Honda Scoopy 300i SH: El mito en superlativo 2007

Publicado el 03/02/2010


Vota

0 0

Sin tener por qué renunciar al estilo que tan bien lo ha definido a lo largo de las dos últimas décadas, Honda ha logrado magnificar el carácter y las aptitudes de uno de sus modelos estrella.

Honda Scoopy 300i SH: Casi una motocicleta

Saber conjugar el doble uso de un scooter de la manera que lo han hecho con el Honda SH 300i tiene su mérito. Porque resulta que el más grande de los Scoopy se mueve tan bien por ciudad como por el extrarradio, con una nota muy elevada en ambas situaciones. Y cuando decimos extrarradio no nos estamos refiriendo única y exclusivamente a la estabilidad en autopista a velocidad máxima, donde el que más o el que menos se defiende holgadamente; el Honda SH 300i, por su parte, ofrece muy buen servicio dentro y fuera de la urbe, y algo más.

Sistema Floating Link

Honda Scoopy 300i SH: Ligeramente mayor

Si bien es cierto que, debido a la mayor distancia entre ejes y al mayor peso en la mitad trasera, circulando a baja velocidad entre coches la rueda anterior no es tan precisa como en el Scoopy 125/150 (cuesta más mantener la línea recta aguantando el equilibrio), la desenvoltura con que se maneja el SH 300i en este ambiente es sobresaliente. La frenada combinada CBS tiene buen tacto, mejor incluso que la de aquéllos al montar ya un disco (novedad, 256 mm) detrás. Novedad también es el caballete lateral -más el central-, de modo que es más práctico también en paradas continuas. Dos buenos detalles para el trescientos.

Las suspensiones contribuyen al confort de marcha y se adaptan muy bien al medio urbano, pero es que además no pierden nunca la compostura fuera de él. En carretera, donde nos entrega ese algo más que citábamos arriba, el nuevo sistema Floating Link da rigidez al bastidor, al tiempo que hace muy progresivo el recorrido de la suspensión trasera. El secreto ha sido interponer unas bieletas entre el motor basculante y el punto de anclaje a la parte baja del chasis. Y en el costado derecho del Scoopy notamos la presencia de un brazo basculante de aluminio de gran tamaño destinado a apoyar el trabajo de estructura portante que realizan los motores de prácticamente todos los scooters.

Así es capaz de apurar frenadas o pisar terrenos bacheados sin descomponerse y afrontar las curvas casi como si de una moto se tratase. Las llantas de 16 pulgadas –prácticamente de moto...- ponen su granito de arena en al apartado de la estabilidad con un dinamismo y una seguridad en el paso por curva fuera de lo común. El motor, por su parte, se encarga de que no nos falte respuesta circulando a partir de medio régimen. Los datos hablan por sí solos: es capaz de cubrir los primeros cuatrocientos metros en apenas 16 segundos, cuando los más veloces entre los GT de 250 cc que hay en el mercado superan con creces los 17 segundos en este tramo.

Esbelta figura

Honda Scoopy 300i SH: El mito en superlativo

Por más que se empeñase, el Honda SH 300i no podría nunca negar sus raíces Scoopy. Al margen de la configuración de su parte ciclo, con las mismas llantas de 16 pulgadas, el simple hecho de poner la mirada sobre él por un instante nos remite a los otros modelos más pequeños.

Es verdad, no obstante, que el frontal difiere en su morfología y distribución. Ahora las rejillas que conducen el aire refrigerador hacia el radiador han pasado a la parte baja-interna del escudo, tras la rueda. Y así este frontal queda libre de elementos (si no tenemos en cuenta el conjunto de luces de posición e intermitentes) y ha podido ser modelado para hacerlo más atractivo y aerodinámico.

Atractivo es, mucho más estilizado que los pequeños. Y aerodinámico. Pero el problema –sólo cuando alcanzamos cierta velocidad- reside en que es tan estrecho, que las piernas y el abdomen no quedan lo cubiertos que nos gustaría.

En cualquier caso, la calidad de marcha y la estabilidad están aseguradas en el Honda SH 300i, que es al mismo tiempo el único de su categoría con plataforma plana. Esto hace que su capacidad de carga no quede del todo perjudicada por un cofre de tamaño reducido, cuyo volumen ha tenido que adaptarse al nuevo motor de 279,1 cc y a un bastidor de mayores dimensiones.

El flamante Honda de cilindrada media queda a la venta a un precio de 4.779 euros la versión estándar, y de 5.199 euros el modelo con sistema de frenada ABS. Es inminente a la vez la comercialización del SH 300i con baúl trasero de serie, como sucede con los Scoopy 125 y 150 Confort, para que el futuro propietario interesado en este accesorio –que son muchos- no haya de preocuparse en adquirirlo por su cuenta. ¿Qué más se puede pedir a este gran Scoopy?


Juanan Martín
Fotos: Jordi Hernández y Santi Díaz (estudio)

La alternativa

Suzuki Burgman 400 ABS: El pionero incombustible

Con el Suzuki Burgman empezó todo. Fue quien abrió la puerta al resto de maxiscooters y los convirtió en el fenómeno que son hoy. Catorce años después de su llegada al mercado empiezan a soplar vientos de relevo aunque, mientras tanto, el ya venerable Burgman 400 sigue siendo un vehículo extraordinariamente eficaz, completo y bien resuelto...

 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"