KTM 990 Adventure: Desconecta 2009

Publicado el 03/02/2010


Vota

0 0

Deja que a tus espaldas la rutina se confunda con la cada día más espesa nube de contaminación; conduce por una negra cinta de asfalto hasta llegar a una pista en medio de ninguna parte. Desconecta el ABS y, al mismo tiempo, desconéctate del resto del mundo.

KTM 990 Adventure: Desconecta

Aparecida en 2003, la Adventure de KTM representa el sentido más puro de la evasión en versión trail. Una moto que nació en África y que a lo largo de los últimos años se ha ganado un lugar de privilegio entre las grandes trail, gracias a su polivalencia. Ninguna otra moto de su especie simultanea con su solvencia el asfalto con el off-road.

Ha mejorado de forma considerable su comportamiento especialmente en el primer contacto del puño de gas. Ahora la respuesta del propulsor es más suave, menos on-off y se aprecia de forma especial a la salida de las curvas lentas de cualquier carretera revirada, donde la Adventure nos colmará de satisfacciones.

Los cambios estéticos de este modelo se aprecian rápidamente en los grafismos, pero las novedades técnicas son las que marcan un nuevo sendero en el comportamiento de la nueva Adventure.El auténtico espíritu de las trail se ha ido perdiendo en los últimos años, en los que paulatinamente se han ido asfaltizando y sacrificando aptitudes en el off-road. La nueva Adventure no es una excepción, pero conserva un tanto por ciento de su carácter off, que sigue estando por encima del resto de las motos de este estilo, encabezado por toda una leyenda como la GS de BMW.

Novedades

KTM 990 Adventure: Desconecta

La experiencia de la marca en un sector del mercado que abordó hace seis años parece plasmarse en esta última versión de la Adventure, en cuanto a comportamiento del propulsor y en una larga lista de detalles agradecidos desde el punto de vista práctico.

El ya clásico bicilíndrico en V presenta una larga serie de modificaciones que hacen de la Adventure una moto más agradable, con una respuesta dulcificada sin perder ese punto agresivo marca de la casa.

Al margen de mejoras del cigüeñal forjado de una sola pieza y modificado que reduce las vibraciones, las culatas han sido rediseñadas, los pistones son más ligeros (395 g), tenemos ocho caballos más de potencia y hay que señalar un aspecto práctico: desaparece el ajuste de válvulas a los 1.000 km para pasar a ser a los 15.000 km.

Se ha mejorado la refrigeración, los conductos de admisión se han rediseñado y se monta un nuevo árbol de levas menos agresivo que el de otras motos de la casa, como la SM 990 o Duke. Con 8 CV más de potencia y 250 rpm extras, el par ha pasado de 90 a 100 Nm.

La centralita tiene gran parte de la responsabilidad de ese nuevo feeling del propulsor, que se aprecia especialmente a bajas vueltas.

Detalles menores como el color negro en basculante y pinzas de freno se compaginan con aspectos prácticos como la mejorada guantera con cierre, que se puede abrir incluso con guantes de invierno, situada entre los dos depósitos de combustible, o la instrumentación con display electrónico común a otros modelos de la casa, en la que echamos en falta, desde nuestro punto de vista, un imprescindible indicador de nivel de combustible.

Esta guantera es ahora más grande que la versión anterior, el cierre es más práctico y los fusibles están en su interior y son de fácil acceso.

Siguiendo con detalles de aquellos que se incorporan con el tiempo a base de la experiencia, el manillar es ajustable y el caballete central es de serie. La verdad es que éste es un poco incómodo de colocar, pero, al mismo tiempo, muy agradecido a la hora de trabajar sobre la moto.

El ABS se sirve de serie pero afortunadamente se puede desconectar simplemente con pulsar uno de los tres pequeños pulsadores que hay en el cuadro de instrumentos. Basta con aguantarlo unos segundos con el motor en marcha y la moto parada para disfrutar de la libertad a la que invita la Adventure una vez dejas el asfalto, donde el ABS no es en absoluto recomendable.

Antirrobo electrónico, warning a través de un pulsador de generosas dimensiones o una toma de corriente de 12 v son algunos de los detalles prácticos.


Personalidad

KTM 990 Adventure: Perfil derecho

La verdad es que, personalmente, viajar sobre una Adventure es como hacerlo con una fiel amiga. Me siento especialmente identificado con una moto con la que he recorrido miles de kilómetros por África y que conozco muy bien.

La primera sensación es que sigue siendo una moto alta y de que el manillar tiene poco ángulo de giro en parado, pero afortunadamente los topes de la dirección se pueden regular. El tacto del embrague es muy bueno, el cambio tiene bastante recorrido y la posición de conducción es confortable y natural.

En las largas distancias se ha mejorado el confort (asiento), la protección aerodinámica es buena y la estrechez del conjunto, gracias a la configuración del motor en V, muy agradecida.

Sobre la Adventure se viaja con un buen nivel de confort, sin llegar al de la GS de BMW que, inevitablemente, es siempre su referencia obligada...

Buena info en el cuadro de instrumentos, a pesar de que los dígitos son un poco pequeños, y excelente visibilidad a través de los retrovisores.

A una velocidad de crucero de unos 130 km/h y con el motor girando sobre las 5.000 rpm, la Adventure invita a esa escapada que todos deseamos y a buscar carreteras reviradas donde, pese a su rueda de 21", demuestra muy buenas maneras y un carácter fuerte.

El chasis, con una gran rigidez, es extraordinario, y las suspensiones trabajan muy bien, tienen buen tacto y son progresivas en los asfaltos parcheados.

La frenada del ABS es buena, pero el tacto del freno delantero no nos acabó de convencer, con un primer recorrido de la maneta algo esponjoso. Si quieres frenar con agresividad, responde, pero, desde mi punto de vista, detrás el sistema ABS es demasiado sensible.

Los cambios de dirección se hacen con mucha naturalidad pese a la rueda de 21", que por cierto cada vez está más en desuso entre las grandes trail y que resulta providencial cuando dejamos el asfalto. El motor es ahora más civilizado en cuanto a respuesta a bajas vueltas y conserva su fuerte personalidad.

Con una progresividad encomiable, el cambio es un poco lento, pero entre las 3.000 y las 8.000 vueltas hay una amplia gama de utilización y una gran capacidad de respuesta.

Conduciendo por carreteras reviradas, acepta de buen grado las marchas largas y tiene un punto excitante camino de las 9.500 rpm, un régimen al que no es necesario llegar en ningún caso, que siguen siendo exclusivo de este bicilíndrico que nació en África y que desarrollaron, entre otros, el desaparecido Fabrizio Meoni e Isidre Esteve.

A África me iría de nuevo sobre una KTM Adventure, pero como eso ahora mismo lo tengo complicado, me conformo con una escapada y desconectar... ¿te apuntas?

La versión R. Off-road de altura

KTM 990 Adventure: Desconecta

La versión R tiene siete caballos más de potencia, unas suspensiones con 55 mm más de recorrido y lógicamente no monta ABS, lo que le permite ser más ligera.

Según nuestros compañeros de Solo Moto Off Road, a pesar de la cantidad de potencia del propulsor, por caminos es fácil de llevar y su entrega es suave desde muy abajo, lo que permite conducir de forma agradable, jugando con el puño de gas. Si quieres hacerla derrapar, la potencia llega de forma progresiva.

Además esa misma reacción se puede aplicar en una conducción tipo enduro, a la hora de toparte con un bache: ¡golpecito de gas y hacia delante!

El motor y su enorme potencial hacen de la Adventure una moto muy rápida por caminos, y el límite los ponen los neumáticos, que no son capaces de trasladar tantos CV a una superficie deslizante.

El chasis es estable y noble de reacciones, pero quizá le cuesta un poco entrar en las curvas lentas por una cuestión de peso y volumen.

La posición de conducción de pie es cómoda y se gana confort si se adelanta ligeramente el manillar. Las suspensiones son buenas, tienen buen tacto y un buen compromiso de dureza. A pesar de sus más de 200 kg, con cierto nivel de conducción se puede saltar y afrontar los baches con confianza. De montar unos neumáticos mejores, sobre esta Adventure R se podría ir verdaderamente deprisa.

La frenada delantera que en la versión con ABS nos pareció un tanto esponjosa en su primer recorrido, es más dosificable en un uso off-road. El trasero tiene buen tacto.

En definitiva, la Adventure R es un aparato de generosas dimensiones y muchos caballos de potencia. En buenas manos, gracias a un conjunto de chasis y suspensiones de nivel, junto con un motor potente y progresivo, se pueden hacer diabluras como las que hace Albert Guerrero... ¡novatos abstenerse!


Álex Medina
Fotos: Santi Díaz

La alternativa

Kawasaki Versys 1000 2015 - Presentación

La nueva mirada de la Versys 1000, más rasgada, más Ninja, demuestra el afán de Kawasaki por reforzar su sitio en el segmento de las grandes ruteras...

 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"