Husqvarna Nuda, radikal 2012

Publicado el 08/05/2012


Vota

0 0

¿Estás estresado, bloqueado, desquiciado? ¿Necesitas un remedio? No acudas al médico, ni al psicólogo, ni vayas a la farmacia, ni al masajista, ni al curandero; lo único que te conviene y que te hará reaccionar es la Husqvarna Nuda 900 R.

Estamos viviendo tiempos difíciles, llenos de problemas, de incertidumbres, de cambios radicales,de trabajo intenso. Estas situaciones nos provocan ansiedad, estrés, mal humor, etc. Pero no hay que tirar la toalla. Hay gente que usa la cabeza, no pierde la esperanza, se ilusiona, proyecta, trabaja, para seguir adelante. La Nuda 900 R es el remedio que necesitamos para despertar, para sumarnos a los entusiastas, los trabajadores, los imaginativos, los optimistas. Es el elixir que hay que tomar y que te desoxidará, rejuvenecerá, te hará soplar, gritar, flipar, sacar toda la rabia que tienes dentro. 

Como muchos de vosotros, me encuentro en esta olla a presión que no para de girar, pero una llamada me alegró el día. ¿Tienes tiempo de probar la Nuda 900 R?”. Ni siquiera sabía lo que significaba. Sin pensarlo, intuí que algo bueno me esperaba, y respondí que sí, sin más. Saqué tiempo de donde no existe, y me dirigí al garaje. 

Antes investigué un poco con los datos que me facilitaron los chicos de pruebas, navegué por Internet mirando vídeos, consulté la web de Husqvarna, y lo que vi fue definitivo. 

Fue una reacción extraña; muchas veces, cuando tengo la muñeca oxidada, me siento temeroso, inseguro, y pienso que quizás no seré capaz de domar la moto que resopla ante mí. Pero en esta ocasión fue diferente, tenía ganas, muchas ganas, y todos esos dolores que me persiguen constantemente desaparecieron y me planté ante la moto desafiante. 

Husqvarna crece

Para los que no hayáis leído ni visto nada sobre la Nuda y queráis sentir lo mismo que sentí al verla por primera vez, os enumero lo más destacado de su composición. 

Husqvarna nos tenía acostumbrados a motos de media cilindrada con motores monocilíndricos, pero esta vez ha dado un paso de gigante sin perder su particular estilo. Si os fijáis en su carrocería, comprobaréis lo que os digo. 

La Nuda 900 sigue con las formas que dan personalidad a la marca, pero esta vez monta un motor bicilíndrico de 900 cc que llega a los 105 CV con un par de 100 Nm heredado de la BMW F 800 R. La simplicidad es una de sus virtudes. El bicilíndrico transversal de culata púrpura está sujeto por la parte superior a un chasis de entramado multitubular de sección circular, que permite centrar el peso en su parte inferior y centralizar al máximo las masas. 

Del motor colgante sobresalen dos colectores asimétricos que se unen a una cola lateral muy atractiva. 

Hay que aclarar antes de continuar que la Nuda tiene dos versiones con dos equipamientos diferentes: Nuda y Nuda R, dos versiones que hoy probamos al unísono. Es básicamente la misma moto, pero con diferentes acabados y enfoque. 

La R destaca sobre la Nuda básica por montar una horquilla Sachs multirregulable, pinzas Brembo monobloque, monoamortiguador Öhlins, cola de escape de titanio y carbono, detalles de carbono, asiento más duro, alto y plano, color rojo de la carrocería y un diente más en el desarrollo final. Por el resto es la misma moto. En las dos versiones encontrarás bombas y pinzas radiales, horquilla con barras de 48 mm, dos mapas de potencia, una excelente ergonomía y un estilo rompedor. Quiero destacar mi admiración por la parte frontal, porque es muy arriesgada, muy atractiva, singular y hechicera. Otros aspectos interesantes son el peso de la moto, que se aproxima a los 175 kg; los grandes discos de freno, que parecen platos de restaurante de alta cocina, y el cuadro de instrumentos, que es pequeñito y completo. En él encontraréis cuentarrevoluciones, pantalla LCD con velocímetro, información de marcha insertada, temperatura, etc. Mediante un botón podréis cambiar de mapa de potencia, e incluso encontraréis warnings y avisador de sobrerrégimen. 

Primera dosis

Después de intensas miradas decidí que era el momento de tomar contacto con mi antídoto. Subí sin problemas; es lo suficientemente alta como para conducir deportivamente y lo suficientemente baja como para que un tipo de 1,70 m se sienta seguro. El manillar está a buena altura, las rodillas encajan en las orejas del tanque con naturalidad, y los mandos y manetas son graduables para adaptarse bien a cualquier mano. El embrague es un poco durillo, pero el caballete se encuentra y despliega con comodidad. 

Voy a pulsar el botón que hace explotar el líquido volátil que se encuentra en el depósito para escuchar cómo palpita su corazón. 

Un sonido pleno y rítmico llena el ambiente, acaricio el puño y lo hago girar muy pocos grados, los suficientes como para sentir que el motor es rápido y enérgico. 

Por defecto, el mapa con toda su potencia es el que aparece en pantalla. Me acompaña en la aventurade la resurrección el veterano de las carreteras Jordi Aymamí, que también se atreve con la Nuda 900. Vamos a un lugar donde nos podremos tomar el resto del elixir y vivir de nuevo. 

Pasamos con más pena que gloria por el tramo que se ha convertido en estos últimos años en el más aburrido del mundo, la autopista, pero aprovecho para acelerar y desacelerar para comprobar la recuperación y el rango donde la cosa puede volverse interesante. Llegamos al lugar adecuado, un lugar apartado repleto de curvas, de asfalto nuevo; el sol nos acompaña y la temperatura no es muy fría. El elixir empieza a hacer efecto. Curveo y recurveo hasta que encuentro el punto G. 

El mayor efecto del brebaje ítalo-teutón sólo se hace sentir a partir de las 6.000 rpm, puesto que lo anterior sólo es un mero trámite. La moto gira fácilmente, pero hay que mover y recolocar el cuerpo a menudo para que la maniobra sea perfecta; es decir, en las curvas más cerradas hay que moverse sobre el manillar para que acabe de girar y no se abra sobre el radio del viraje. Si se hace así, se puede abrir el gas anticipadamente y la aceleración es fulgurante. Pero es curioso, porque la respuesta del motor me desconcierta. Tiene una respuesta en bajos suavecita, no parece un motor de 900 cc, y cuando pasa de las 6.000 rpm se dispara enérgicamente hasta las 9.500 con muchísima rapidez y elasticidad. Gira finito, sin brusquedades. Es fácil mantenerse dentro de ese margen de revoluciones, sin vibraciones y cortes de inyección. En este rango es donde vamos a obtener la mayor parte de la satisfacción, y es donde enterraremos todas nuestras tensiones, malos rollos y necedades. 

Si decides utilizar el mapa de potencia de menos empuje, descubrirás un motor más dócil, y sin ese nervio final. No lo necesitas.

El efecto continúa

Ya no siento ningún frío, ni dolor, ni preocupación alguna. Sólo estamos la Nuda R y yo. La carretera me vicia, el aire me enciende y estira las arrugas, el vaivén me aclara la vista, el sonido me embriaga y la sangre se disipa. ¡Soy de nuevo un chaval! ¡El elixir funciona! 

Sobre la Nuda R, la frenada es brutal, más apropiada para circuito que para un uso en carretera, ya que es todo o todo; hay que acariciarla con cuidado, porque si decides presionar, bloquea con facilidad. Para que esto no suceda, hay que entrar en las curvas en plan supermotard para que no se cierre la dirección. En cambio, en la Nuda básica el tacto es más adecuado y menos radical; puedes presionar, sentir su efectividad, pero con más progresión. A la posición de conducción le pasa algo parecido. La Nuda R es alta y dura, y sobre la básica se está más cómodo; por lo tanto, la decisión sobre qué modelo te conviene más dependerá del uso que le quieras dar. Si quieres la moto para hacer kilómetros, probablemente la Nuda 900 te ayudará más que la 900 R. 

El rendimiento de las suspensiones rodando en carretera es similar sobre las dos versiones; sólo podremos apreciar el rendimiento superior del monoamortiguador Öhlins de la R y su Sachs multirregulable frontal rodando al límite, y sobretodo si la usamos en circuito. El rendimiento de la horquilla es notable, ya que permite frenadas soberbias con una gran transmisión de información y buena dirección. En cuanto al sistema de suspensión trasero, sólo hay que criticar que no monta bieletas; es decir, el amortiguador se ancla directamente desde la parte central del basculante hasta la parte posterior del bastidor. 

Esta configuración puede llevar al rebote en conducción radical, al desplazamiento brusco de la rueda lateral o al trallazo en alguna reducida al límite; algo que en cualquier caso le dará emoción a la conducción, y resucitará a un muerto. De eso se trata. 

En cuanto a los neumáticos, creo que no son los adecuados para la Nuda 900. Los Metzeler Sportech M5 son gomas sport, y la Husqvarna Nuda R es una purasangre que merece un calzado más radical. No por su grip, sino por su forma. El neumático delantero es demasiado redondo, y se disfrutaría más con un neumático más triangular; es decir, con más apoyo lateral. 

Podría estar dando vueltas y pasando curvas hasta la saciedad sobre esta moto, ya que su equilibrio entre el rendimiento más radical y la suavidad de su funcionamiento me fascina. Pocas motos pueden presumir de esto, y los pocos pecados que tiene por esconder se vuelven redenciones, como la poca visión de los retrovisores o el inexistente espacio para guardar nada. 

Cuando te sientes como un jovencito de nuevo, cuesta desprenderse de la moto que te proporciona esta sensación, no solamente por todo lo que te transmite, sino también por su joven y atrevido diseño. 

No hay duda alguna, amigos, tanto para los que necesitéis una reacción o una descarga como para los que ya estéis on fire, la Nuda 900 o la R os van a aportar nuevas sensaciones, un nueva oportunidad de evasión, de rebelión; en definitiva, de encontraros con vosotros mismos.

Fotos de la Husqvarna Nuda 900 R de 2012

Fotografías por: Juan Pablo Acevedo y Santi Díaz

La alternativa

Suzuki GSR 750: ¡¡¡Sensaciones!!!

Este artículo es especial, lo confieso. No es una prueba de moto al uso. No, al menos, como suelo hacerlas. Varios motivos me llevan a que sea especial para mí: la situación de la fábrica de Suzuki en Gijón, los estupendos compañeros de prensa de Suzuki, toda la gente que trabaja allí…. Este artículo “diferente” va por ELLOS.

 
Da tu opinión

Comentarios (1)

  • manolo13
    manolo13 13-05-2012

    Me gusta la moto por el motor y todo, la calidad ya se supone, siendo de BMW.

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"