Kawasaki W 800: El encanto de los sesenta

Publicado el 20/05/2011


Vota

1 0

La nueva Kwasaki W 800 es una atractiva y agradable bicilíndrica fiel a la estética de las motos británicas de los años sesenta, pero sin sus inconvenientes.

Esta W 800 es un remake de la anterior W 650 del año 2000

Kawasaki comparte la moda de las motos inspiradas en los sesenta, al igual que fabricantes europeos como Triumph o Moto Guzzi. Es decir que materializan modelos retro reversionando su propio pasado.

La W 800 es una acertada revisión de la W 650 que se comercializó en 2000, con algunas novedades con respecto a aquel modelo que revolucionó el Salón de Múnich de 1998…

Se trata de una moto muy atractiva en la que sorprende que no aparezca el logo de Kawasaki en el depósito de combustible que sí estaba en la W 650. De hecho, sólo en el asiento se ha estampado el nombre Kawasaki que la identifica como tal.

Una moto encantadora en todos los sentidos, puesto que no sólo es un placer conducirla pese a sus limitaciones, sino que resulta igual o más gratificante observarla con detalle, disfrutar de un pedacito de historia convenientemente actualizado, de una moto inspirada en un twin vertical como el de las motos inglesas de finales de los 50. Aquellos eran otros tiempos con sabor, manchas de aceite, cambios ruidosos y frenos de tambor. Pero en 2011, con aquella estética como referencia, la nueva W 800 funciona como un reloj, sus mandos son suaves, no contamina, incorpora inyección electrónica camuflada y también un freno de disco que por una parte frena mejor que los tambores de los lejanos sesenta, sin tener la potencia de un disco de nuestros tiempos.

Posiblemente el encanto de la W 800 resida en la fidelidad de Kawasaki en lo que respecta al look, el buen gusto, simplicidad y a la vez refinamiento.

Es una moto que a nadie deja indiferente, parece salida del túnel del tiempo y hasta los neumáticos Dunlop respetan el dibujo de los que se usaban hace 50 años… Diversos componentes como el depósito de combustible con las gomas salvarrodillas en los laterales -en los que se ha eliminado el logo de Kawasaki-; los escapes tipo peas shooter, guardabarros cromados, llantas de radios, relojes, faro redondo con el aro cromado, los fuelles de la horquilla o el inimitable diseño del twin paralelo refrigerado por aire, hacen de la W 800 una afortunada recuperación de una estética inolvidable.

Con respecto a la versión que en su día importó con cuenta gotas Derbi Nacional Motor, la cilindrada del twin vertical se ha aumentado hasta los 773 cc (77 x 83 mm) y se conserva su aspecto exterior, la refrigeración por aire, culata con simple árbol de levas y cuatro válvulas.

Con las muñequillas de las bielas caladas a 360º y los pistones subiendo y bajando al mismo tiempo, el tacto del motor a bajas vueltas es muy agradable: suave y con bajos. No sube de vueltas con alegría, pero sentir las pistonadas una a una le otorga un tacto muy agradable.

Con una palanca de cambio de largo recorrido, a la W 800 hay que llevarla con suavidad, acompasando los movimientos de embrague-cambio-embrague-gas con tranquilidad… Como se hacía antaño. Todo recuerda al pasado, un pasado sin pisas.


Agradable

Es una moto ideal para moverse en ciudad

Después de mucho mirármela, a la hora de circular con ella, la primera sensación que tuve al sentarme en la W 800 es que es una moto bajita, con el asiento duro. Por ello, por su ligereza y generoso radio de giro, es fácil y cómodo maniobrar sentado sobre el asiento o subir y bajar bordillos con facilidad. La perspectiva desde el puesto de mandos es agradable, se tiene una buena sensación de control y la instrumentación se queda un poco justita, pero el diseño de los relojes es acertado pese a que en la esfera hay una ventana con dígitos… ¡tiempos modernos! Los retrovisores ofrecen una buena visibilidad.

El motor sube de vueltas con la calma, y sobre los 120 km/hora gira en torno a las 4.500 rpm. Más allá las vibraciones aumentan ligeramente y no es necesario subirlo más de 6.000 vueltas para disfrutar de su carácter suave y relajado. El tacto del embrague es muy suave y la palanca de cambio tiene demasiado recorrido, algo que no representa un problema en una moto en la que no se trata de ir empalmando marchas en busca de un crono…

Si nos vamos a hacer unas curvas, la agilidad de la W 800 se agradece y además gira con facilidad. Las limitaciones vienen de unas suspensiones justitas y de una frenada que, en el caso del disco delantero, es algo más que justita. Acostumbrados a las motos de hoy día, conviene cogerle el aire a su escasa potencia y adelantar la frenada antes de entrar en un viraje. La verdad es que es una lástima que la estética de esta W 800 haya perdido cierta autenticidad con el montaje de un disco que frena más bien poco…

Las suspensiones de corto recorrido son blandas, confortables por ciudad, pero con sus limitaciones por carreteras secundarias. A su favor tiene que, pese a su escasa altura, las estriberas no rozan el asfalto con la facilidad que aparenta y por tanto no hay un límite (a no ser que vayas a buscarlo) que condicione la conducción en este sentido.

En cualquier caso, no es una moto para conducir de forma agresiva ni deportiva, sino que es ideal para moverse por ciudad y hacer algunas excursiones en busca de paisajes, aire puro, rincones solitarios, cuya distancia la puede marcar perfectamente el siguiente punto de reportaje. Con un consumo que en función de su utilización puede estar entre los 5,5 ó 6,5 litros a los 100 km, no creo que sea una moto como para hacer más de 200 km de una tirada…

Sí es una moto apta para el carnet A2, que al colocarla sobre el caballete, tomarse una cerveza y observarla con detalle, es sumamente agradecida y tiene un encanto propio de otros tiempos más relajados y, posiblemente, más auténticos.

Fotos de la Kawasaki W 800

Fotografías por: Santi Díaz
 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"