Kawasaki Z 750: Atípica 2007

Publicado el 03/02/2010


Vota

0 0

En el mundo de las nakeds, hay sólo una que se desmarca de las demás buscando el equilibrio. La renovada Kawasaki Z 750 no sólo se diferencia de las otras por su cilindrada, sino que además es muy atractiva y económica, y con un rendimiento considerable.

Kawasaki Z 750: Atípica

El mercado de las nakeds en nuestro país está en auge. Nuestra protagonista jugará un papel importante para que este baile de números crezca aún más, ya que su relación calidad-precio aumentará los argumentos de venta al máximo.

La renovada Kawasaki Z 750 sólo tiene en común con su antecesora el nombre, ya que todo ha variado, incluso el color verde tiene un brillo y tonalidad diferente. Ha pasado de ser una moto llena de ángulos a acariciar sedosas curvas, con nuevas suspensiones, escape, inyección, frenos, instrumentación y chasis.

Grandes cambios

Kawasaki Z 750: Atípica

Si nos centramos en el motor, la Z 750 usa sus 748 cc y casi 100 cv para tener una mejor respuesta, más equilibrada y enérgica, pero su secreto está en el nuevo sistema de inyección, que está controlada por una unidad de control electrónica (ECU) de alta precisión. Esto provoca que los nuevos inyectores pulvericen la gasolina de manera más fina y difusa. Los nuevos cuerpos de acelerador son más pequeños y con mariposas y conductos ovalados, con lo que ofrece una respuesta más suave en toda la gama de revoluciones.

Es especialmente atractivo el sonido del nuevo silencioso de dos orificios de salida. En bajas revoluciones suena ronco y a altas es muy estridente. Este característico tono se debe en parte a que el silenciador es más corto, con sección transversal trilobular que incorpora una válvula de escape donde finaliza el colector. Esta nueva ubicación facilita la adaptación de las ondas de presión de retroceso que mejora la respuesta a bajo y medio régimen. Ahora abres desde abajo y la aceleración es más homogénea.

En la parte ciclo es donde las novedades juegan un papel más destacado. Si empezamos por el chasis, podemos ver que su característica espina dorsal en acero permanece, pero ha sido modificada con dos soportes laterales de aluminio fundido que cambian ligeramente su equilibrio. Éstos hacen que los soportes frontales del motor queden reubicados, de manera que las vibraciones del mismo sean menores. Esto se nota mucho en las frenadas combinadas con reducidas violentas del motor. Ahora puedes entrar con ferocidad sin que las manos y pies sufran temblores. Además, en caso de caída hacen de protector del motor. Si los arrastramos, los podemos sustituir, ya que van anclados al chasis principal con tornillos.

Una sílfide

Kawasaki Z 750: Atípica

Los frenos cambian con la monta de discos lobulados, tanto delante como detrás. Los delanteros son de 300 mm mordidos por pinzas Nissin de cuatro pistones y el trasero es de 250 mm y un pistón. La bomba delantera es también Nissin. Su comportamiento es poderoso y efectivo. Su tacto es ligeramente esponjoso, pero se siente la presión durante toda la acción, por lo que diría que en carretera es una ventaja. En tramos donde su uso es continuado, su rendimiento apenas decae, gracias a que la temperatura se disipa por el lobulado.

Otra novedad es la horquilla de 41 mm de diámetro y 120 mm de recorrido ajustable en hidráulicos, que ahora es invertida, y el amortiguador trasero, con depósito de gas separado –nitrógeno-. Usa el sistema progresivo de bieletas Uni-Track y es regulable en compresión y en tres posiciones de muelle.

La horquilla en el modelo anterior era un punto negro que desmejoraba un buen conjunto, y que ahora aumenta su rendimiento. Su recorrido es suave en su primera parte y se va endureciendo a medida que abusamos de ella. Se puede entrar fuerte con confianza aguantando la moto sin vaivenes, y además, proporciona gran comodidad.

En cambio, el rendimiento del amortiguador trasero no está a la altura de la horquilla y perjudica el conjunto, especialmente en carreteras irregulares. Si se conduce con suavidad, no hay ninguna queja. Todo sigue su curso, al contrario, la comodidad fluye totalmente, pero al forzar ligeramente el ritmo vemos, especialmente en curvas rápidas, que la moto se mueve en exceso, y si la carretera tiene oscilaciones o cambios de desnivel, se vuelve excesivamente saltón y da la sensación de que el amortiguador sólo lleva muelle. Para rectificar ese desajuste hay que poner casi al máximo el hidráulico y el muelle en su posición más comprimida.

Cómoda

Kawasaki Z 750: Atípica

La posición de conducción es excelente. El cuerpo del conductor queda en una postura que combina perfectamente comodidad con deportividad. Cuesta un poco pasar la pierna para subir, ya que el colín queda un poco alto, pero la altura del asiento (815 mm) es muy equilibrada. Las rodillas quedan muy bien colocadas en un nuevo depósito de combustible de 18,5 litros, más estrecho en la parte inferior; de esa manera, con las piernas podemos ayudar a mover el conjunto con menor dificultad.

El espacio del asiento del conductor es el suficiente para moverse con soltura y a la vez quedar sujeto. Su mullido es duro pero cómodo. El del pasajero es pequeño, pero el acompañante no queda suelto, pero sí demasiado alto.

La visión del nuevo cuadro de instrumentos está reubicada sobre un nuevo panel situado sobre el agresivo doble faro. Éste consta de un tacómetro de vistosa esfera con una gran pantalla digital adicional que indica el nivel de gasolina. A su derecha, una ventana digital de menor tamaño muestra la velocidad, temperatura ambiente, trips y reloj horario.

La visión de los retrovisores es correcta, pero la vista en la parte más baja queda muerta.

Exceptuando la suspensión trasera, que creo que se puede reajustar para que no sea tan revuelta, esta moto no tiene rival. Es muy atractiva, se presenta en tres colores, verde lima, plata y negro, es económica y su rendimiento es muy bueno. Tanto la podemos usar para uso cotidiano en ciudad y carretera como para ir a hacer curvas a ritmo elevado. Su protección aerodinámica es muy escasa y la nueva disposición de los instrumentos, a modo de tímido cupolino, no cumple su función. Ni escondido detrás dejas de sentir el aire en el casco. De todas formas, no hay que desesperarse ¡Es una naked!

¡Qué gustazo!

Kawasaki Z 750: Atípica

En todos los recorridos que realicé con la Z750 me sentí cómodo, con buena aceleración, respuesta en medios, tracción en todo momento y una manejabilidad que da gusto.

En tramos revirados pasaba de un lado a otro sin miramientos, y la moto cambiaba con rapidez y sin quedar suelta. Su apoyo delantero es buenísimo y siempre notas cómo apoya la rueda. Esto te da mucha confianza tanto al frenar como al entrar a la curva. Dentro de los virajes responde con inmediatez a las órdenes del gas. Si lo sueltas, la moto gira al instante, y si empiezas a abrir, se va abriendo sin perder la rueda del suelo continuando su giro sin subvirajes. En curvas rápidas hay que reprimirse porque la suspensión trasera no acompaña. Si quieres, no hay necesidad de cortar gas, pasarás por la curva meneándote pero sin perder el control, pero al cortar se moverá en exceso, y es ahí donde tendremos que estar atentos. El cambio de marchas es un poco duro al encadenarlas de subida, pero en las reducciones entra con rotundidad y precisión. Su desarrollo permite negociar curvas de radio corto incluso en primera, con velocidad y retención compensada.

En definitiva, esta moto ya tenía una gran ventaja sobre las demás nakeds, la mayor respuesta y rendimiento del motor. Pero ahora, aparte de ésta, todo su equipamiento está muy mejorado, con lo que si lo sumamos a su mayor respuesta, el resultado que obtenemos es una moto sin competencia.

Personalmente no soy amante de motores de cuatro cilindros en línea de media cilindrada para uso en ciudad y carretera, pero he de reconocer que esta moto marca la excepción. Yo me compraría una moto monocilíndrica o bicilíndrica que transmite más tranquilidad de marcha y más tracción, pero la Kawa combina muy bien estas mismas cualidades, pese a ser su motor típicamente japonés.


Alber Escoda
Fotos: Santi Díaz

 
Da tu opinión

Comentarios (1)

  • guillermo
    guillermo 02-06-2010

    Acabo de comprarme una z750,yme lleve la sorpresa de sentir al tomar las curvas que la moto se mueve bastante,asi que voy a probar con la regulacion del amortiguador trasero , como dicen aca y lo otro es que pasados los 150km/h el viento de frente molesta la conduccion,LE HARIA FALTA UNA MICA SOBRE LOS INSTRUMENTOS QUE PARARA UN POCO EL VIENTO ,YA QUE A MAS DE ESA VELOCIDAD ES DIFICIL DE MANTENER UNOS 180KM/H CON SEGURIDAD.AHORA EN LA CORTITA ES DIVINA,UNA BICICLETA

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"