Kawasaki Z 750 S: Civilizada y potente

Publicado el 07/05/2010


Vota

0 0

Partiendo de su más radical hermana naked, los ingenieros de Kawasaki nos presentaron en Sicilia la Z 750 Sport. Una moto más civilizada y menos transgresora, y quizás algo más deportiva.

Kawasaki Z 750 S: Civilizada y potente

La presentación de esta nueva semicarenada Sport tuvo lugar por las reviradas y diabólicas carreteras de la Targa Florio, en la isla italiana de Sicilia. La Targa Florio fue, como todos recordáis, una famosa competición automovilística que se celebró desde 1903 a 1973 y que desde el 2000 ha renacido como Giro di Sicilia-Targa Florio poniendo de nuevo de moda esta bonita isla mediterránea entre el mundo del motor.

La presentación de esta nueva semicarenada Sport tuvo lugar por las reviradas y diabólicas carreteras de la Targa Florio, en la isla italiana de Sicilia.La Targa Florio fue, como todos recordáis, una famosa competición automovilística que se celebró desde 1903 a 1973 y que desde el 2000 ha renacido como Giro di Sicilia-Targa Florio poniendo de nuevo de moda esta bonita isla mediterránea entre el mundo del motor. Y es que ya van tres presentaciones motociclistas en pocos meses y aún nos quedará visitarla de nuevo bajo las ruedas de la Ducati Multistrada 620...

¡No!, no nos quejamos, la isla es preciosa, pero sus carreteras se las traen. O sea que tuvimos oportunidad de probarla realmente a fondo en esas rutas que vieron pasar, hace muchos años, a Fangio, Caracciola, Ascari, Nuvolari, Varzi, etc.

Presentación italiana

Kawasaki Z 750 S: Civilizada y potente

Cuando llegamos a la turística Punta Raisi, era ya el ocaso. Una fresca pero agradable temperatura de 15 grados nos recibió, como en la presentación de la Z 750 naked de hace un año, en Málaga. En realidad fue una presentación sólo para la prensa italiana, pero nos colamos en ella. No habrá presentación mundial de la K 750 S (una lástima), pero el mercado italiano es muy importante para Kawasaki y la Z 750 es su Número Uno en ventas, ya que en 2004 matriculó en Italia más de 6.000 unidades ella solita.

Tan importante, que en el hotel en el que nos alojamos, el Villa Igiea, se hallaba hospedado el staff de Kawasaki al completo, incluido el presidente de la filial italiana, el señor Tamura, junto a ingenieros llegados de Kawasaki Japón. La marca ha obtenido un gran éxito de ventas con la Z 750, en los países en que se ha vendido a buen precio y la prensa de todo el mundo ha premiado tanto su diseño como el conjunto de la moto.

Es por ello que en Kawasaki esperan mucho de la versión semicarenada. Ahora tienen completa la familia con una naked, Z 750, y una sport, Z 750 S, con las que dar más guerra aún a las renovadas Bandit 650, FZ6, CBF 600 y nueva CB 600 F Hornet, pues a pesar de la diferencia de cilindrada, el sector de mercado por el que luchan es el mismo.

Doble personalidad

Kawasaki Z 750 S: Civilizada y potente


El objetivo declarado por la marca verde para esta semidesnuda no es otro que el de conseguir una moto de doble personalidad. Según ellos, pretenden una moto "doble face", de doble cara, que sirva tanto para darse una vuelta el fin de semana para quemar los flancos de los neumáticos, como para hacer turismo "light" a dos plazas.

Una moto que no quiere perder de vista el concepto diversión que siempre ha caracterizado a las series Z de Kawasaki. Es por ello que se ha modificado la moto, sin cambiar del todo su personalidad. El semicarenado añadido ha sido estudiado en el túnel de viento. Se pretende desviar el aire del torso y de la cabeza del conductor tanto a velocidades normales como a elevados cruceros por autopista.

La pequeña entrada de aire practicada por encima del doble faro sirve para rellenar de aire el vacío que se crea tras la pantalla y eliminar las turbulencias que zarandean la cabeza del conductor cuando se rueda a un ritmo elevado.

Cambios obligados

Kawasaki Z 750 S: Civilizada y potente


La Z 750 S deriva de la naked y adopta multitud de pequeños cambios, que no desfiguran la esencia de la bella y efectiva Z 750 . El semicarenado es la adición más evidente, con su faro "quasi" rectangular de doble óptica y con los retrovisores rectangulares incorporados. Si el manillar de tubo cromado permanece, la instrumentación abandona la única esfera digital de la naked y se convierte a la antigua religión de las dos clásicas esferas analógicas –demasiado clásicas para nuestro gusto-, pero dirigidas a un público más amplio.

En la esfera izquierda se ubica el velocímetro y en la de la derecha el tacómetro. A la derecha de ambas encontramos cuatro testigos luminosos clásicos. En ambas esferas se ha habilitado una pequeña pantalla LCD, que se reparten las funciones de odómetros parciales y total, reloj horario, temperatura del refrigerante y nivel de combustible. En la popa de la moto hallamos un nuevo colín más estilizado y llamativo que el de la Z 750, en el que se ha cambiado el piloto posterior –procedente de las antiguas ZX-6R- por el más deportivo de la ZX-10R -con diodos led-.

El asiento también es de nueva factura, es más largo y de una sola pieza, abandonando la estructura separada de "doble piso" de la naked, aunque sigue colocando al pasajero bastante elevado y en una posición deportivo-ginecológica. El conductor estará a menos altura –un centímetro menos- que en la Z 750, quedándose en 805 mm del altura del asfalto. Otro cambio es la introducción de dos grandes asas para el pasajero, un detalle funcional de agradecer, y los intermitentes de nuevo diseño.

Con su estilo más turístico la moto gana 3 kilos, una nimiedad comparado con el confort que se gana con los cambios.

Más detallitos

Kawasaki Z 750 S: Civilizada y potente


Como la moto debe adaptarse a la conducción a dúo, el motor se ha readaptado a su nuevo cometido. Así se ha remapeado el encendido electrónico para darle un carácter algo menos deportivo, pero se mantiene toda la maquinaria de su alimentación, es decir inyectores, centralita electrónica y demás.

En la parte ciclo se adopta un chasis igual al de la Z750, pero con nuevas geometrías (medio grado más de ángulo de dirección y unos mm más de avance para hacerla más estable), y la suspensión trasera monta un nuevo amortiguador que permite más regulaciones en los tarados. La tentación de entonar el consabido panegírico de la moto "buena para todo", de la moto inteligente -de la moto buenísima pero que se queda en las vitrinas del concesionario-, es fuerte, pero nos contendremos.

Al final, el acto de comprarse una moto es más emocional que otra cosa, desoyendo los buenos consejos que se dan en las revistas... pues nosotros no somos nadie para recomendaros con quien os debéis casar... ;-) Pero en este caso la Z 750 S no es una moto inteligente-lógica, porque con 110 CV de potencia máxima y casi 260 km/h de punta (declarados por fábrica), se sale de cuentas. Por lo tanto, no nos vamos a preocupar del motor; potencia hay de sobras, a todo régimen y la moto tiene parte ciclo más que suficiente para poder dominarla.

¿Para dos plazas?

Kawasaki Z 750 S: Civilizada y potente


El tetracilíndrico en línea transversal, alimentado por inyección electrónica, es el mismo de la Z 750. Por lo tanto no vamos a extendernos en su presentación. Todo finura, en la naked ya gozaba de muchos bajos y un gran par motor, al igual que potencia. En esta semicarenada constatamos que a 5.000 vueltas el motor cobra vida y ya te saca con fuerza del fondo del cuentavueltas, para estirarse hasta las 12.000 revoluciones. Si contamos que con el motor girando tranquilamente a 6.000 vueltas en sexta velocidad ya vamos a 140 de marcador, está todo dicho.

Tienes aún 6.000 vueltas más en la recámara del mando del gas. Una pequeña pega para los ruteros más tranquilos es que justo a ese régimen se notan ciertas vibraciones en puños y carenado, que desaparecen unas vueltas más arriba. Nada dramático, pero que resulta es ¡la única pega que le hemos podido encontrar! Bueno, en nuestra unidad de pruebas notamos que el cambio tenía un tacto "esponjoso" cuando queríamos cambiar muy rápido en uso deportivo, que nos recordó al de la vieja ZR-7, pero suponemos que su tacto deberá ser igual de bueno que el de la Z 750.

Pudimos circular por un corto tramo de autopista a casi 200 por hora y puedes ir bastante erguido, aguantando la presión del aire sin problemas, gracias a la bien estudiada pantalla derivabrisas. O sea que si piensas en ella como rutera de alta velocidad, lo único de lo que deberás de preocuparte es de tus piernas... y de los radares, claro.

Circulando en carreteras reviradas la manejabilidad es buena, aunque un escaloncito por debajo de la naked, que es más nerviosilla, y los tres kilos extras ni se notan. La nueva relación de la caja de cambios es acertada, adaptada al nuevo rol sport-turismo. También las gomas Bridgestone BT-012 y BT-019 nos sorprendieron gratamente circulando sobre el húmedo y descarnado asfalto siciliano –¡llevamos tres presentaciones en estas mismas curvas, y es un desastre!-.

Suerte que nuestro guía siciliano, Antonino, buen conocedor de estos caminos de carro, nos llevaba por la trazada buena, sorteando baches, gravilla y demás adornos del asfalto, ¡aunque no era tarea fácil seguir su ritmo! El centímetro de menos de altura de asiento y el medio grado de más en el ángulo de lanzamiento se notan más de lo que uno imagina; en curvas enlazadas es menos ágil que su hermana naked, pero en cambio es más noble en curvas rápidas y sobre todo en pavimento en mal estado tiende menos a mover la cabeza (dirección).

No se puede tener todo, aunque no le hará ascos a un uso diario por ciudad, a pesar de ser menos manejable que su hermana desnuda. En carretera muy revirada y de buen asfalto también se rendirá ante la deportividad de su hermana, pero a medida que aumentemos la velocidad de la vía y aumente la fatiga producida por la fuerza del viento, irán creciendo las virtudes de la nueva Z 750 S en detrimento de la naked.

Muy completa

Kawasaki Z 750 S: Civilizada y potente


Si hablamos del tarado de las suspensiones, no podemos más que felicitar a la marca por sus reglajes, aunque lo ideal hubiese sido testarlos a dúo, la situación más habitual para lo que ha sido fabricado este modelo. También la potencia de sus frenos, ya buena en la Z, sin presentar sutilezas tales como bombas y pinzas de anclaje radial, es excelente.

Y eso que abusamos de ellos hasta la saciedad en la curvas de la mítica Targa Florio... Resumiendo podemos decir que en Akashi ha hecho un buen trabajo remodelando la Z en Z 750 S, una buena moto para todo, muy potente, muy estable y que permitirá disfrutar de ella a dúo. El éxito de sus ventas dependerá directamente del precio final, para poder igualarse y enfrentarse a sus rivales naturales. Cualidades no le faltan.


Texto: Fabio Cormio
Fotos: Alessandro D'Aiuto

La alternativa

Suzuki GSR 750: ¡¡¡Sensaciones!!!

Este artículo es especial, lo confieso. No es una prueba de moto al uso. No, al menos, como suelo hacerlas. Varios motivos me llevan a que sea especial para mí: la situación de la fábrica de Suzuki en Gijón, los estupendos compañeros de prensa de Suzuki, toda la gente que trabaja allí…. Este artículo “diferente” va por ELLOS.

 
Da tu opinión

Comentarios (1)

  • vicenbs
    vicenbs 08-10-2018

    Relaciones de cambio y encendido no varían respecto a la Z750
    Las suspensiones lamentables

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"