Honda Forza 300 (prueba): Doña Perfecta


Vota

0 0

La nueva generación del popular scooter GT japonés se convierte en el modelo más exclusivo de su segmento con una fabricación y comportamiento impecables.

Entre las obligaciones de quienes probamos profesionalmente las novedades de dos ruedas se encuentran, además de comunicar sus virtudes y bondades, las de hacer aflorar con objetividad aquellos aspectos menos favorables.
Es un libre ejercicio de crítica que, aunque en la mayoría de ocasiones pueda chocar con los intereses del fabricante, es saludable para nuestro oficio, nos aporta capacidad de prescripción y, lo más importante, informa al lector de lo que le espera si se compra tal o cual motocicleta o scooter.

En los últimos tiempos, estos 'peros' o 'mejorables' son cada vez más difíciles de detectar pues el know-how de las marcas no deja de crecer y éstas ponen en el mercado productos cada vez más evolucionados y fruto de décadas de desarrollo tecnológico a los que cuesta encontrarles defectos.

En el caso que nos ocupa, la nueva Honda Forza 300, a mí personalmente me ha costado rascarle alguna flaqueza, hasta el punto de haber recurrido al titular de este artículo para expresar la extremada perfección que el commuter de la marca alada alcanza. Quizás sea el precio su mayor hándicap, 5.800 €, que lo sitúan como el último eslabón de su segmento, pero en ningún caso lo podemos considerar una imperfección constructiva o dinámica y, para ser sinceros, consideramos que se ajusta a la calidad final del vehículo.
Cuesta lo que vale... Muchos lo considerarán un importe inasumible y optarán por otras opciones más económicas, pero nadie podrá decir que el Forza no está a la altura de su desembolso.

Enseguida se percibe que Honda ha volcado todos sus esfuerzos en la elaboración de su nuevo scooter. Firmé los papeles de cesión de la unidad de pruebas y salí de la sede de Honda en Barcelona a bordo del Forza 300 iniciando así lo que sería una semana de test. El cuidado en los detalles, en la elección de materiales, en los ensamblajes... es exquisito. Estamos ante el scooter 300 más premium del mercado, y sólo el Yamaha Xmax 300 se acerca a tal derroche de calidad constructiva.

El diseño de su carrocería no es nuevo, ha sido heredado de la versión de 125 cc lanzada por Honda hace tres años y que ha resultado tan exitosa en los concesionarios europeos (más de 30.000 unidades vendidas en todo este tiempo), así que el 300 se aprovecha de los mismos moldes para exhibir una carrocería de trazos elegantes y moderno aspecto general. Es importante señalar aquí que, respecto al anterior Forza, no se conserva absolutamente nada a nivel estético, e incluso el patronaje y dimensiones cambian por completo.

En pocos kilómetros, por no decir metros, ya estaba totalmente adaptado a la cómoda ergonomía del scooter y rendido a su impecable dinamismo. La postura a bordo es de esas que te dejan la espalda casi completamente recta, muy alta pero con excelente visbilidad, colocándote cerca del manillar y favoreciendo la maniobrabilidad.
Teniendo en cuenta que el Forza cuenta con túnel central, el espacio que queda para apoyar los pies se reduce, pero estas plataformas son más que suficientes. El asiento, en dos texturas y de gran calidad, es muy amplio y su mullido confortable.
La habitabilidad para dos personas es holgadísima (mi esposa y habitual acompañante en moto la consideró una de las más cómodas en las que se había subido) por lo que este megascooter te permitirá afrontar desplazamientos de todo tipo en pareja.

Quien se hace con sus servicios ha de ser consciente de que ha elegido un megascooter y, como tal, la corpulencia es una cualidad asumida o incluso deseada en favor de la protección aerodinámica, espaciosidad y almacenaje, y en detrimento de la maniobrabilidad y ligereza.

Así que no podemos hablar de que esta generosa carrocería y dimensiones sea un hándicap, si no que damos por descontado que el target del Forza será siempre usuarios o usuarias que sean capaces de gobernar un vehículo, en este caso 182 kg en orden de marcha, y con una altura de asiento de 780 mm, no siempre asequible para todos los conductores que, por debajo de los 1,80 m. de estatura seguramente tendrán que apoyarse en el suelo de puntillas. De todas formas, el japonés es bastante maniobrable, gracias a unas geometrías que permiten desenvolverse con él fácilmente a bajas velocidades.

Respecto a la versión anterior, además de una carrocería y dimensiones totalmente renovadas, más estilizada y de trazos más modernos (ahora disponible en cuatro colores: azul, negro, gris o blanco), tanto la distancia entre ejes como longitud se han reducido, y además es más estrecha y 12 kg más ligera, lo que la convierte en una máquina mucho más resuelta en el tráfico, sin perder eso sí capacidades de GT para afrontar viajes en carretera con total confort y eficacia para dos personas.

En el puesto de conducción veremos una gran cantidad de botones y funcionalidades poco frecuentes entre los scooter 300. Llama la atención la 'atiborrada' piña izquierda del manillar, a la que habrá que ir acostumbrándose poco a poco para dar las órdenes sin mirar con nuestro dedo 'gordo' a la dotación tecnológica más completa de su categoría. El motivo de tanto pulsador no es otro que el equipamiento tecnológico más nutrido de su clase...

Pantalla parabrisas ajustable eléctricamente -en 140 mm de recorrido- desde la parte izquierda del manillar que ofrece una muy buena protección, toda la iluminación led, instrumentación analógico/digital de completa información -odómetro, autonomía restante y consumo actual contador parcial, consumo medio y reloj horario o termómetro de temperatura ambiente y sensor de batería- y fácil lectura, control de tracción desconectable -el primer scooter Honda en equiparlo- y hasta la smart key o llave de proximidad que, además de controlar el pomo del interruptor principal de encendido y el cierre del compartimento, incluso permite el control del top box opcional de 45 litros.

Bajo el asiento, un enorme cofre de 53 litros nos permite guardar en su interior dos cascos integrales de cualquier talla, y una especie de separador permite dividir el hueco para ordenar mejor los objetos. Además ofrece una guantera izquierda con cerradura y una toma de corriente de 12 V en su interior.

Su dinamismo es prácticamente impecable. A medio camino entre un GT y un scooter sport, la Forza 300 ofrece un comportamiento tan ágil y reactivo cuando circulamos en la espesura de la ciudad, como estable y contundente cuando nos alejamos hacia carreteras de extrarradio. La parte ciclo completamente nueva -bastidor de acero tubular en conjunción con una horquilla de 33 mm y una pareja de amortiguadores con precarga de muelle ajustable- ofrece las dosis exactas de estabilidad, rigidez y rapidez de movimientos.

Con unas geometrías ahora más cerradas, una optimizada centralización de masas, y una batalla más corta, la nipona obedece a las órdenes del manillar con soltura, su giro es bastante preciso y firme, y sus suspensiones logran transmitir un aplomo adecuado. Es sorprendente cómo esa misma moto que en ciudad sorprende por su agilidad, puede afrontar las altas velocidades con semejante estabilidad longitudinal.

Llanta delantera de 15'' y trasera de 14'' juegan un papel importante en ese aspecto. Por su parte, la frenada, a cargo de un disco delantero de 256mm y otro trasero de 240mm, ofrece una buena potencia y adecuada progresividad, aunque a veces, si sólo tiramos del delantero, puede parecer algo justa.

Su motor de 279cc, SOHC, 4 válvulas, refrigeración líquida e inyección de gasolina, heredado de la popular SH300, ha visto reforzada en comparación con al anterior versión su aceleración, velocidad máxima y eficiencia en el consumo de gasolina. Es un propulsor potente que empuja con sus 25 CV y su contundente par motor de 27,2 Nm con fuerza y estupenda progresividad en todo el rango de rpm. Destaca por sus vigorosas recuperaciones y permite realizar adelantamientos o salidas desde parado casi instantáneos.

A nivel de prestaciones, declara un 0-200m en 11,1s, con una velocidad máxima de 129km/h, aunque en la práctica puede estirarse algo más. El funcionamiento general del vehículo es muy agradable y sin apenas vibraciones, además de que su sonido es realmente reducido. El depósito de gasolina tiene capacidad para 11,5 litros, así que la autonomía podrás estirarse hasta los 350km.

Highlights Honda Forza 300

- Precio 5.800 euros

- Motor monocilíndrico 279 cc, 25 CV y 27,2 Nm

- Pantalla parabrisas ajustable eléctricamente desde la parte izquierda del manillar

- Tablero de instrumentos con información analógica y digital

- Espacio para dos cascos integrales bajo el asiento

- Iluminación completa de LED

- Carrocería renovada, más estilizada y moderna

- Espacio para dos cascos integrales bajo el asiento

- Iluminación completa de LED

- Bastidor nuevo, 12 kg más ligero

- Control de Par Seleccionable (HSTC) equipado de serie desconectable

EQUIPAMIENTO DEL PROBADOR

Fotos de la Honda Forza 300

Fotografías por: Sessantuno (Guillem Hernández)
 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"