BMW R 1150 R: Imagen golfa de una buena chica

Publicado el 06/04/2010


Vota

0 0

Esto es lo que es la BMW R 1150 R Rockster; una moto naked refinada y educada, pero con una imagen atrevida, para aquellos a quienes atrae esta imagen, pero quieren la seriedad de la marca bávara.

Imagen golfa de una buena chica

BMW causó unas cuantas discusiones en el último Salón de Múnich, el septiembre pasado, al mostrar una inesperada concept bike basada en la R 1150 R. Tenía una pintura y unos gráficos atrevidos, el faro asimétrico de la trail R 1150 GS y muchas piezas de la parte ciclo provenientes de varios rincones de la gama boxer.

Este prototipo generó muchos comentarios, tanto a favor como en contra, pero hubo la suficiente gente que se mostró favorable como para que les saliesen los números a los contables de BMW. Seis meses más tarde, la R 1150 R Rockster ya está en producción para añadirle un poco de picante a la gama boxer de la marca alemana.

Moda streetfighter

Imagen golfa de una buena chica


Se ha dicho que la R 1150 R, presentada hace dos años, era la moto menos formal de BMW, pero la Rockster, con su mirada tuerta, aún tiene un aspecto más agresivo. Un aspecto que refuerza con sus color negro que contrasta con el verdo o naranja según decoración, al estilo de una streetfighter a la última moda.

Las formas de las fibras, heredadas de la 1150 R, tienen personalidad, igual que la pintura naranja y negra, que es una alternativa más chillona que la combinación original de verde lima y negro, disponible como opción. Encima de los faros hay una pequeña pantalla en la que se aloja un panel de instrumentos, en el que se combinan un cuentakilómetros negro y un tacómetro blanco. Buena parte de los componentes de la Rockster provienen de la R 1150 R, incluyendo el motor, de 1.130 c.c., ocho válvulas y refrigeración por aire y aceite.

Éste es el primero de los motores boxer BMW al que se le montan las culatas de doble encendido que se introducirán en toda la gama este año. El propósito de la existencia de las dos bujías es reducir la contaminación y el consumo, al conseguir una combustión más uniforme, pero la potencia punta no se incrementa y se queda en 85 caballos a 6.750 rpm. Las piezas del chasis también proceden, mayoritariamente, de la R, como el chasis de tubo de acero, con horquilla Telelever y amortiguación trasera en un lado.

Hay otras piezas que provienen de la más deportiva R1100S, como el guardabarros delantero, más pequeño, los anclajes del Telelever y la ancha rueda de cinco pulgadas y media en la que se monta un Michelin 180/55, en vez del 170 del modelo de serie. Remarquemos, de paso, que el curioso cilindro negro, en la parte derecha trasera de la moto, sirve para cumplir la normativa anticontaminación de Estados Unidos.

Maniobra ilegal

Imagen golfa de una buena chica


La ergonomía cambia un poco, debido a que el manillar es ligeramente más plano: se queda en 835 mm sobre el suelo, 35 menos que en la R. Como opción, se puede montar un asiento 40 mm más bajo. No es una moto especialmente ligera, porque pesa 219 kg, lo que es bastante para una naked, pero su pequeño radio de giro ayuda en mitad del tráfico. En las afueras de Daytona la moto resultaba lo suficientemente maniobrable como para colarse entre dos filas de coches y salir primero del semáforo.

Puede que la estética de la Rockster fuese demasiado agresiva porque un conductor de Harley con un casco de plástico se me quedó mirando y me gritó: "¡Que te pueden empapelar por eso!", refiriéndose a mi maniobra, ilegal en Florida, y parecía que tenía ganas de que sucediese, pues no me pudo seguir entre coches. Al momento siguiente, el conductor del coche que acababa de superar se unió a la bronca, tocando la bocina y exigiéndome, por gestos, que me colocase detrás de él. Mi respuesta consistió en ignorarles, poner la primera de las seis marchas y dejarlos atrás en cuanto se puso verde el semáforo. En la semana de Daytona o vas en moto o no llegas a tiempo a ninguna parte...

La Rockster no es una dragster, como tampoco lo es la R, pero si había un pique de semáforo, salía lo suficientemente rápido. Tiraba bien por debajo de 2.000 rpm, cuando el escape sonaba decepcionantemente flojo, y se encontraba en su mejor momento entre 3.000 y 5.000 rpm. Sobrepasado este punto, me llegaba un hormigueo que se mantenía hasta la línea roja, en las 7.500 rpm. Cinco mil vueltas en sexta se traducían en 145 km/h de cuentakilómetros, por lo que la Rockster se mostraba cómoda a velocidades habituales en autopista, ligeramente por encima de la legalidad, disponiendo de potencia suficiente para acelerones que la llevarían hasta unos 195 km/h.

Al estilo BMW

Imagen golfa de una buena chica


Para ser una moto naked, está muy bien pensada para ir rápido porque la poca altura del manillar y lo retrasado de los estribos contribuyen a que se logre una posición espaciosa, con el tronco del conductor ligeramente inclinado hacia el viento. Siguiendo con el estilo de BMW, tanto el conductor como el pasajero disponen de un asiento de generosas dimensiones; es una lástima que el último no tenga un asa donde agarrarse.

En viajes largos y rápidos, la sed del motor es un fastidio porque entra reserva en poco más de 150 km, cosa que ya sucedía con la R. Puede que las culatas de dos bujías permitan rebajar el consumo, pero yo no esperaría una gran mejora. Si las prestaciones en línea recta resultaron ser respetables, sin ser extraordinarias, lo mismo se podría decir del chasis, que era muy estable y tenía la suficiente agilidad para divertirse en las curvas.

Gran parte del mérito corresponde a la horquilla Telelever, que castigaba un poco las muñecas, pero cuya falta de hundimiento en las frenadas permitía un control preciso de la trayectoria en las curvas de Florida. El único amortiguador simple trasero también funcionó bien, con firmeza pero absorbiendo los baches del asfalto a pesar del peso de la transmisión por eje.

La altura al suelo era lo suficientemente buena como para que solamente rascasen los estribos, aun cuando la moto estaba lo suficientemente inclinada como para que los Pilot Sport trabajasen a tope. Hay un ajuste remoto de la precarga y se puede ajustar también la extensión. El sistema EVO proporcionaba una buena potencia de frenado gracias a la combinación de discos de 320 mm, delante, con pinzas de cuatro pistones, y a la ayuda ocasional del ABS, que se encarga de calmar el tren trasero.

Hay otros detalles típicos de BMW, como los pequeños pero útiles espejos, los poco prácticos interruptores (a los que te tienes que acostumbrar) y lo que promete ser un buen nivel de acabados. Sin embargo, el precio es muy competitivo, lo que no es tan típico de la marca alemana. Cuesta solamente un poco más que la R. BMW también fabricará 2.003 unidades de la Rockster dedicadas a su 80 aniversario, en serie Edición Limitada y numerada, con toda una serie de accesorios de origen, a un precio superior.

Una moto naked chillona como ésta no es para todo el mundo, pero que no te engañe el estilo. Es una moto para aquellos a quienes atrae una imagen un poco gamberra pero, en el fondo, quieren algo elegante, fino y educado. Algo con más clase que una preparación especial.


Roland Brown
Fotos: Brian J. Nelson & BMW

La alternativa

Suzuki GSR 750: ¡¡¡Sensaciones!!!

Este artículo es especial, lo confieso. No es una prueba de moto al uso. No, al menos, como suelo hacerlas. Varios motivos me llevan a que sea especial para mí: la situación de la fábrica de Suzuki en Gijón, los estupendos compañeros de prensa de Suzuki, toda la gente que trabaja allí…. Este artículo “diferente” va por ELLOS.

 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"