Honda FMX 650: Diversión a diario

Publicado el 17/05/2010


Vota

0 0

La moda del supermotard ha comenzado a calar entre los aficionados pero la oferta del mercado carecía de una moto divertida que fuera compatible con el uso a diario. Ese es el hueco que quiere acaparar Honda con su FMX 650.

Honda FMX 650: Diversión a diario

La moda del supermotard se está imponiendo paulatinamente en el mercado de la moto ligera y Honda, que está al tanto de todo, se ha puesto las pilas creando la FMX, que no es más que una profunda transformación de la Vigor. Para presentarla trasladó a todo su personal a la turística isla de Madeira.

La isla de Madeira, situada en pleno océano Atlántico, tiene una geografía muy agreste y montañosa, y sus carreteras, plagadas de curvas y desniveles, son idóneas para conducir este tipo de monturas.

Concepto simple y efectivo

Honda FMX 650: Diversión a diario


Desde la primera Dominator hasta la Vigor, Honda ha estado construyendo motos tipo trail multiusos, buscando facilidad de conducción, poco mantenimiento, mecánica robusta y uso diario. Ahora con la FMX se sigue con la misma filosofía, pero adaptada a la última moda supermotard o Fun Moto como quieren decir las iniciales FM. ¿Y la X?... pues creemos que viene de Xtreme...

Los objetivos principales de fabricación de este modelo son: obtener una conducción sencilla, fácil, muy divertida, con una entrega de potencia asimilable por todo tipo de conductores, especialmente los jóvenes y noveles, y una apariencia muy atractiva a la última moda, que en este momento es la del supermotard urbano.

Estilo actual y agresivo

Honda FMX 650: Diversión a diario


La moda supermotard marca la línea estética de esta moto con formas angulosas y colores agresivos (Fighting Red y Rhinoceros Grey). Las supermotard se basan en las motos de off-road, por lo tanto el depósito (11 litros), tapas-canalizaciones de aire, asiento y placas laterales podrían pertenecer a cualquier modelo de enduro. La diferencia está en el portafaros delantero que incorpora los intermitentes y que está pegado al guardabarros parcial, y digo parcial porque el efectivo está a pocos centímetros del neumático, y éste sólo sirve para canalizar el aire hacia las aletas de refrigeración del motor.

Por la parte de atrás también marca la diferencia el piloto de leds de gran visión nocturna y perfectamente integrado en el afilado guardabarros trasero. El panel de instrumentos es sencillo y de reducido tamaño con los dígitos mecánicos a la antigua usanza. El manillar es un Renthal ancho que proporciona mucho control al estilo de competición con warnings incorporados dentro de la piña de interruptores. La maneta de freno es pequeña y se adapta perfectamente a todos los tamaños de manos, además es regulable.

Bajo el cómodo asiento quedan situados cuatro ganchos abatibles para fijar correas o redes de carga. Los intermitentes traseros son igual que los que monta la Hornet 600.

Componentes

Honda FMX 650: Diversión a diario


El motor de la nueva FMX es una evolución del usado por la Vigor y la Dominator. Es un monocilíndrico de 644 c.c. refrigerado por aire, con culata de simple árbol de levas con cuatro válvulas radiales (SOHC-RFVC). Esta configuración de culata (RFVC) proporciona mucha fiabilidad y durabilidad. Posee arranque eléctrico con botón, combinado electrónicamente con el sistema de descompresión automático, incorporado en el árbol de levas, para lograr un arranque rápido y fácil en cualquier condición climática.

Para que no se produzcan vibraciones, incorpora un eje de equilibrado que proporciona un funcionamiento suave y confortable en todo el abanico de revoluciones del motor. El cambio es de cinco velocidades y su relación está pensada para que sea cómoda y adecuada, tanto en carretera como en ciudad. El escape, fabricado enteramente en acero inoxidable, destaca por la doble salida de colectores y los dos silenciosos elevados que salen de entre las placas laterales. Este sistema doble optimiza la entrega de potencia y a la vez ofrece una imagen agresiva y un sonido peculiar y atractivo. Los dos silenciosos, montan unas tapas con la salida dirigida hacia el exterior en vez de hacia atrás, con lo que se dirigen los gases lejos de la matrícula.

Además, el doble sistema de escape incorpora, cumpliendo las normas europeas de emisión de gases Euro 2, dos tubos catalíticos integrados para proteger el medio ambiente. La parte ciclo de la nueva FMX consta de un chasis mono-columna de Honda desarrollado a partir de las características básicas de la gama Hornet. Está formado por piezas de tubo de acero de gran sección rectangular y finas paredes, con una configuración de simple cuna. La columna principal del chasis también cumple la función de depósito de aceite para el cárter seco del motor con 2,5 litros de capacidad. El subchasis de tubo de acero y sección rectangular, unido por sólo un punto con la sección principal, proporciona solidez al asiento y a los dos silenciosos.

Las suspensiones de la FMX son parte importante, y el secreto de su excelente comportamiento. Por delante deslumbra una magnífica horquilla invertida Showa de 45 mm con soportes avanzados de eje en aluminio forjado y un largo recorrido progresivo de 218 mm. Por detrás destaca el sistema de progresividad variable Delta-Link-Pro-Link de Honda con un amortiguador de 40 mm de diámetro y carga de gas. Éste está anclado al basculante de acero de sección rectangular, que ofrece mucho control, una conducción suave y confortable, gracias a su recorrido de 186 mm. Las llantas de radios son de aluminio, anonizadas en negro y de 17 pulgadas.

Están equipadas con neumáticos Pirelli MT RD 02 de perfil bajo, gran agarre y altas prestaciones, preparados para pisar todo tipo de asfaltos y condiciones. La frenada corre a cargo de un disco delantero de 296 mm y pinza de doble pistón paralelo y otro trasero de 220 mm y simple pistón. Las pastillas de metal sinterizado proporcionan un mejor tacto a este sistema que es capaz de frenar con equilibrio y autoridad.

Nuevas emociones

Honda FMX 650: Diversión a diario

Desde la capital de Madeira, Funchal, me dirigí, atravesando toda la isla, hasta la parte norte por carreteras plagadas de curvas con distintos tipos de asfalto; partiendo desde el nivel del mar, pasando por el pico de Juncal situado en el centro de la misma y con una altitud de 1.800 metros, para volver a descender hasta la costa en el Porto da Cruz, y todo en pocos kilómetros. En este variado recorrido pude averi- guar cómo se puede disfrutar con la FMX; desde las primeras calles del frenético tráfico de la ciudad, hasta el trazado más exigente y revirado. En la ciudad esta moto destaca por la agilidad y la capacidad de meterse por cualquier agujero sin riesgos.

El tráfico de Funchal es espeso y concurrido, y pese a esto, pasé sin problemas a través del centro urbano. El carácter del motor y la progresiva entrega de potencia ayuda mucho a llevar un ritmo tranquilo, y la suavidad de todos los mandos son responsables de un 50 % de su comodidad y buen hacer. Una vez en la carretera, me sorprendió la facilidad de entrar en las curvas. Sin apenas mover el cuerpo y con tan sólo una insinuación, la FMX entra en los virajes más cerrados sin pestañear y con gran confianza.

Dentro de las mismas, el agarre y estabilidad del conjunto es sorprendente. Muchas de las curvas del recorrido estaban húmedas, en estas circunstancias y con otras motos, lo normal es cortar gas y pasar con cuidado; con la FMX en ningún momento aminoré el ritmo e incluso no acorté el ángulo de inclinación. El resultado fue que no sufrí ningún patinazo ni susto. En las curvas secas las inclinadas pueden llegar hasta el límite en que los estribos rocen el asfalto, y aun así, la moto sigue sin moverse de las trazadas y sin patinadas; notas que las suspensiones están actuando en todo momento absorbiendo todos los movimientos.

Llevando una conducción uniforme, los frenos responden con autoridad y las suspensiones se hunden bastante, pero con progresividad. En condiciones de ataque, los frenos ya se quedan algo cortos, pero las suspensiones siguen actuando con notoriedad; eso sí, las derrapadas aparecen sin perdón, pero se asimilan con naturalidad, ya que la moto sigue las trazadas sin perder la dirección. Pese a cambiar de altitud en pocos kilómetros, el rendimiento del motor no se ve afectado y su respuesta es la misma a nivel del mar que a 1.800 m. La relación de cambio es correcta si el conductor no pasa de los 70 kilos. Si éste pesa más, la relación se vuelve insuficiente en las subidas ya que el motor se queda en una banda que no le permite subir más de vueltas. El recorrido de la palanca, a pesar de ser muy preciso y suave, es demasiado largo.

En circuito de karts


Después del recorrido por carretera, en el que conseguí una gran confianza con la moto, llegué hasta el circuito de karts que nos tenía preparado Honda para hacer un poco el loco, donde pude llevar al límite la FMX. Esta moto está diseñada para todo tipo de conducción, y seguramente muchos de los usuarios a los que va destinada nunca en su vida visitarán un karting, pero por si acaso a alguno de ellos se le presenta la oportunidad, no duden en hacerlo porque la FMX da mucho de sí. El trazado del circuito de Madeira es de curvas parabólicas de mucho apoyo y de sección ancha, con un asfalto de primera y con mucho grip. La FMX llega al límite sin problemas de estabilidad, hay que dejar el cuerpo apoyado en las partes exteriores del asiento, bajar la moto con los brazos y sacar el pie.

En las frenadas permite entrar derrapando sin perder feeling en las suspensiones y al abrir gas, dado lo razonable que es la entrega del motor, se puede abrir sin reparos. Es en el circuito donde te das cuenta de lo seguro que puedes llegar a ir por ciudad y carretera, ya que las maniobras son extremas y la moto sigue sin perder agarre y continúa en las trazadas que le mandas. En caso de salida de pista hay que actuar como con una moto de enduro y no asustarse, si lo hacemos así, volveremos a la pista o al asfalto sin más problemas que llevarnos por delante algunas plantas o ensuciar la moto. Sólo en circuitos con salidas de seguridad... nunca por carretera conviene hacer el loco.

Equipamiento opcional


La Honda FMX de serie es una moto completa, pero como todas las motos permite una personalización especial. Honda pone a nuestra disposición un portapaquetes de pequeñas dimensiones, una red de carga, un asiento con 20 mm menos de acolchado para conductores de poca estatura, fundas de asiento divertidas, juegos de adhesivos para el depósito, una funda impermeable y un juego protegemanos de Acerbis que refuerza el estilo supermotard. Estos accesorios no entran en el precio de la moto que es de 6.399 euros y ya está disponible en los concesionarios Honda.


Albert Escoda
Fotos: Honda

La alternativa

Kawasaki ZZR 1400: Depredadora solitaria

La Kawasaki ZZR 1400 es una bestia que aterrizará en un mercado donde, hoy por hoy, no hay nada igual. Sus prestaciones de vértigo logran empequeñecer las hasta ahora reinas del cotarro hipersport tourer.

 
Da tu opinión

Comentarios (2)

  • Pedro
    Pedro 15-09-2019

    Hola, me ha encantado la prueba y la descripción hecha a este modelo de honda, pero me surgen dos dudas.
    - ¿El chasis es el mismo que el de la slr650?

  • Pedro
    Pedro 15-09-2019

    - ¿en el motor que cambia respecto a la Dominator 650 para perder tanta potencia?

    Gracias de antemano, saludos

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"