KTM 1190 RC8 R: Full Power

Publicado el 01/02/2010


Vota

0 0

Con 170 CV muy aprovechables y apenas 182 kilos de peso, la nueva 1190 RC8 R es la superbike de KTM 'Ready to Race', una moto que te hará sentir el poder en tu mano derecha.

KTM 1190 RC8 R: En la élite

Para KTM, una marca que respira competición –no en vano suyo es el Ready to Race-, disponer de una versión R se convirtió en una obligación nada más presentar la RC8. ¿El objetivo? Radicalizar su concepto deportivo. ¿Cómo? Sin trampa ni cartón: ganar potencia y perder peso. Como si de un telegrama se tratara, os adelantamos que la 1190 RC8 R declara 170 CV frente a los 155 CV de la RC8 y 182 kilos, lista pero sin gasolina, frente a los 188 kilos de la RC8.

El aumento de la potencia llega a través de subir el cubicaje de 1.148 cc a hasta 1.195 cc (los pistones crecen 2 milímetros) y aumentar la compresión a 13,5:1 por 12,5:1 de la RC8. Con esta fórmula, la R cumple las especificaciones del Mundial de SBK. Los kilos se han ido arañando gramo a gramo. El guardabarros delantero es de fibra de carbono y pesa 300 gramos (150 gramos menos que la RC8).

Las llantas son Marchesini forjadas en aluminio (en la RC8 son de fundición) y consiguen rebajar el peso más de un kilo con una notable reducción de las inercias.

Mejor aerodinámica

KTM 1190 RC8 R: Curvas rapidas

Aunque la RC8 puede que sea la superbike más amable con el usuario que haya en el mercado, los ingenieros austríacos han revisado un par de detalles como son el espacio para el piloto y la protección aerodinámica. La distancia del colín tiene 20 milímetros de juego para ajustar el espacio a las medidas del rider, mientras que la cúpula se ha rediseñado y ofrece una mejor protección aerodinámica (se puede montar en la RC8). La RC8 R es una moto para disfrutar solo, de manera que el asiento y los estribos del pasajero son opcionales.

El motor es uno de los más ligeros de su categoría (pesa 62 kilos) y juega un papel determinante en la centralización de las masas. Como hemos apuntado, el aumento de cubicaje le permite llegar hasta los 170 CV y 123 Nm de par frente a los 155 CV y 120 Nm de la RC8. La experiencia en el Mundial de SBK queda reflejada tanto en los nuevos pistones como en las medidas y el diseño de las válvulas. El cambio, el talón de Aquiles de la RC8, ha sido rediseñado. Ahora es más rápido, preciso y suave, como os explicaremos más adelante. Otro detalle es la posibilidad de elegir entre dos tipos de aceleradores. El Street ofrece una entrega más suave y está pensado para su uso en carretera, mientras que el Track, evidentemente, es para circuito. Según KTM, el cambio lo podemos realizar nosotros mismos y apenas se tarda cinco minutos.

Amortiguador trasero

KTM 1190 RC8 R: Full Power

En la parte ciclo destaca el tratamiento TiAIN de las barras de la horquilla, que reduce la fricción y mejora la respuesta de la horquilla (el TiAIN reduce 2,5 veces el rozamiento del cromado tradicional). Aunque lo mejor es el nuevo amortiguador trasero, llamado WP 4014, nacido de la competición y con la compresión y la extensión totalmente separadas. Los frenos los firma Brembo, con dos pinzas delanteras monoblock de anclaje radial y discos flotantes de 320
milímetros por una pinza de doble pistón y disco de 220 milímetros detrás.

Antes de ver cómo va la nueva RC8 R no podemos dejar de señalar las novedades estéticas, como son la decoración en negro y naranja. Mientras en la RC8 el chasis es negro y el basculante plateado, en la RC8 R son naranja y negro respectivamente, como también son negras la horquilla y las pinzas de freno.

Repasada la técnica, vamos a ver cómo funciona la RC8 R y las comparaciones con la RC8 van a ser inevitables. También os adelanto que tuve la suerte de correr las pasadas 24 Horas del Circuit de Catalunya con una KTM RC8 de Monlau Competición y conozco de primera mano el potencial de esta bicilíndrica.

Feeling de carreras

KTM 1190 RC8 R: Full Power

Si en la presentación de Ascari nos quedamos un poco decepcionados por la dureza del cambio y el tacto eléctrico del motor, en Portimão nos sucedió todo lo contrario. Ahora el cambio funciona de verdad. No sólo es más suave, sino que también resulta más preciso. Las marchas entran bien, tanto subiendo como bajando, y no se escapa ningún punto muerto. Y el motor es la pera. Los 15 CV se
notan, y mucho. La RC8 R tiene un punch extra a partir de las 7.000 rpm que elevan al cubo las sensaciones y también las prestaciones. El feeling es más de carreras. Como bicilíndrico, también cuenta con unos buenos bajos y medios que facilitan la vida allá donde vayas, sea circuito, ciudad o carretera. La entrega de potencia sigue siendo progresiva, un dinamismo que te hace disfrutar desde el primer momento, pero cuando llega a la zona donde tiene más chicha, marca un punto y aparte con la RC8. El motor empuja con mucha fuerza, aunque siempre bajo control.

El Autódromo del Algarve es un pedazo de circuito y el mejor escenario para probar una moto en todo tipo de situaciones (curvas lentas, rápidas, contraperaltadas, subidas, bajadas que flipas...). Así que no se nos escapó el cambio que aporta el nuevo monoamortiguador trasero. Resulta más progresivo, menos seco, que el de la RC8 y mejora el comportamiento tanto al frenar y al entrar en las curvas como después al acelerar, donde se gana más tracción. En este aspecto también ayuda el buen hacer de los Pirelli Diablo Supercorsa SP que monta de serie.

Las tres curvas más lentas nos sirvieron para apreciar el papel de las nuevas llantas. Os puedo decir sin rubor que cuesta valorar la rebaja del peso global, pero sí os aseguro que el tema de las llantas se nota, y bastante. Si la RC8 ya es una moto ágil, la RC8 R la supera con creces. Entra en las curvas con más facilidad y los cambios de dirección los hace con una rapidez inusitada por tratarse de una superbike. El tren delantero transmite una gran sensación de seguridad, de manera que entras en los apoyos delanteros con decisión y el chasis tubular se encarga del resto para lograr un paso de curva propio de una supersport. En la recta corre como una bala, nada que envidiar a las tetracilíndricas. Y hablando del final de recta de Portimão (en bajada): los frenos no tienen secreto, los Brembo monoblock son una apuesta segura. Y si quieres más power, KTM dispone del Club Race Kit compuesto por el escape Akrapovic, el mapping y la junta de la culata que sube la potencia hasta 180 CV.

En resumen, la nueva KMT RC8 R es una superbike Ready to Race y da un salto en prestaciones respecto a la RC8. Se trata de una máquina que puedes utilizar en una salida con los amigos, como en unas tandas, como apuntarte a cualquier campeonato. El único pero es su precio. La nueva normativa del Impuesto de Matriculación, regalo de nuestro querido Gobierno, eleva el peaje de la 1190 RC8 R hasta unos exclusivos 21.645 euros. Por cierto, estará disponible a finales de febrero y sólo con la decoración en negro y blanco, como la de este reportaje.


Sergi Mejías
Fotos: KTM

La alternativa

Suzuki GSX 1300 R Hayabusa: La moto bala

La reina de la velocidad, así se ha conocido a la Suzuki Hayabusa durante mucho tiempo, la bestia de Hamamatsu, renueva muchos de sus componentes conservando su esencia de moto bala.

 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"