Honda XL 1000 V Varadero: La ruta mejora 2004

Publicado el 26/03/2010


Vota

0 0

Honda ha trabajado muchos en la Varadero para que mejore su comportamiento en ruta y, sobre todo, circulando a dúo o plena carga. Retoques en la mecánica en el equipamiento consiguen que supere claramente a su antecesora.

Honda XL 1000 V Varadero: La ruta mejora

El resurgir de las grandes trails se empieza a notar. Cada vez son más los usuarios que se convencen de la utilidad de estas motos grandes en tamaño que ofrecen espacio sin problema para dos ocupantes, grandes maletas y bolsas sobredepósito...

Los gustos, necesidades y, por qué no decirlo, también el mismo mercado, cambian continuamente. Sí, seguimos disfrutando de las cualidades de las trails monocilíndricas de media cilindrada, que aunque algo estancadas en su evolución, siguen cumpliendo con su cometido. En cambio, las grandes motos africanas se han extinguido, siendo sólo Honda con su mítica Africa Twin la que mantiene su hegemonía en este estilo por ser la única del mercado de esas cualidades. Ahora las grandes trails tiene otro cometido: la ruta.

La nueva filosofía

Honda XL 1000 V Varadero: La ruta mejora


Con la presentación de la Varadero en 1999, Honda cubrió lo que el cliente de la Africa Twin demandaba, o sea, más motor y superior confort. Llegó el propulsor derivado de la VTR de carretera con las llantas de aleación que permitieron introducir neumáticos de más calidad para el asfalto, a la vez que conseguían deshacerse definitivamente de las cámaras -ahora por fin iban a ser Tubeless-.

El carenado de mayor protección, conjuntamente con el asiento más confortable para los dos ocupantes, consiguieron que la gran trail de Honda crease escuela entre la competencia y desde entonces hemos visto las nuevas Suzuki V-Strom, Aprilia Caponord, Yamaha TDM 900, etc. Ahora, los grandes aficionados a esta moto están de suerte. La Varadero es una moto con unas cualidades innatas para hacer kilómetros a dúo con toda comodidad.

Sí que es verdad que su altura de asiento y elevado centro de gravedad no la hacen la montura perfecta para las tallas de metro setenta, pero salvando esa pega, el resto no defraudará a nadie.

Con el agua al cuello

Honda XL 1000 V Varadero: La ruta mejora


El día antes de partir consultamos el parte meteorológico. Una enorme borrasca amenazaba a toda la península Ibérica, siendo precisamente la costa portuguesa la más afectada al entrar por el Atlántico. Prevenidos por nuestra experiencia, optamos por equiparnos bien para enfrentarnos a ese frente borrascoso que se avecinaba.

La organización nos desplazó temprano hasta las mismas instalaciones del circuito de Estoril, donde estaban las unidades de Varadero. El cielo amenazaba lluvia interminable, con el asfalto empapado y repleto de charcos de la noche pasada. Salimos con el mono de agua puesto y con la duda de si las botas ruteras W2 que estrenábamos calarían, pero para nuestra suerte y a pesar de la cantidad de lluvia que tuvimos que aguantar, las botas nos mantuvieron los pies secos (todavía estoy buscando la etiqueta de Gore-Tex...).

Pedimos una unidad con el kit de viaje de las maletas, porque además de ser novedad en diseño es también uno de los accesorios más demandados por los usuarios de Varadero. Ahora son más agraciadas en forma, manteniendo esos 115 litros de capacidad (45 del top case y 35 para cada maleta), aunque no es la misma llave de contacto la que la libera de sus soportes y abre su interior.

El caballete central también lo aportaba como parte de sus accesorios, con la buena nueva de que por fin ahora se puede accionar sin tener la fuerza de un toro. En la anterior versión, su mal diseño fue muy criticado y con razón, mientras que ahora es una maravilla incluso con las maletas cargadas hasta las cejas.

Y empieza la fiesta

Honda XL 1000 V Varadero: La ruta mejora


No hacía ni cinco kilómetros que estábamos encima de la moto cuando se puso a diluviar de lo lindo. Nos quedaban en esas condiciones tan sólo 340 kilómetros de la ruta marcada por Honda Europa, así que no era cuestión de amargarse. La verdad es que últimamente no hay suerte con la presentación de las Honda ruteras, puesto que la de la Pan European también fue pasada por agua, aunque no al nivel de ésta.

La moto es muy cómoda de asiento y posición de conducción, con todo al alcance de pies y manos de forma natural. La plaza trasera es inmejorable y ahora con el respaldo acolchado del top case irá como un rey/reina el pasajero de turno. El frontal, mucho más acertado por sus formas más suaves, la hace más estilizada, aunque no por eso ofrece menor protección aerodinámica. La cúpula tiene tres posiciones para ponerla al gusto y altura del conductor, mientras que el enorme depósito sigue cubriendo la doble necesidad de una buena rutera, la autonomía (supera holgadamente los 400 kilómetros a ritmo suave) y la comodidad por su buena ergonomía.

Concretamente en el caso de la Varadero, la anchura de la moto queda marcada precisamente por el tanque de combustible. Ya lloviendo apreciamos lo que a la Pan European le echamos de menos: nos referimos a la clara lectura de la información digital de la cual disfruta la Varadero por su pantalla digital central y por estar la información muy bien dispuesta. Ahora, a los cuentakilómetros parcial y total se le suma otro parcializador y el control del consumo instantáneo tanto en litros a los cien comcomo en kilómetros por litro, además de un nivel de combustible.

La reserva se enciende cando quedan 4 litros. Sigue sin aportar ningún tipo de pequeño hueco para dejar pequeños objetos, como tarjetas o monedas, un detalle que no habría estado de más... En carretera, los frenos siguen disfrutando del mismo tacto que antes, pero con un comportamiento más natural al recibir un nuevo sistema CBS más evolucionado y que le da un mejor tacto y efectividad a los frenos.

La carretera de curvas

Honda XL 1000 V Varadero: La ruta mejora


Ya llevábamos unos cuantos kilómetros apreciando la notable estabilidad de esta moto, cuando llegamos a una de las pruebas más duras a las que jamás hemos asistido. Se trataba de atravesar el Ponte Vasco da Gamma, sí, el ponte máis largo do mondo. Una enorme construcción de unos trece kilómetros situada por encima mismo de la desembocadura del río Tajo. Las condiciones climáticas eran tan malas, que después nos enteramos de que protección civil aconsejaba que los vehículos ligeros no circulasen por él...

Con las maletas haciendo de vela, la prueba de fuego la pasó con sobresaliente... pero con el conductor muy acojonado, pues lo hice por el carril que se ven los barcos atravesar por debajo del puente. Y pasó lo que no tenía que pasar. Nos perdimos. Y decimos nos perdimos porque fue un periodista francés y el que firma, los dos despistados que optamos por desviarnos por donde no era. Honda tenía desperdigada a su gente en los puntos más conflictivos del recorrido identificados con unos petos fluorescentes.

Pues bien, con la intensa lluvia y a lo lejos de una bifurcación los avistamos, pero en sus espaldas no ponía Honda, sino Obras Públicas... Con la que estaba cayendo, optamos por seguir a nuestro colega galo antes de tener que extraer nuestro mapa de la maleta, puesto que él ya lo tenía a mano. Nuestro compañero de viaje resultó ser un auténtico suicida. El dichoso puente del Tajo lo atravesó de nuevo (¿no querías sopa?, pues dos tazas!!!) como alma que lleva el diablo y allí donde podíamos lo seguíamos.

Recuperamos el buen camino y el tiempo perdido y llegamos a los controles incluso antes que los otros, que al final también se perdieron aunque en otras intersecciones de la ruta. En el último tramo estuvimos circulando por una compleja carretera de curvas bordeando la costa, de buen agarre pero repleta de badenes e irregularidades. El aire que soplaba te frenaba o te movía la moto en algunas de sus intensas rachas, pero al ritmo al que me hacía rodar el dichoso francés, nos hizo ver que esta moto en estabilidad es un diez.

Los frenos, aun con tanta agua, se mostraron muy progresivos y potentes, y hay que agradecer enormemente la efectividad del sistema integral CBS por facilitarnos el trabajo en una situación tan compleja como aquélla. ¡Hasta funcionaron perfectamente en una conducción bastante-demasiado deportiva... para las condiciones atmosféricas que soportamos. Y por fin... La historia del francés acabó como era de prever. Sus dichosas prisas lo llevaron a colarse en un cruce y a pesar de nuestras advertencias en forma de claxon, ráfagas y gritos en el interior del casco, sólo conseguimos que se empañara la visera mientras lo perdíamos de vista.

El primer punto de encuentro de los cinco supervivientes, un chiringuito de playa, parecía un muestrario de pollos. Todos los periodistas entrábamos empapados, comentando y contrastando la experiencia sobre lo acaecido. Quien más quien menos se había perdido, se había mojado o había sido víctima de la fuerza del viento, pero todos coincidimos en la mayor suavidad en las recuperaciones de este motor inyectado, a pesar de que la nueva caja de cambios con seis velocidades prácticamente no la pudimos disfrutar del todo (creo que no puse sexta nunca).

La aceleración se ha visto mejorada gracias a un mejor escalonado y ahora el consumo es bastante menor, por lo menos en nuestra primera impresión. Estamos deseosos de volver a subirnos a ella, pero con mejor climatología y en buena compañía, para poder confirmar nuestra impresión de que el muelle trasero es excesivamente duro para circular solo, pero mejor para llegar al fin del mundo a dúo y con carga. Mejorará la estabilidad (en teoría en lluvia no debía ser así y su comportamiento fue ejemplar), pero empeorará la comodidad en pisos en mal estado.

Nuestra comprobación sobre el mando de la precarga de muelle confirmó nuestra sospecha sobre la excesiva dureza del nuevo muelle: no estaba ni al mínimo. Ahora con pasaje la Varadero irá mucho mejor, pero el confort a solas merma. Por cierto. Del francés tuvimos noticias en el penúltimo punto de encuentro, antes de tomar el ferry, momento en que le agradecí que hubiese sido mi lazarillo veloz.


David Remón
Fotos: Francesc Montero

La alternativa

Kawasaki Versys 1000 2015 - Presentación

La nueva mirada de la Versys 1000, más rasgada, más Ninja, demuestra el afán de Kawasaki por reforzar su sitio en el segmento de las grandes ruteras...

 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"