Harley Davidson XL883L Superlow: ¡Abajo las barreras! 2010

Publicado el 21/12/2010


Vota

0 0

Con un altura de asiento inferior a los setecientos milímetros, la SuperLow es la más ‘entry level' de todas las Sportster, con lo que mejoran la ergonomía y la calidad de marcha. La talla, como el sexo, ya no es un hándicap para adquirir una Harley: estamos ante la más accesible y manejable.

Harley Davidson XL883L Superlow: ¡Abajo las barreras!

Bien. Septiembre acostumbra a ser un mes difícil. Vuelta de las vacaciones y consecuente síndrome posvacacional, se deja de disponer y disfrutar de tanto tiempo libre, la meteorología empieza a empeorar y nos avisa de que lo bueno, el verano, se acaba, etc., etc. Si no has salido de tu ciudad en todo agosto, como es mi caso, el retorno y la reaclimatación a tu puesto de trabajo no resultan tan duros, la morriña es menor.

Ahora bien, si cuando te reincorporas te comunican que tienes que pasar cuatro días en Austria invitado por Harley-Davidson probando la nueva XL883L SuperLow y visitando la European Bike Week, una concentración de una semana organizada por la marca de Milwaukee, te quedas con la sensación, creas o no, de que Dios es justo.

No has podido ir de viaje durante tus vacaciones, pero ahora vas a recorrer las carreteras de Austria de arriba abajo a lomos de una motocicleta de una marca mítica y acompañado de tus colegas de profesión. Y encima la meteorología, caprichosa como hemos visto que es en septiembre, y especialmente cambiante en este país centroeuropeo, se porta de maravilla con nosotros...
Definitivamente, ¡Dios es muy justo!

Gracias por los silentblocks

Harley Davidson XL883L Superlow: ¡Abajo las barreras!

Una de las primeras cosas de las que nos dimos cuenta a sus mandos fue que la SuperLow es una motocicleta realmente confortable. La forma del asiento monoplaza es muy acertada y enseguida nos hacemos con ella, enseguida conseguimos acomodarnos para lanzarnos a la carretera. El paso de los kilómetros no supone ningún problema. Gracias a los tacos de goma colocados entre el motor y sus anclajes al chasis, la SuperLow es una custom muy considerada con su propietario al apenas transmitirle vibraciones. Los silentblocks se encargan de filtrarlas y, así, de que la calidad de marcha sea notable.

Otra de las conclusiones a las que llegamos: tampoco suponen un problema los kilómetros, porque la ergonomía ha sido muy estudiada y muy bien diseñada. El triángulo que forman manillar, asiento y estriberas es más cerrado de lo que a priori podría suponerse en una motocicleta de su categoría, y así la posición de conducción no es en ningún momento forzada. A diferencia del resto de Sportster, el manillar de la SuperLow es algo más elevado, sus extremos son más cerrados y queda más próximo al conductor, lo que le hace adoptar una posición muy natural y relajada subido a ella.

El tacto de la maneta del embrague nos sorprendió: no es tan duro como en otros modelos de la marca y es muy asequible para cualquier tipo de usuario, sin necesidad de que pase antes por el gimnasio. El tacto de la palanca del cambio también sorprendió porque ha mejorado bastante respecto a modelos precedentes y no se muestra ya tan ruda ni ruidosa.

Manejable

Harley Davidson XL883L Superlow: ¡Abajo las barreras!

No nos vamos a engañar. Las custom no son las motocicletas más indicadas para callejear entre coches, por ejemplo, porque en ellas convergen un par de circunstancias que las hacen relativamente torpes. Primero tenemos el peso, culpable de que cueste moverlas, y luego está el tema del lanzamiento de la horquilla, que acostumbra a ser largo y a restarles agilidad.

En el caso de la SuperLow, con un peso en torno a los 250 kilogramos, se muestra pesada, pero, gracias a su principal característica, a lo que le da su nombre, a sus 695 milímetros de altura de asiento, no es demasiado complicado manejarla en parado. En cuanto a las geometrías de dirección, el ángulo y el avance han sido concienzudamente estudiados para que, gracias también a las formas del manillar, no haya que forzar la postura ni estirar los brazos en los giros o las maniobras.

Es, para ser una custom Harley-Davidson, una motocicleta bastante manejable. Y a ello contribuye, en gran medida, la llanta delantera de tan sólo 18 pulgadas -motocicletas de sus características suelen montar 19 ó 21-, con lo que los giros a baja velocidad o en parado son todavía menos complicados.

En carretera se vuelve a agradecer esa posición de conducción: se disfruta mucho encima de ella, sin tener que limitarse a disfrutar únicamente del paisaje. Me explico. Rutear es lo que más casa con una custom, pero la SuperLow ofrece algo más. Tiene motor -no tanto por potencia (47 CV a 5.700 rpm) como por par (7,14 kgm a 3.750 rpm)- y empuja y carga muy bien con el peso de esta Sportster; transmite muy buenas sensaciones.

Con unas geometrías moderadas no lo hace nada mal en los puertos de montaña, como tuvimos ocasión de comprobar en las bellas carreteras austríacas. No le cuesta demasiado entrar en las curvas, como tampoco es complicado moverla de un lado a otro. Las suspensiones son de largo recorrido, pero debidamente ajustadas para hacerlas lo suficientemente rígidas y firmes como para no apreciar flaneos ni delante ni detrás. El único pero, como suele ser habitual en las custom, es que las estriberas están colocadas bajas y rozan con facilidad al inclinar.

Pasando a la frenada, en el tren delantero monta un único disco de 293 milímetros de diámetro con una pinza de dos pistones opuestos. El tacto es bueno y siempre sabemos cuánto estamos frenando. Es entonces cuando nos damos cuenta de que es lo suficiente, porque, aunque la motocicleta pesa lo suyo y otro disco no habría estado nada mal, para el equipo que monta frena mucho mejor de lo que podríamos pensar. Y es que, además, una motocicleta de las características de la SuperLow no está pensada para apurar las frenadas.

Allegro ma non troppo

Harley Davidson XL883L Superlow: ¡Abajo las barreras!

Divertida si de lo que se trata es de circular a ritmo alegre pero moderado, la SuperLow no es una custom diseñada para dejar atrás a nadie. Más bien al contrario, la relajada posición de conducción, volviendo a lo de antes, invita a eso, a relajarte encima de ella.

Por último, no podemos pasar por alto el señalar que el depósito de combustible de la SuperLow es de 17 litros de capacidad, con lo que su autonomía teórica -hasta que dispongamos de una unidad de pruebas y podamos verificarlo- debe de ser bastante elevada.

El precio de salida de la SuperLow, en un solo color, es de 8.800 euros. Es una cantidad que nosotros consideramos ajustada teniendo en cuenta la marca de la que estamos hablando. No en vano, el fabricante norteamericano la tiene por la más ‘entry level' de sus motocicletas, la más apta para cualquier tipo de conductor, independientemente de su sexo, la que puede hacer que muchos aficionados se inicien en el universo Harley y acaben formando parte de él...


Juanan Martín
Fotos: H-D

 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"