Honda Valkyrie 1800: Impactante

Publicado el 21/04/2010


Vota

0 0

Es más que una moto. Es una demostración del poderío de Honda, de que actualmente puede transformar en realidad cualquier sueño de sus diseñadores, por impactante y descabellado que sea...

Honda Valkyrie 1800:

Mientras disfrutaba de la suavidad del excepcional motor de 6 cilindros boxer de la Rune, tirando en quinta marcha por las serpenteantes carreteras que jalonan las verdes colinas de Malibú, me abstraía pensando en la suerte de haber sido uno de los escogidos periodistas invitados por Honda Northamerica para el lanzamiento de la Rune 1800.

Probablemente, la moto más personal que Honda jamás se haya atrevido a fabricar en grandes series.

El poder de los sueños

Honda Valkyrie 1800:


Recordaba que en el Motor Show de Tokyo de 1995 Honda presentó el prototipo Zodia, un diseño que gustó mucho en el ambiente custom y que derivó en la actual familia VTX 1300/1800, pero que no dejó a gusto a los diseñadores de motos cruisers del Honda R&D Center, con sede en California, el lugar del mundo donde se vende el mayor número de motos custom. El panorama estuvo tranquilo hasta el Speed Week de Daytona de 2001, donde se presentaron los prototipos T1, T2, T3 y T4, con base motor GL 1800, para realizar un sondeo entre los fans de las cruisers.

Recuerdo que pensé... "Honda no tiene grandes novedades y quiere llamar la atención del público...". Así, tan pronto me encontré con Martin Manchester (director de Proyectos de Honda USA), le solté... "¡Qué!, ¿cuál vais a fabricar?". Martin, que me conoce desde hace muchos años, respondió... "¿Cuál te gusta más?, le pondré tu nombre...;-)". A lo que le respondí... "El corazón me dice que cualquiera de las dos dragbike, pero la T2 es la más realizable...", a lo que riendo a carcajadas alegó... "Porque no, porque no... Nosotros podemos hacerlo...".

Quince meses más tarde, en la convención de concesionarios 2002 de Las Vegas, Honda anunciaba la Rune como modelo 2004. Un año más tarde estaba subido a ella recorriendo carreteras californianas. Los sueños de Martin Manchester y, en especial, de Masanori Aoki (también diseñador de la Gold Wing 1800 y otras motos deportivas) se habían hecho realidad para honrar el lema de Honda, El poder de los sueños (The power of dreams).

Impactante e impresionante

Honda Valkyrie 1800:


Ya la había contemplado el pasado mes de marzo en el show room de Honda en Daytona, pero la Rune me volvió a impactar visualmente tras verla al natural momentos antes de probarla. Toda ella es diferente, increíble, más que cualquier preparación especial de renombrados maestros del cruiser show. Como anécdota curiosa, el detalle que os cuento... Dos bikers a bordo de dos máquinas especiales que seguramente les habían costado más que la Rune, se detuvieron al ver la moto parada junto a la carretera.

Repasaron la nueva Honda de arriba abajo, de delante atrás, pasando por su singular horquilla, sus grandes discos, sus llantas cromadas, sus enormes silenciosos, su chasis de aluminio, su monobrazo trasero, su enorme guardabarros, su extraño faro... finalmente llegaron al motor... y ante mi sorpresa, ¡se pensaban que era un motor Honda de coche! y que la moto era al estilo de las BossHoss con motor V8. Al final se fueron dedicándome un saludo con el pulgar hacia arriba y esbozando una gran sonrisa en sus labios, como signo de que la moto estaba OK.

Sí, es verdad, Honda sólo ha colocado su nombre en el motor y junto a los silenciosos. Cuesta un poco identificar la moto, pues su nombre pintado en el depósito no se ve demasiado bien. Pero una vez descubierta, la Rune es reconocible a una milla de distancia. No hay nada parecido sobre la faz de la tierra, ¡que no sea otra Rune!

Tecno custom

Honda Valkyrie 1800:


Con la Rune, Honda ha roto muchos parámetros custom hasta ahora nunca franqueados por ninguna otra moto. ¿Qué hace una cruiser con neumáticos de perfil bajo -150/60 ZR 18 delante y 180/55 ZR 17 detrás-; doble disco delantero de 330 mm y disco trasero de 360 mm, con frenada combinada CBS; monobrazo trasero con cardán por su interior; suspensión trasera Unit Pro-Link derivada de la RC 211 V de MotoGP y horquilla delantera por paralelogramos con doble amortiguador; instrumental únicamente por pantalla digital; chasis doble viga de aluminio extrudido...?, todo esto sin contar con su voluminoso propulsor flat six (seis cilindros boxer) derivado del que utiliza la GL 1800, refrigerado por líquido, SOHC 12 válvulas, pero con inyección electrónica personalizada, encendido reprogramado y conductos de admisión de 32 mm para conseguir mayores prestaciones y aceleraciones.

Unos 120 CV de máxima pueden ser una cifra fiable, medidos a ojo a tenor de lo que empuja el motor saliendo a pleno gas. Un motor omnipresente en toda la gama de revoluciones y en cualquier marcha. Hasta desde 40 km/h en quinta responde sin toses ni vibraciones. El propulsor más fino que jamás ha llevado una moto. Aquí no hay pulsaciones ni vibraciones custom. Hay bajos de locomotora eléctrica... con casi tanto potencial como una central nuclear.

Cómo va...

Honda Valkyrie 1800:


La Rune es una moto grande, muy grande. Sus 350 kilos se ven en volumen a pesar de sus angulosas formas. Es larga, 1.750 mm entre ejes es un nuevo récord en casa de Honda. El manillar se puede abrir-adelantar o cerrar-retrasar según la talla del conductor o sus preferencias de conducción. En parado cuesta de manejar, a menos que seas pariente de Hulk, pero en marcha ya es otra cosa. El motor cobra vida con un sonido muy personal y que te envuelve por ambos costados.

Un equipo de ingenieros se ha cuidado de darle personalidad y ha desarrollado unos silenciosos que son en realidad un tres en tres para cada lado de la Rune. La posición de conducción no es custom. El manillar es largo, y el cuerpo queda vertical, retrasado y con las rodillas a 90 grados. Es imposible estirar las piernas por culpa de los bloques de cilindros. El confort es total, la ergonomía perfecta, todo a punta de dedos y botas... ¿Está el motor en marcha?, si no fuera por el sonido de los silenciosos se diría que no.

Primera, y la moto tiende a levantarse un poco para iniciar la marcha apenas al régimen del ralentí y a los primeros milímetros de soltar el embrague. El par está ya presente a 500 vueltas con casi tanto valor como el máximo de una 600 superdeportiva. Segunda, tercera, cuarta, quinta,... 60 kilómetros hora y parece que te empuja el viento. Le pides otra y otra marcha al cambio, pero ya vas en la más larga. El motor podría empujar otras cinco marchas más a 1.500 revoluciones. Va sobrado, ¿para cuándo una 1800 automática? Por cierto, ¿dónde están los 350 kilos anunciados?, parece que algunos se han bajado en marcha de la moto, de lo fácil que es llevarla a baja y media velocidad.

Los frenos son de verdad, pasaron a la historia las deficientes frenadas custom de los 80. Aquí hay mordiente y buen tacto, con sistema combinado CBS para hacer más controlables las inercias de sus más de 450 kilos en marcha (con conductor). Además, el efecto de la horquilla de paralelogramos es antidive (antihundimiento) en las frenadas y retenciones, con lo que la moto es más estable en cualquier tipo de trazado y firme.

Al no amorrarse de delante, hay más luz al suelo que en otras custom y abordas mejor las curvas, a pesar de ello es bastante fácil arrastrar acero por el asfalto. Las suspensiones son muy homogéneas, ya lo eran en la Valkyrie 1500, y la hacen fácil de llevar, tumbar, y hasta puede ir medianamente rápida. Le hice una carrera a una Pan European 1300 de la organización y le costó dejarme atrás.

La Rune se pega al suelo gracias a sus excelentes neumáticos y se puede abrir gas sin miramientos por el buen feeling que transmite la suspensión trasera y entrar con ganas en las curvas por el aplomo de su rueda delantera... ¡pero ojo!, que son 350 kilos en seco y no es una máquina deportiva. Pero va a sorprender a más de uno en carreteras divertidas.

Va a gustar

Honda Valkyrie 1800:


No se trata de una custom tradicional. Ya lo habréis notado. Para los más puretas le falta un motor bicilíndrico en V, pero el mercado custom está saturado de modelos con ese tipo de motores.

El de la Rune es diferente, y puede que nadie se fije en él, como los dos bikers californianos. El resto es custom total, con una ancha y original horquilla de paralelogramos, impresionantes discos, gran guardabarros trasero, llantas cromadas -son una opción de 1.000 dólares-, increíbles reactores -perdón, silenciosos-, luces traseras por doble cascada de diodos led, mucho aluminio pulido, metal cromado (cardán, silenciosos, culatines...), asiento monoplaza -no hay estriberas para el pasajero- y componentes de serie con tanto diseño custom como las más exclusivas y caras creaciones de Arlen Ness; por ejemplo, su alargado y triangular faro de dos bombillas y ópticas separadas, las manetas y bombas del freno y embrague, la tapa del radiador de refrigeración, los intermitentes traseros, etc.

Sin duda, su precio de 25.500 dólares (una cantidad similar de euros) para el modelo base y 27.000 para el de llantas cromadas se merece tanta exclusividad. A Europa no llegará hasta finales del próximo otoño o en los primeros meses de 2004, y seguro que va a gustar tanto como en los States, donde Honda ya tiene casi totalmente vendida la producción de medio año...


Dirck Edge
Fotos: Chris Rubino y Honda Northamerica

 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"