Kawasaki Z1000SX: la moto total (Prueba) 2012


Vota

0 0

Kawasaki actualiza la segunda versión de su pequeña Tourer, la Z1000SX. Todas las novedades que incorpora esta japonesa mejoran su vocación turística y su desempeño deportivo, acercándola todavía más a la 'moto total'.

Presentada en 2010, la Kawasaki Z1000SX recibe tres años después un paquete de actualizaciones destinadas a mejorarla globalmente, como si la firma de Kobe hubiese querido centrarse más en las capacidades de su naked/tourer. Encontramos así en la nueva japonesa una serie de retoques más o menos profundos que no distorsionan, sino que definen aún más, el espíritu de esta moto.

Como suele suceder con las nuevas motos japonesas, las novedades son silenciosas. En el caso de la Z1000SX es particularmente importante descubrirlas todas juntas, ya que sólo de esta manera se puede llegar a entender porqué en la práctica esta nueva versión funciona tan bien. Para empezar, hay que destacar varias actualizaciones importantes tanto en la mecánica como en la parte de accesorios. Por ejemplo, del motor se puede decir que -a pesar de seguir siendo el mismo que en la primera unidad de la Z1000 del 2003- ha recibido un número tan grande de cambios que ya nada tiene que ver con su antepasado. Los trabajos realizados en este propulsor dan como resultado una respuesta más inmediata del gas, sin comprometer la modulabilidad del acelerador que es realmente ejemplar. 

5 acortadas; 1 alargada.

Ha sido optimizada la aspiración para tener más par inicial, con cambios en el filtro de aire -más permeable- y en los árboles de levas, con valores más favorables a medios regímenes. En general se le han aplicado una serie de retoques que han reducido todavía más las pérdidas de rendimiento, especialmente aquella del bombeo, contribuyendo a que los 4 cilindros sean más vivos. Los colectores de escape han sido actualizados con juntas de dilatación entre los cilindros pares e impares, con el fin de agilizar la entrega. Las relaciones han sido acortadas en todas las marchas desde la primera a la quinta, mientras la sexta ha sido ligeramente alargada. Gráficas en la mano, en comparación con la SX anterior, se nota que hay más fuerza en la gama media y, en la zona más alta el motor, aún tiene unos cuantos caballos en reserva...

Las prestaciones se anuncian más elevadas respecto a la primera versión de la SX. Las suspensiones han sido actualizadas tanto desde el punto de vista de los tarados hidráulicos, como de los muelles, más rígidos delante y detrás, donde el nuevo subchasis de aluminio está asociado con el motoamortiguador horizontal -parecido al de la ZX-10R- al que le ha sido donada una preciosa regulación de precarga hidráulica y remota que hace que las operaciones sean mucho más rápidas y fáciles. Los neumáticos son de alta gama: se trata de los Bridgestone S20.

Sistema de frenos

En el capítulo de la frenada encontramos quizás las intervenciones más flagrantes: en el tren delantero, la Z1000SX exhibe nuevas pinzas radiales monobloque de cuatro pistones de la marca Tokico, y una bomba radial Nissin con un sistema ABS con la función anti-levantamiento de la rueda posterior. Continúan trabajando los tres discos lobulados, ahora fabricados por la propia Kawasaki. Este sistema puede que sea la parte más deportiva de la Z1000SX, perfecta para hacer turismo rápido y a plena carga. Mencionado ya el ABS de serie pasamos a las otras dotaciones electrónicas de la Kawasaki Z1000SX: mapas motor y control de tracción. Los primeros son dos, uno a plena potencia y el otro con una limitación del 25% aproximadamente de la potencia. En el caso del control de tracción tenemos dos configuraciones más o menos intrusivas y una tercera que es la Rain que debería proporcionar una mayor sensibilidad en caso de lluvia, con acciones más inmediatas. Es importante señalar que no hay agravios de peso ya que el sistema usa los mismos componentes que el ABS. También hay que recordar que los retrovisores son nuevos, ahora más grandes y con un diseño más agresivo.

Accesorios

Desde el punto de vista de los accesorios, la contribución más importante es las de las maletas laterales, cuyo desarrollo ha requerido la actualización de la parte trasera del chasis, que a su vez ha permitido actualizar los asientos, el delantero rediseñado para un mayor confort en las largas distancias y el trasero con un acolchado más grueso: así la Z1000SX resulta confortable, a pesar de no haber mucho espacio longitudinal para quien conduce. La elección de dotar a la Kawasaki Z1000SX con un asiento de dos alturas mejora mucho la situación para el pasajero pero quita al conductor la posibilidad de echarse hacia detrás para una conducción más deportiva. Las maletas, aerodinámicas y muy integradas en la moto, tienen espacio suficiente, son regulares en su forma, pueden albergar un casco integral cada una y están integradas a la perfección en la línea del vehículo. Otros accesorios disponible son el baúl, los escapes Akrapovic en carbono o las bolsas extensibles para el depósito, entre muchos otros.

Para evaluar el comportamiento en carretera de esta moto es esencial tener en mente que según Kawasaki la Z1000SX es una deportiva de viaje y, como tal, la hemos probado. En primer lugar, la posición de conducción es ligeramente más echada hacia delante, sin forzar las muñecas, las estriberas han sido retradadas lo justo y el asiento bien centrado no está muy lejos del suelo; incluso los menos altos se encontrarán cómodos sobre esta moto. Todos los controles son accesibles, con el embrague y el cambio que destacan por ser silenciosos y suaves.

Toma de contacto

La primera impresión es de confianza y facilidad: cualquier motorista se encontrará a gusto inmediatamente. Entre las piernas, la Z1000SX se muestra ligera incluso en parado, aunque ya sabemos que no es un peso pluma en absoluto... En movimiento, la maniobrabilidad que exhibe a velocidades bajas y medias no afecta a la estabilidad, una estabilidad que también aparece en las velocidades más altas.

El trazado de la prueba en la que hemos podido efectuar esta primera toma de contacto fue muy variado, permitiendo cubrir así casi cualquier situación real. Hemos podido apreciar el óptimo trabajo de las suspensiones, ajustables y bien frenadas hidráulicamente, además de apoyarse correctamente sobre los nuevos muelles tanto en frenada como en aceleración. Y no sólo eso, en las curvas pasan sobre los baches con suficiente desenvoltura como para no afectar ni al confort ni a las prestaciones. Por su parte, el motor es tan elástico que conduciendo sólo y sin equipaje la sexta marcha se convierte en un comodín con el que jugar al máximo y en cualquier situación; con pasajero y maletas sin embargo es suficientemente corta como para no forzar la subida cuando se conduce por autopista. En adelantamientos basta con bajar una marcha para encontrar un empuje preciso, mientras que cuando uno tiene ganas de plegadas los 143 CV de los cuatro cilindros en línea saben empujar a la Z1000SX sin esfuerzo entre una curva y otra. El uso extensivo de la sexta también permitirá obtener el mínimo consumo de combustible que en el desempeño más deportivo nos ha parecido particularmente baja. 

En conducción rápida, especialmente en comparación con la anterior versión, el nuevo sistema de frenos como bomba radial y pinzas monobloque se ha mostrado realmente brillante, modulable y potente sin por eso complicar su uso (incluso es fácil para los iniciados). Asimismo, funciona con eficacia en el uso más deportivo y está apoyado por un ABS calibrado a la perfección para su uso en carretera. Hablando de ayudas electrónicas a la conducción, además del ABS, merece una mención especial el control de tracción KTRC de tres niveles, los dos primeros muy poco intrusivos y el tercero más notable (adecuado para el asfalto húmedo y frío según Kawasaki). Menos útiles e inmediatos en el uso son los dos mapas del motor, A y B, seguramente por propio mérito del motor que también en configuración Full Power es suave y progresivo: de hecho no intimida nunca, ni siquiera cuando se usa el gas con brutalidad.

Cuantos más kilómetros pasan, mayores son las situaciones en las que conseguimos apreciar el comportamiento homogéneo de la Kawasaki Z1000SX, capaz de ir bien tanto con pasajero como con el cuchillo entre los dientes. La cúpula regulable (lamentablemente sólo con la moto en parado) protege incluso a velocidades cercanas a los 200 km/h. Las estriberas están posicionas correctamente y permiten apoyarse bien en las curvas sin obligar a las rodillas a una angulación demasiado estrecha. Incluso forzando el ritmo, la Z1000SX sigue siendo una moto compuesta y casi imperturbable. Su genética turística se deja sentir: después de una larga jornada a sus lomos, no hemos notado ni el mínimo cansancio en nuestro cuerpo. Una última observación a las nuevas maletas laterales es que resultan cómodas y no molestas en las maniobras, ni siquiera cuando se pretende colocar la moto sobre el caballete central; no influencian la velocidad del vehículo a velocidades altas; son fáciles de montar y desmontar; usan las llaves de contacto (muy práctico); y no echan a perder la línea de la moto.

En conclusión

La Kawasaki Z1000SX no es la típica japonesa remilgada y aburrida, es una moto adulta que sabe ser educada y está atenta para satisfacer las exigencias del turista; es alegre y divertida para satisfacer también a quien ama las sensaciones fuertes de la conducción deportiva e incluso a quien quiera llevar al circuito la moto que usa todo el año para ir al trabajo o para los fines de semana con compañía.

Las actualizaciones de esta segunda versión han conseguido un gran so objetivo, poniendo remedio a aquellos pocos defectos de la versión anterior, que tenía unos frenos y suspensiones algo débiles. La añadidura del nuevo kit electrónico y de las maletas son el toque final que la han transformado en una alternativa a las tourer tradicionales, pesadas y aburridas, o a las grandes trail asfálticas que podrán cargarse como mulas pero a las que le falta aquella deportividad que, sin embargo, es parte del ADN de esta Kawasaki.


¿Qué os parece esta preciosa Superbike de turismo de Kawasaki? Esperamos vuestras opiniones...


Texto de Davide Perruchini

Adaptación de Iván Bolaño

 
Da tu opinión

Comentarios (2)

  • luisda
    luisda 28-05-2014

    Muy bien la prueba, pero solo en las cosas buenas ¿es que no tiene nada malo?, parece un anuncio mas que una prueba. El detalle de que las maletas no molestan ni al poner el caballete central es de broma, claro que no molestan, una de las razones por la que no me compre esta moto es que no tiene caballete ni en opcion (¿seguro que la has probado?), y una moto sport turismo en la que hay que cargar maletas , engrasar cadena y muchas mas cosas sin caballete, pues como que no.Por cierto ¿cuanto consume, cada cuanto son sus revisiones, como va en ciudad, que tal el pasajero, etc.?

  • truky
    truky 18-06-2014

    La tengo desde el 11 de abril 5800km una pasada

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"