Honda NC700X. Prueba a fondo y vídeos 2011

Publicado el 06/03/2012


Vota

2 0

Lógica, práctica, divertida, con capacidad de carga y un consumo irrisorio. Así es la NC700X, un modelo nacido del genio creativo del diseñador español Teófilo Plaza. ¿Queréis saber cómo va? Pues no dejéis de leer este reportaje.

Los tiempos cambian. Podemos leer un libro en una pantalla digital portátil, ver la tele en el móvil, los enchufes comienzan a sustituir a los tapones de gasolina... Sí, los tiempos cambian, pero dentro de un contexto económico y social incierto. Y las dos ruedas no son ajenas a estos tiempos de cambio. Que el mayor fabricante de motos en el mundo apueste por un modelo de corte funcional y con un precio de adquisición contenido resulta muy revelador. Si, encima, una misma base sirve para dar a luz a tres modelos que comparten chasis y un propulsor de nueva generación, que destaca por su economía de consumo, el rumbo a seguir está más que claro. Y en estas coordenadas nos hemos encontrado con la Honda NC700X, una moto práctica, económica y divertida desde el primer momento gracias a la facilidad de conducción. 

Se trata de la niña de los ojos de Teo. Hablamos de Teófilo Plaza, su diseñador, de quien os hemos contado muchas cosas durante los últimos años al ser el padre de buena parte de las últimas hornadas de modelos de Honda. Para que nadie se cree unas falsas expectativas sobre esta nueva criatura, ya que se muestra toda ella atractiva, sugerente y prometedora de grandes sensaciones, lo primero que tenemos que decir es que se trata de una moto impulsada por un motor de 48 CV, que la podremos conducir con el carnet A2 y que pesa 214 kg en orden de marcha. Lo decimos porque en la sesión de fotos se nos acercó un solomotero, propietario de una BMW F 800 GS, prendado por la imagen que destila la NC700X, y cuando se enteró de la potencia del motor se quedó algo sorprendido. Y es que la enecé es un modelo de iniciación a la moto grande, una propuesta dirigida a un público que viene del maxiscooter y quiere una moto de corte ciudadano, o a un usuario que regresa al mundo de las dos ruedas tras años alejado del mismo, o simplemente que empieza ahora y probablemente no se llegue a sacar nunca un carnet mayor que el A2. Se trata de una moto fácil de conducir, urbana pero con inmensas posibilidades en la carretera. Casi se iba cabizbajo nuestro espontáneo amigo cuando le adelantamos que, en el catálogo de Honda, su próxima moto sería la Crosstourer con el motor en V de 1.200 cc; se le iluminó la cara. 

Bien resuelta

La vocación urbana de este nuevo modelo viene dada por ciertas pinceladas como su facilidad de conducción gracias a la respuesta del motor y a su confort, pero sobre todo a su capacidad de carga. Y es que donde normalmente se ubica el depósito de combustible encontraremos un práctico hueco cerrado con llave o una enorme guantera para guardar un casco integral. La solución os puede recordar a la BMW Scarver, pero en el caso de la alemana el casco quedaba a la vista, mientras que con la Honda se mantiene totalmente oculto.

El depósito, de 14 litros de capacidad, se encuentra bajo el asiento, y el tapón, bajo el sillín del acompañante. La solución del tapón puede ser más o menos discutible. Nos explicamos. Primero, porque no dispone de bisagra, así que hay que sostenerlo al repostar. Segundo, porque si vamos de viaje y colocamos una bolsa con una red en el asiento del pasajero, pues la tendremos que sacar cada vez que pongamos gasolina. Por suerte, este modelo dispone de una autonomía de casi 400 km, pese a tener únicamente unos 14 litros de capacidad máxima en su depósito. Sí, sí, casi 400 km, no nos hemos equivocado al escribir, como veréis más adelante… 

Subidos a su grupa, la NC700X hace gala de una ergonomía cuidada, con una posición de conducción cómoda y erguida tipo trail para circular con ella sin acusar el cansancio. De la misma manera también destaca la disposición del cuadro de instrumentos, un guiño de Teo, ya que lo sitúa algo más elevado de lo normal, de manera que apenas tendremos que desviar la vista de la carretera para consultar la pantalla, totalmente digital. No falta un práctico reloj horario y el nivel de combustible. Más llamativo resulta que la zona roja del cuentrarrevoluciones empiece a las 6.500 rpm… Sí, esta nueva Honda corta el encendido donde la mayoría de las motos empiezan a empujar; pero no nos adelantemos. Otro detalle que nos hará el día a día más llevadero es el tamaño de los pulsadores. Puede parecer una tontería, pero resultan un poco sobredimensionados y, por ende, es mucho más fácil accionar la bocina o los intermitentes. 

¿Vieja amiga?

La primera sensación que transmite la NC700X nada más empezar a circular con ella es la de facilidad de conducción; parece que la hayas llevado toda la vida, nada se te hace extraño, ni la posición de conducción ni la respuesta del motor. Porque ésta es otra, el propulsor es un bicilíndrico en línea pero palpita como un V gracias al calado de su cigüeñal. Esa familiaridad, esa facilidad de conducción, se vertebra, por un lado, en su equilibrada parte ciclo y, por otro, en el dinamismo del motor. Vamos primero por el motor, la gran novedad, ya que se trata de un propulsor de última generación. Como hemos apuntado, este bicilíndrico empuja desde debajo de una forma lineal y ofrece una excelente respuesta a bajo y medio régimen; sus 48 CV jamás nos van a poner en apuros. También es verdad que arriba, rozando las 6.500 rpm, no encontrarás nada de nada; la New Concept ya lo ha dado todo antes. Que duda cabe de que nos tendremos que acostumbrar a este régimen de trabajo del motor tan corto. No negaremos que al principio de la prueba llegamos varias al corte de encendido al salir en primera. Pero una vez que te acostumbras te das cuenta que de aquí emana la facilidad de conducción, la de disponer de un motor tan generoso en bajos y medios, pero sin llegar a abrumar. 

Circulando por la city pudimos contrastar todas las bondades que nos había anunciado Honda sobre el carácter urbano de este modelo. Y la verdad es que no iban de farol. Cómoda, con un manillar alto que pasa por encima de la mayoría de los retrovisores de los coches, toda ella suavidad, no gasta, el largo recorrido de sus suspensiones se lo come todo… Y encima puedes guardar un casco integral. Poco tiene que envidiar a los maxiscooters, ya que incluso el cambio va tan suave, que la palanca no nos dejó marca en el zapato. Ya, ya sabemos que este detalle puede parecer banal, pero si utilizas moto para ir por la ciudad y te gustan los zapatos buenos, ya sabes que acabarán con la marca del motero. Y a mí, sinceramente, no me gusta mirarme los zapatos y ver el empeine izquierdo marcado. 

A la carretera

Revivida la diversión que supone utilizar una moto en tus desplazamientos diarios por la ciudad, nos tocó tomarle el pulso por carretera y vías rápidas. Tal como está el patio (de radares, puntos y estas cosas), Honda parece haber acertado con este motor. En la presentación en Portimão nos explicaron que había sido pensado para países como Alemania e Italia, donde el 90 % de los usuarios circulan a 140 km/h o menos y el 80 % por debajo de las 6.000 rpm. Así que en este escenario, la NC700X va sobrada con sus 48 CV.

Por autopista sigue el patrón marcado en la ciudad; es decir, se trata de una moto cómoda, con una posición de conducción erguida, y la protección aerodinámica es correcta. Aunque lo mejor es su autonomía. Dentro de los límites legales seremos capaces de recorrer más de 350 km antes de volver a visitar una gasolinera. Honda nos indicó que homologaron un consumo de 3,58 litros cada 100 km y una autonomía de 390 km. Nosotros no conseguimos esta cifra porque quisimos comprobar hasta dónde era capaz de llegar, y en sexta (funciona como un overdrive y en bajada el velocímetro llegó justo, justo a los 190 km/h, mientras que en llano apenas pasa de los 180 km/h. Os damos estos datos como curiosidad, primero porque no son velocidades legales y segundo porque el usuario al que va dirigida tampoco lo valorará. Lo que sí valorará es que en una conducción alegre el consumo no pasó de 4,2 litros cada 100 km, y buscándole las cosquillas. Impresionante. 

Sin olvidar nunca lo que llevas entre las piernas y al público al que se destina, la NC700X sacó buena nota en el test de carretera, pero sin llegar al sobresaliente. Nuevamente, la respuesta suave y progresiva del motor se convierte en la mejor aliada, ya que nos saca de las curvas con dulzura y nos permite disfrutar de un tramo revirado sin estresarnos pensando en qué marcha vamos; bastará abrir gas para conseguir de inmediato una fuerza de empuje lineal, aunque deberemos estar atentos para empalmar una nueva marcha antes de llegar al corte. 

Como os hemos avanzado, la NC700X no tiene vocación deportiva, de ahí que no se le pueda pedir más a este propulsor. 

Buen aplomo

La parte ciclo también cumple, y mejor de lo esperado. A nadie se le escapa que pesa 214 kg con el depósito lleno, aunque Honda los ha sabido disimular bien centralizando las masas y logrando un centro de gravedad bajo. En tramos virados se mueve con agilidad, pero sin ser un felino, porque los kilos están ahí. Aquí el manillar ancho nos ayudará a llevarla con más facilidad si cabe. El tarado de sus suspensiones apuesta por el confort, pero tanto el tacto como el largo recorrido de la amortiguación no le pasan factura en una conducción animada. Será en carreteras rápidas, donde el peso se convierte en un aliado para conseguir un excelente aplomo que se traduce en una gran sensación de seguridad. Y hablando de seguridad, Honda ofrece la versión con C-ABS por 500 euros más. Como siempre digo, si puedes pagar la diferencia, hazlo, aunque te cueste esfuerzo; el ABS es como un guardaespaldas, siempre está allí para cuando lo necesitas y bastará con que entre en acción una sola vez para que muy posiblemente hayas amortizado la inversión realizada. Metáforas aparte, sí os diremos que el C-ABS de la NC700X resulta poco intrusivo. En suma, la NC700X es una crossover acorde con los nuevos tiempos, donde las prestaciones quedan en un segundo término y priman conceptos como el confort, la diversión y la economía. Porque el precio de la NC700X resulta realmente atractivo. Pero no sólo el precio de adquisición mira por nuestro bolsillo, sino también su bajo consumo y el poco mantenimiento que pide este motor de última generación. Y sí, la niña de los ojos de Teo seduce, ya sea en rojo, negro, plata o blanco, o vestida con algunos de los accesorios, entre los que no faltan los puños térmicos y unas bellas defensas. Pero estética aparte, sobre todo recuerda a qué público va dirigida, porque con sus 48 CV también se puede conducir con el carnet A2

No te pierdas el vídeo que hemos realizado de la Honda NC700X. (En la parte derecha).

Fotos de la Honda NC 700 X de 2011

Fotografías por: Juan Pablo Acevedo

La alternativa

Suzuki V-Strom 650 ABS. Cambio radical ocho años después

Por fin le llegó la hora a la V-Strom 650. Una de las trail de media cilindrada más confortables del panorama motociclista ha decidido ponerse a dieta. Los resultados saltan a la vista, ahora además con ABS de serie. Eso sí, ella sigue tratándonos tan bien como siempre, si no mejor, porque la pérdida de peso no ha cambiado para nada su buen humor.

 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"