KTM 990 SMT, cordero y lobo

Publicado el 14/06/2011


Vota

1 0

La 990 SMT ya no es sólo una moto viajera y divertida ahora es también segura, gracias al nuevo ABS que incorpora de serie, pero sin dejar nunca el ADN deportivo característico de KTM.

Si KTM hace una rutera, ésta no puede ser la tradicional trail, comodona y burguesa, de blandas suspensiones y poco carácter… nada de eso. Las motos de Mattighofen tienen alma guerrera, y así la SMT tiene poco de trail al uso: el chasis multitubular, la horquilla invertida, las anchas llantas Marchesini de 17” calzadas con neumáticos de asfalto o los poderosos frenos con pinzas de anclaje radial ya dicen mucho de la esencia de esta… ¿rutera?, que, pese a todo, sí es una moto confortable. Pero para ser una moto ideal para viajar a la 990 SMT le faltaba algo esencial, como es un sistema ABS, y ahora lo tiene.

KTM no podía traicionar sus principios dotando esta moto de un sistema antibloqueo intrusivo, que no permitiera una conducción deportiva si se tercia, así que con la colaboración de los expertos en electrónica de Bosch diseñaron un sistema reducido, que pesa menos de 1 kg, y que permite realizar buenas apuradas de frenada, y no sólo en asfalto seco o impecable, como luego veremos.

Se aprovechó la ocasión para realizar algunos pequeños retoques, como una nueva decoración, con los logos en relieve, o un botón de warning o parada de emergencia, situado al lado de la instrumentación. De paso se han revisado los ajustes de la suspensión, que siguen siendo las conocidas WP ajustables -tanto delante como detrás- en precarga y extensión. Otra ligera revisión afecta al encendido, que busca suavizar la entrega de potencia. Tranquilos, que no es en absoluto un motor aburrido…

¡Ah!, el ABS se incluye de serie… sin aumentar el precio respecto a la versión anterior, que no lo tenía. Una buena noticia, como también lo es que se han espaciado las revisiones.

Mansa

La SMT es, desde luego, una moto grande, pero no enorme, y el asiento, aun siendo cómodo, se ha estrechado en la zona rodillas-depósito. Con ello se llega al suelo con los dos pies, aunque –como en mi caso- no se superen los 170 cm de estatura. El peso es también moderado, con 194 kg, y se agradece tanto a la hora de maniobrar como en conducción deportiva. Por ello, la SMT no se mueve nada mal en ciudad; desde luego, mucho mejor que otras maxitrail más grandes y pesadas. El cambio es suave, el embrague también se opera con suavidad y el motor no responde con la brusquedad de otros de la marca austríaca al abrir gas, aunque no se siente cómodo por debajo de las 3.500-3.800 rpm. Se agradecen otros detalles, como que las dos manetas sean ajustables en distancia, los discretos anclajes para maletas que ya vienen en la moto -aparte de la estética, nos ahorraremos un buen dinero- o la parrilla con las dos asas para el pasajero que incorpora la SMT.

Su faceta de cordero incluye la de rutera que acepta bien a un pasajero y dos maletas. La cúpula no es muy grande, y básicamente lo que consigue es desviar el aire del casco, suficiente para las ridículas velocidades a las que se nos permite circular hoy en día, aunque justa para días de frío o lluvia. Mejor responden los cubremanetas o paramanos, grandes y envolventes, y que cumplen bien su misión.

El bicilíndrico es agradable y elástico, con pocas vibraciones, y si las hubiere, están bien aisladas y prácticamente no llegan a molestar. El pasajero va situado en un plano más elevado, con lo que podrá mirar por encima del conductor sin molestarlo. También es buena la ergonomía, con una posición natural de manos y piernas y la posibilidad de cerrar éstas en el depósito, gracias a su estrechez en este punto, aunque el asiento es más duro –con menor grosor de espumado- de lo que estamos habituados en otras trail viajeras, pero sin ser en absoluto incómodo. Ya dijimos que una KTM siempre tiene ese particular espíritu deportivo, característico de la marca.

Salvaje

La SMT no deja de ser una supermoto dulcificada, pero supermoto al fin, y no puede negarlo. Quiere guerra, empezando por su motor, que rinde mejor en medios y altos que en bajos, aunque nuestra unidad era muy nueva, con muy pocos kilómetros, y su bicilíndrico aún no estaba totalmente suelto. De hecho, entregó menos caballos de los prometidos, pero no cabe duda de que, bien rodado, llegará a los 116 CV anunciados.

El chasis multitubular en acero es rígido, como suelen serlo este tipo de bastidores, y aunque la suspensión trasera carece de bieletas de progresividad -el amortiguador WP va anclado directamente al basculante-, se comporta como si las tuviera. Y es que tanto la horquilla invertida como el amortiguador se pueden ajustar en extensión y precarga. Comparada con otras maxitrail -si la consideramos como tal- sorprende la agilidad y precisión a la hora de meterla en curva, fruto tanto de su contenido peso como de unas geometrías poco conservadoras, comandadas por una rueda delantera de 17”. Sin duda, lo más similar a ella es la Multistrada 1200, con similar chasis multitubular, horquilla invertida, ruedas de 17” y peso reducido, aunque la Ducati es más potente, sofisticada… y cara.

Con nuevo ABS

La SMT es ágil, pero también precisa. Durante la presentación por la sierra de Ronda se mostraba excesivamente blanda de suspensiones, pero se nos comunicó que dadas las malas condiciones de esos días -mucha lluvia, carreteras en mal estado…- se habían aflojado respecto a los ajustes de serie. En la unidad que nos llegó, ahora el tacto era distinto, más firme y preciso. Permite una conducción por curvas alegre y segura… más aún contando con el nuevo ABS, así que ya es hora de que hablemos de él. KTM ha discriminado los dos trenes, delantero y trasero, dado que el de atrás bloquea con mucha mayor facilidad.

En la SMT, ya sea sobre tierra o en asfalto mojado, a la que ejerzamos suficiente presión, el antibloqueo empezará a actuar, quizás incluso demasiado pronto, pero hay que tener en cuenta que esta KTM monta unos neumáticos deportivos, como son los Contisport Attack de Continental, excelentes en asfalto seco, pero muy justitos en tierra, obviamente. En Mattighofen consideran que con esta moto se pisará muy poco por off-road, y si se hace, será en pistas en buen estado. El que quiera una trail dakariana tiene una de las mejores dentro de la misma marca, la 990 Adventure.

En el tren delantero, la cosa es distinta. Durante la presentación de Marbella la lluvia no dejó de acompañarnos y le buscamos las cosquillas al nuevo ABS. Delante no conseguimos hacer que entrase en funcionamiento (ni bloquear la rueda, por supuesto), por mucho que lo intentamos, primero tímidamente, luego ya de manera más brusca. No por lo menos sobre asfalto mojado, y sólo lo conseguimos en tierra después de una buena frenada sobre este elemento. En carretera húmeda llegamos a apurar la frenada como si estuviera seca, prácticamente levantando la rueda trasera. En esta nueva ocasión nos movimos también en lluvia, tanto por ciudad como por carretera, con idéntico resultado. Nadie podrá decir que el ABS de la SMT le impide una conducción deportiva por alargar la frenada… ni en seco ni en mojado. El sistema, sin recurrir a la sofisticada electrónica de última generación de otras marcas -mucho más caro- funciona, y si no le damos un 10, es porque creemos que en la rueda trasera podría haber sido algo menos intrusivo, pero ¡vaya!, lo que realmente importa es que delante permita apurar bien la frenada, y eso lo hace.

Con la SMT ABS tanto podremos montarle un par de maletas y marcharnos de fin de semana con acompañante como salir con los amigotes a divertirnos en curvas… ¡y que nos pillen!

La alternativa

Kawasaki Versys 1000 2015 - Presentación

La nueva mirada de la Versys 1000, más rasgada, más Ninja, demuestra el afán de Kawasaki por reforzar su sitio en el segmento de las grandes ruteras...

 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"