KTM 950 Adventure: Salvaje

Publicado el 30/03/2010


Vota

0 0

Traída directamente de los desiertos africanos, KTM presenta su primera maxitrail en estado puro. La 950 Adventure nace con una clara vocación aventurera y está dispuesta a pisar con fuerza.

KTM 950 Adventure: Salvaje

Que nadie se deje engañar por el elegante aspecto de los colores gris metalizado y negro de la KTM 950 Adventure. Es un lobo con piel de cordero. Su origen marca claramente su carácter, la laureada vencedora del Dakar 2002 ha sido llevada a la serie por KTM.

En las fotos aparece ligera y esbelta y, en realidad, lo es. Pero es alta. Muy alta. En la versión Adventure, con una distancia del asiento al suelo de 880 mm, un servidor, que mide 1,80 m, llegaba a poner con dificultad las dos puntitas de los pies en el suelo.Para no subir en exceso el centro de gravedad, el combustible se reparte en dos depósitos laterales. La versión Adventure S, la naranja y negra, es aún 3,5 cm más alta; por cierto, éstas son las únicas diferencias con su hermana plateada: color y altura de suspensiones. En cualquier caso, está claro que esta moto no es para ir de casa al trabajo.

El uso que demanda la Adventure son largos viajes con un alto componente de aventura. No importa mucho si el destino final es Marruecos, Túnez o Ciudad del Cabo, porque sea cual sea el terreno por el que la hagamos pasar, lo hará con soltura, comodidad y un toque indómito. Aunque también se sentirá a gusto en una salida de fin de semana con un buen puñado de kilómetros sobre pista.

Con todo detalle

KTM 950 Adventure: Salvaje


La fábrica austríaca no ha escatimado esfuerzos en dotar a estas máquinas de los mejores componentes. Los acabados de alta calidad están a la vista. El cuadro de instrumentos es resistente, estanco al agua, y se compone de un gran tacómetro analógico flanqueado a su izquierda por una generosa pantalla de cristal líquido que rebosa información. En ella, además de la velocidad, aparecen un cuentakilómetros total y dos parciales.

Está presente también el termómetro de temperatura del líquido refrigerante e indica los kilómetros que pueden recorrerse con la gasolina que queda en los dos depósitos. Se echa de menos, no obstante, un indicador de nivel de combustible. Bajo el asiento, aparece una guantera en la que existe un completísimo juego de herramientas. Delante, entre los dos tapones de llenado de combustible, existe un segundo receptáculo que permite disponer con facilidad de los objetos más solicitados durante un viaje, como pueden ser las tarjetas para pagar peajes.

El manillar viene firmado por Renthal y está fabricado en aluminio, al más puro estilo enduro. Las suspensiones llegan de la mano de WP y son, tanto la horquilla invertida delantera como el amortiguador trasero, completamente ajustables. En la Adventure, el recorrido de las suspensiones es de 230 mm en ambos ejes, y en la Adventure S de 265 mm. Por lo que respecta a los frenos, delante se montan dos discos flotantes de 300 mm de diámetro y detrás un disco de 240 mm. En ambos casos, las pinzas son Brembo.

Comienza la aventura

KTM 950 Adventure: Salvaje


Sobre asfalto, la Adventure tiene un buen comportamiento. El alto centro de gravedad y los neumáticos estrechos compensan el tamaño de la llanta delantera de 21 pulgadas, y la moto entra con facilidad en las curvas. Para los cambios de apoyo rápidos, un ligero toque en la maneta de freno delantera es suficiente para levantar la moto y cambiarla de lado. En autopista, fue toda una sorpresa comprobar que esta KTM podía viajar a velocidad máxima (209 km/h en el marcador de nuestra unidad) sin presentar la más mínima oscilación, ni en rectas ni en curvas.

Una buena estabilidad y gran aplomo gracias a sus consistentes suspensiones y también una acertada protección aerodinámica para el conductor, gracias a su alta cúpula y ancho depósito. El motor tiene una entrega de potencia contenida en la parte baja del tacómetro, pero a partir de 4.000 rpm, se enfurece y suelta todo su poderío hasta llegar a la zona de régimen máximo. Si le buscamos las cosquillas acelerando muy fuerte a la salida de las curvas, notaremos alguna ligera flexión del chasis, pero sobre tierra, no importa lo mal que te comportes con él, aguanta lo que le eches.

Es en pistas de montaña donde se disfruta de un modo especial esta KTM. La ligereza del conjunto es la mejor aliada para una conducción rápida y divertida. Un toque en el freno trasero es suficiente para colocar la moto en las curvas, luego sólo hay que dar gas y el poderoso LC 8 se encarga de que la moto empuje como una maldita, pero hacia delante, nunca hacia arriba.

A buen ritmo, las largas y efectivas suspensiones WP convierten todas las irregularidades de la pista en una alfombra sobre la que se desliza suave la KTM 950 Adventure. Definitivamente, no es una moto para ir con ella al cine con la novia. Su carácter salvaje se adaptará tan sólo a aquellos aventureros que deseen perderse en el horizonte, haya o no haya carretera por la que pasar. El precio que habrá que pagar por ello será de 12.300 euros.


Xavi Barrera
Fotos: Santi Díaz y Francesc Montero

La alternativa

Kawasaki Versys 1000 2015 - Presentación

La nueva mirada de la Versys 1000, más rasgada, más Ninja, demuestra el afán de Kawasaki por reforzar su sitio en el segmento de las grandes ruteras...

 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"