Honda CB 1300: De vuelta al ruedo

Publicado el 06/04/2010


Vota

2 0

Honda llevaba mucho tiempo sin comercializar en España la mayor de sus CB. Un planteamiento más dinámico mezclado con una estetica retro consigue un resultado ideal para los románticos de las motos.

Honda CB 1300: De vuelta al ruedo

La historia de este modelo y en general de las grandes pluricilíndricas nakeds se remonta muchos años atrás. En los setenta, cuando las deportivas apenas equipaban simples cúpulas como protección aerodinámica, estas grandes motos desnudas eran las reinas del asfalto.

Los ochenta sirvieron para ir vistiendo las monturas, con atuendos aerodinámicos en busca de más prestaciones que ya no dejaban ver la belleza de sus entrañas. No obstante, en Japón el culto a la moto desnuda es absoluto, puesto que son líderes de ventas en la mayoría de las cilindradas.

Un poco de historia

Honda CB 1300: De vuelta al ruedo


Honda creó sus primera CB 750 Four en 1969, con la siguiente versión de CB 750 F diez años más tarde. Se adulteró el producto con un semicarenado en 1981 con la aparición de la CB 1100 R, aunque dos años más tarde recuperaron el aire familiar que hoy tiene nuestra protagonista con la CB 1100 F. Y apareció nueve años más tarde (en el olímpico 1992) la CB 1000 Super Four, conocida también como Big-1 por ser esa la denominación del proyecto.

Fue la única de la saga CB que fue importada de una manera oficial en nuestro país, debiendo recurrir Montesa Honda S.A. a importantes ofertas en las últimas unidades, a pesar de las pocas que importaron, para venderlas todas. Aquella moto era buena, pero nuestro mercado, por aquel entonces todavía más inmaduro que ahora, sólo pensaba en motos carenadas repletas de prestaciones máximas. Su precio era excesivo, pero hoy, después de once años, la nueva CB 1300 está casi al mismo precio que entonces pero es mejor en todo...

Para finalizar la historia de un producto tradicional en la marca, hay que comentar que en 1998 apareció la primera CB 1300, pero sólo para el mercado japonés. Su aspecto de claro retroceso estilístico en relación con la Big-1 se saldó con un estrepitoso fracaso de ventas en el país del sol naciente respecto a sus más directas rivales. Ahora en 2003 todo se ha renovado, ya no sólo estéticamente, sino en concepto, mucho más funcional y sobre todo más divertido, puesto que hablamos de una moto que pesa 20 kilos menos que su antecesora...

Cambios profundos

Honda CB 1300: De vuelta al ruedo


Cuando observamos de cerca la CB 1300 da la sensación de que se han inspirado más en el motor de la Big-1 que en el modelo anterior. Sin embargo, nada más lejos de la realidad, puesto que todo el propulsor de nuestra protagonista es nuevo. Aunque no esconde ninguna fórmula mágica en forma de avance tecnológico de rabiosa actualidad, este motor de 1.284 c.c. está alimentado por un sistema de última generación de inyección electrónica PGM-FI, que consigue que cifre su valor máximo en los 115,6 CV a tan sólo 7.500 rpm con un par motor de 11,9 kgm a 6.000 rpm.

Ahora, su culata es más compacta que en la versión anterior, de la misma manera que existe menor ángulo entre válvulas. Las camisas se encuentran mecanizadas directamente en los cilindros, el radiador es de mayor capacidad refrigerante y en el sistema del silencioso ahora equipa catalizador en un escape completamente remozado, puesto que pasa de un cuatro en dos a un cuatro en uno, como en la Big-1 y en lugar de acero inoxidable es de aluminio.

Hay que decir también que el filtro de aceite recibe un sistema de refrigeración por líquido, mientras que el embrague no sólo ha sido reforzado, sino también suavizado. La parte ciclo acoge un nuevo chasis tres kilos más ligero, con un lanzamiento de 99 mm en vez de los anteriores y más turísticos 113 mm. La distancia entre ejes se ha recortado en 25 mm y los anclajes de los amortiguadores traseros pierden definitivamente el caro sistema de bieletas progresivas de su antecesora -patentado por Honda-.

El basculante de aluminio extrudido es de nuevo diseño, más rígido y ligero, mientras que el tren delantero incorpora una nueva horquilla de 43 mm que aumenta las posibilidades de reglaje tanto de hidráulicos como de muelle. Los frenos también ha habido cambios. En el tren delantero los discos y las pinzas son de nueva factura para ganar más potencia, mientras que el disco trasero, en busca de esa ansiada reducción de peso, ha pasado de los 276 mm a los 256 mm. Por último, hay que comentar que las llantas ahora son de cinco palos en vez de tres... pero más ligeras.

Por veinte kilos menos...

Honda CB 1300: De vuelta al ruedo


Ésa es la pérdida de peso que anuncian los responsables de Honda respecto a su antecesora. Su ahorro ha sido el argumento determinante a la hora de conseguir una moto más dinámica y divertida, reforzado por esas geometrías más deportivas. La CB 1300 te sorprende desde el primer momento. Es una mezcla muy interesante entre modernidad y clasicismo.

El colín acuñado es muy agresivo, acentuado por ese bloque de dieciocho diodos leds que emiten una potente luz. La plaza del conductor es amplia y la del pasajero se ha rematado con el abultamiento en el extremo de su asiento para evitar desplazamientos sobre el conductor cuando éste frene. La plaza trasera se ha cuidado, con un agarramanos amplio y un guardabarros largo que no salpica en los días de lluvia, aunque el pasaje se quejará de unos estribos un tanto altos para las características dinámicas de la moto.

El conductor se encontrará con un cuadro de relojes muy completo, demasiado para las aspiraciones de uno en una moto ni deportiva ni rutera de altos vuelos. Su aspecto es clásico por las dos enormes esferas adornadas por aros cromados, pero cuando observas más detenidamente te das cuenta de que esa impresión está bastante lejos de la realidad; en uno de los visores digitales la información cubre, aparte de la habitual, como por ejemplo consumo, detalles casi anecdóticos, como es un recordatorio de fechas señaladas o un cuentakilómetros de retroceso de los kilómetros...

Se llega bien al suelo con los dos pies para 1,80 de estatura, pero, además, hay un buen detalle para los usuarios más tranquilos. Las torretas que sostienen el manillar se pueden girar y colocar el manillar 25 mm más cerca del asiento, con lo que mejorará la posición turística de la moto al ser más vertical la posición de conducción. La posición sobre ella es relajada, aunque, para su volumen, un manillar algo más ancho no hubiese estado de más, ya que a comparación con otras naked parece algo estrecho.

Otro buen detalle que incorpora la nueva CB 1300 es el espacio existente bajo el asiento. Nada menos que 12,4 litros de capacidad, suficientes para un traje de lluvia, bocadillo, latas de bebida, herramientas,... o la gorra de Hara-san, su jefe de desarrollo.

En marcha...

Honda CB 1300: De vuelta al ruedo


Una vez en marcha, lo primero que llama la atención es el sonido diferente. Según Honda, un ingeniero se ha cuidado de estudiar el sonido del escape y hacerlo diferente a todos, para dar más personalidad a la nueva CB 1300. Un sonido que lo podríamos calificar de grave y excitante, sobre todo en las primeras miles de revoluciones.

También destaca desde el primer momento la suavidad de su embrague, como se decía hace muchos años tiene un tacto de cuchillo caliente cortando mantequilla, sin duda el más fácil de accionar de todas las motos de carretera de alta cilindrada que he probado. Su leva se gradúa en cinco puntos, mientras que la del freno delantero lo hace en seis. Pese a su volumen de moto, sus 200 kilos impresionan por lo bien que se mueven a escasa velocidad.

La moto ofrece confianza y hasta la podríamos calificar de urbana por lo bien que se maneja entre tráfico denso. Sin duda sus diseñadores han pensado en ello. No es nada torpe, todo lo contrario, y su motor empuja con mucha energía y en cualquier marcha, sacándote de todas las situaciones por bajo que lo lleves de vueltas, aunque sea en la marcha más larga, en quinta. Una quinta velocidad que por la solvencia del motor la llegas a usar hasta en circulación urbana. Todo un logro para una moto que enamorará a los románticos.


David Remón
Fotos: Félix Romero

La alternativa

Suzuki GSR 750: ¡¡¡Sensaciones!!!

Este artículo es especial, lo confieso. No es una prueba de moto al uso. No, al menos, como suelo hacerlas. Varios motivos me llevan a que sea especial para mí: la situación de la fábrica de Suzuki en Gijón, los estupendos compañeros de prensa de Suzuki, toda la gente que trabaja allí…. Este artículo “diferente” va por ELLOS.

 
Da tu opinión

Comentarios (1)

  • esade4
    esade4 27-11-2010

    Estoy esperando que las pongan a la venta en España, Seré de los primeros afortundos. Rafagas.

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"