androide montaba una Harley Fat Boy y hacía toda clase de diabluras con ella. Si Terminator regresara del futuro ahora, seguramente se subiría a una Muscle...

Harley Davidson VRSCF V-Rod Muscle: Terminator

Cuando hace ya cerca de una década Harley Davidson presentó la V-Rod, la marca de Milwaukee sorprendió a propios y a extraños con esta moderna y potente custom del siglo XXI.

Ha habido diferentes versiones, pero esta Muscle es la primera gran evolución desde que esta familia vio la luz. La estética ha sufrido una profunda y agraciada revisión. Sin desmerecer en absoluto a la V-Rod tradicional, la Muscle es más atractiva y contemporánea. Con el inmenso neumático trasero de 240 mm, los escapes lado a lado y el piloto de leds integrado bajo el colín, esta Harley tiene aspecto de dragster e intimida. La V-Rod es, con la XR 1200, la única Harley con cuentavueltas de serie (son las deportivas de la marca americana), y dada la facilidad que tiene el motor Porsche para subir de vueltas, está más que justificado. La instrumentación es relativamente completa, habituados al único reloj de las clásicas, con nivel de gasolina, además del tacómetro y del velocímetro.

Muy atractiva

Harley Davidson VRSCF V-Rod Muscle: Terminator

Moverse por ciudad con la Muscle no es lo ideal, porque a su peso, gran longitud y ancho manillar, ahora se une el descomunal neumático trasero de 240 mm, gran protagonista de esta moto y que le otorga este aspecto de dragster, aunque por el contrario le resta una buena dosis de agilidad. Eso sí, todo el conjunto de la V-Rod Muscle causa una gran expectación. Serás el rey de los semáforos y de las terrazas, de eso no hay duda.

Como ya hemos comentado, en la urbe no se siente a gusto y notas cómo el 240 trasero se empeña en mandar. Terminas por efectuar una conducción bastante automovilística, porque no tienes mucha opción. Eso sí, a menos que te encuentres algún pepino de 180 CV, en los semáforos puedes salir como Dani Pedrosa, sorprendiendo a aquellos que te miraban de reojo, pensando que llevabas una tranquila Fat Boy tuneada...

Reconozco que es un tema personal, pero me cuesta habituarme a llevar los pies por ahí delante. Será porque mido 1,70 y lo de llevar pies y brazos estirados hacia tan adelante me provoca incomodidad, más sin llevar un respaldo alto, y me acaban doliendo los riñones. En autopista, a esto se suma la exposición al aire, lo que invita a mantenerse dentro de los márgenes legales de velocidad. Por suerte, el V60 no emite casi vibraciones, y el asiento es ancho y confortable... por lo menos para el conductor. El pasajero dispone de uno bastante más pequeño y delgado, sus estriberas no vienen forradas con goma y, desde luego, nada de asas. El/la acompañante se tendrá que agarrar bien al conductor, cosa que, dependiendo de a quién llevemos, tampoco está tan mal...

Las posibilidades deportivas de la Muscle son reales, pero condicionadas en demasía por el enorme balón trasero. Comparada con las V-Rod anteriores, que calzaban un 180 detrás –si la memoria no nos falla–, con el 240 hay que usar tanto el manillar como las estriberas para lograr introducir con soltura la moto en curva. Contando con que la distancia entre ejes es larga, también hay tendencia a salir largos, por lo que hay que anticipar notablemente la entrada en curva. Al cabo de poco te haces a este juego, y es posible conseguir un ritmo considerablemente elevado, gracias también a que la Muscle frena bien y a que sale con energía de las curvas.

El motor tiene potencia más que suficiente para ofrecer buenas aceleraciones y recuperaciones –es capaz de salir desde 2.000 vueltas sin demasiados problemas– y la estabilidad es satisfactoria, sobre todo en buenos asfaltos. Lo que diferencia especialmente este motor de los clásicos propulsores de Milwaukee, dejando de lado la potencia pura, es la rapidez en subir de vueltas y el número de ellas que es capaz de alcanzar con gran facilidad. El que espere encontrar cualquier parecido con los personalísimos bicilíndricos norteamericanos y su pot-pot-pot, que se olvide... En firmes bacheados, la suspensión se muestra algo blanda, especialmente en lo concerniente a la pareja de amortiguadores traseros, cuyo recorrido corto puede llegar a hacer algún tope si vamos fuertes sobre ese tipo de superficies.

Donde será posible sacarle todo el jugo es en las carreteras bien asfaltadas y con curvas rápidas. Aquí, el límite lo impondrán las estriberas, que acabarán por rozar el asfalto, en especial en curvas largas, aunque por suerte no están situadas tan bajas como en algunas hermanas de marca.

Una Harley diferente

Harley Davidson VRSCF V-Rod Muscle: Freno delantero

Seguramente, esta Muscle no será el objetivo del clásico comprador de Harley, que preferirá una Sportster, una Fat Boy o una Road King, por poner ejemplos de la gama clásica de las motos americanas. No, esta V-Rod va destinada a aquellos que quieran ser clientes de la marca, pero sin renunciar a las prestaciones ni al espectáculo, con una moto con pinta de dragster que va a ser la envidia del vecindario. Una Harley que sería la moto ideal del nuevo Terminator...


Jordi Aymamí
Fotos: Juan Pablo Acevedo y Santi Díaz

 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"